Studia Croatica, N° 145

 

STUDIA CROATICA

Año XLIII, Buenos Aires, 2002, N° 145

 

Edición especial dedicada a Marko Marulić

 

Presentación. 1

Marko Marulić, poeta latino y croata, moralista cristiano y humanista europeo.. 1

Marko Marulić, cosmopolita y patriota. 3

Fortuna e infortunios de un libro de Marko Marulić: el De institutione bene vivendi per exempla sanctorum (Venecia 1507). 13

De la institución de vivir virtuosamente según los ejemplos de los santos. 17

Evangelistario.. 17

Parábolas. 19

Comentario sobre las inscripciones de los antiguos. 20

De la correspondencia personal de Marko Marulić. 21

Marko Marulić y su epístola al Papa: resonancias históricas de un llamamiento sin eco.. 30

Epístola al Papa Adriano VI. 31

Respuesta a Franjo Božićević. 38

Davidíada. 40

Judit 41

El Hercules moralisatus de Marulić: sobre la alegoría en el Diálogo de Hércules. 45

Los Versos de Glasgow de Marulić. 52

Marulić en español 58

Marko Marulić en Studia Croatica.. 60

 

 

Presentación

Esta edición especial de Studia Croatica dedicada a Marko Marulić, se ha realizado bajo la dirección del dr. Francisco Javier Juez Gálvez, profesor de la Universidad Complutense, de Madrid. Además de los artículos de su autoría y de la selección del material, el dr. Juez Gálvez ha traducido los textos del presente volumen, del latín, croata, italiano y francés.

 

Marko Marulić, poeta latino y croata, moralista cristiano y humanista europeo

Francisco Javier Juez Gálvez

 

EL MUNDO ES VANIDAD

Vanidad de vanidades y todo es vanidad,

Este mundo es sombra y niebla y falsedad.

Marko Marulić

Fruto de una larga preparación, llega a las manos de los amables lectores de Studia Croatica este número monográfico consagrado al Padre de la Literatura Croata, Marko Marulić de Split (1450-1524).

Los años 2000 y 2001 han sido "años marulianos": la celebración en MM de los 550 años del nacimiento del gran humanista croata, acaecido el 18 de agosto de 1450, y en MMI de los quinientos años de su obra croata más notable, la epopeya Judit (terminada el 2 de abril de 1501) no podían dejar indiferentes a la Redacción de Studia Croatica, y su director, magister Joza Vrljičak, gentilmente nos invitó a preparar el presente número, que de alguna manera cierra el bienio maruliano, editorialmente hablando.

Nos propusimos presentar una serie de materiales sobre Marko Marulić, pero también de Marko Marulić, inéditos en español en todo o en parte, que arrojaren luz sobre la figura, personalidad, obra y repercusión del príncipe de los humanistas croatas.

El estudio "Marko Marulić, cosmopolita y patriota", escrito por el poeta y comparatista croata Ivan Slamnig (1930-2001), publicado por primera vez en 1978 y en traducción inglesa en 1981, aporta una visión panorámica moderna de la vida y la obra latina y croata de Marko Marulić.

De institutione bene vivendi per exempla sanctorum es la obra latina que tuvo mayor difusión y dio fama extraordinaria a su autor en la Europa de los siglos XVI y XVII, ya desde la vida de Marcus Marulus Spalatensis. Ya es un clásico el trabajo de Leo Košuta (1922-2001) "Fortuna e infortunios de un libro de Marko Marulić: De institutione bene vivendi per exempla sanctorum (Venecia 1507)"; presentado en un congreso científico en la Sorbona en 1983, publicado en francés en 1986 y 1997 y en inglés en 1999, ahora ve la luz en versión española.

De las obras latinas en prosa de Marulić destaca por su repercusión, como ya hemos mencionado, la Institución, de cuya traducción española hay indicios, que no obstante todavía no se han visto confirmados. Presentamos un fragmento especialmente característico, en español.

El Evangelistarium, cuya primera edición conocida se publicó en Venecia en 1516, tuvo también un amplio eco internacional, como segunda gran obra de Marulić. Como de ella sí disponemos de edición antigua en español (Madrid 1655), descubierta para la opinión pública en los fondos de la Biblioteca Nacional de Madrid por el ing. Karlo Mirth en 1950, reproducimos con su ortografía original su prólogo íntegro.

Las Quinquaginta parabolae, obra menor de Marulić, vieron la luz en Venecia en 1510. La edición en español tiene el privilegio de ser la única traducción vernácula antigua (en italiano no se publicó hasta 1881, en Génova); apareció en el mismo volumen del Evangelistario en Madrid en 1655. Aquí presentamos las primeras de esas Cincuenta parábolas.

In epigrammata priscorum commentarius es una de las obras de Marulić que, aún conocidas desde antiguo, todavía no se ha publicado por entero. El Comentario sobre las inscripciones de los antiguos, dedicado a su amigo Dmine Papalić, espera su edición definitiva en el volumen XVII de las obras completas de Marulić que se preparan en el Centro "Marulianum" del Círculo Literario de Split. En esta pequeña antología traducimos parte del prólogo dedicatorio y pasajes que tratan sobre las ruinas de Salonas, la ciudad más importante que fue de Iliria, y Split.

Para entender algo mejor el perfil humano de Marulić, en su ambiente familiar, amistoso y personal, sus cartas son el texto más ilustrativo. En ellas se refleja su trilingüismo artístico, pero también vital, y de ellas provienen datos que han ayudado a reconstruir su cursus vital. Traducimos de sus lenguas originales (latín, italiano, croata) las once epístolas que conocemos, ordenadas cronológicamente en lo posible, desde su primer texto conocido, la carta humanística encomiástica a Juraj Šižgorić en latín, que escribió a los 15 o 16 años, hasta las destinadas a sus amigos y a Katarina Obirtić, compañera de su hermana Bira en el convento.

De muy otra índole es la Epístola al papa Adriano VI, que presentamos en traducción española completa e introducida por un breve y espléndido trabajo de Grytzko Mascioni. Escrita y publicada en Roma en 1522, saca a la luz la desesperación de Marulić ante la amenaza osmanlí que se cierne sobre su ciudad natal, ante la discordia mutua de los príncipes cristianos que guerrean entre sí en vez de aliarse frente al enemigo común.

Un solo texto poético pudo competir en popularidad con las grandes obras prosaicas: se trata del célebre Carmen de doctrina Domini nostri Iesu Christi pendentis in Cruce. Incluido por primera vez como apéndice en la primera edición que conocemos de la Institución (Venecia 1507), se publicó con este tratado, pero también en ediciones sueltas, e incorporada a otras obras: por ejemplo, traducida al español, en el Memorial de la vida cristiana de Fray Luis de Granada (1504-1588), ya desde su primera edición "ampliada" (Lisboa 1565). Nosotros lo presentamos en la edición más antigua que hemos podido consultar (Salamanca 1567).

De las pocas ausencias de Marulić de su Split natal nos consta que en 1509-1511 se retiró a la isla de Šolta para evitar los conflictos entre patricios y plebeyos de su ciudad, y desde allí invita a sus amigos a visitarlo en epístola poética dirigida a Franjo Božićević-Natalis, que traducimos íntegramente al español.

Cerramos la selección de la poesía latina de Marulić con la traducción de dos tiradas representativas de su epopeya bíblico-virgiliana en catorce cantos Dauidias. Escrita en hexámetros dactílicos, se ignora la causa por la que la Davidíada no se imprimió ni en vida del autor ni más tarde, hasta su editio princeps de 1954 en Zagreb.

Tampoco está del todo claro por qué su epopeya croata Judita tuvo que esperar veinte años desde su terminación en Split en 1501 hasta su publicación en Venecia en 1521, aunque, quizá como compensación, se reeditó otras dos veces en menos de año y medio. De la Judit destacan los estudiosos, por el valor estilístico de su prosa croata, pero también por su contenido de arte poética, la dedicatoria de Marulić a su padrino Dujam Balistrilić. Presentamos al lector hispanohablante esa dedicatoria, así como los demás textos introductorios en prosa, más un pasaje fundamental del libro V de la epopeya de un centenar de versos, en traducción directa.

Un opúsculo maruliano, el conocido abreviadamente como Dialogus de Hercule, no pudo verlo publicado en vida su autor, pues salió de las prensas seis meses después de su muerte, en junio de 1524, en Venecia. Es un tratadito que ha dado mucho que hablar y que escribir en los dos últimos decenios, al descubrirse la epístola dedicatoria a su amigo el obispo Toma Niger, en que Marulić expresa su admiración por Erasmo de Rotterman. El magister Bratislav Lučin, director del centro "Marulianum", expone en el extenso y documentado trabajo que traducimos las vinculaciones de Marulić con los humanistas italianos y europeos y su actitud ante la disputa entre "paganos" y "cristianos".

Entre los varios hallazgos de novedades marulianas en la década de 1990, ha supuesto una revolución fundamental en la marulología el manuscrito de los "versos de Glasgow": lo descubrió en Escocia en 1995 Darko Novaković, responsable de su editio princeps en Colloquia Maruliana en 1997, y de su primera edición en forma de libro, con traducción, comentario, bibliografía, índices, estudio... El estudio que traducimos presenta brevemente la significación de esa colección de poesías desde diversos puntos de vista.

Mirko Novaković, autor de numerosos estudios marulológicos, es el responsable de la monografía imprescindible sobre Marulić: Marko Marulić Marul, Zagreb - Split 1999 (segunda edición muy modificada de Zagreb 1989). De su pluma también ha salido la primera reseña de la pequeña monografía, primera hasta ahora en español, sobre el humanista de Split: Marko Marulić (1450-1524), Madrid 2000. Como la recensión del Prof. Tomasović se ha reeditado en distintos medios croatas, a veces de forma incompleta e incluso anónima, nos hemos decidido a incluirla aquí en versión española completa, dado su interés para el público hispanohablante.

No podíamos dejar fuera de este volumen un pequeño apunte "metaliterario": Studia Croatica, como meritoria revista croatística de temas políticos y culturales en español, se ha hecho eco de diversas conmemoraciones marulianas, ha reseñado publicaciones importantes, ha publicado diversos estudios sobre la obra del poeta latino y croata, moralista cristiano y humanista europeo, antes de este número monográfico. A todo ello dedicamos unas pocas líneas para orientación de los lectores entre los miles de valiosas páginas de esta revista.

Marko Marulić, cosmopolita y patriota

Ivan Slamnig

Una imagen completa y perfecta de Marko Marulić como artista sería posible si conociéramos exactamente todo lo que escribió, y todo lo que es indudablemente suyo de cuanto se le atribuye. Sin embargo, insistir demasiado en ese aspecto no debe impedirnos investigar sus propias obras como creaciones artísticas. Además, sabemos de un número considerable de obras significativas que son suyas con certeza. Yo preferiría destacar lo siguiente: hay que "peinar" las bibliotecas del mundo para poner en evidencia cuantos más ejemplares se pueda de las obras de Marulić, pues sus obras impresas están garabateadas de notas que en manos de los expertos podrían ser interesantes. No sólo las obras latinas, sino también las croatas fueron conocidas por el mundo, al menos hasta cierto punto; así, por ejemplo, en la Biblioteca Laurenciana de Florencia se guarda un manuscrito con algunas obras prosaicas y poéticas de Marulić, descrito por Carlo Verdiani (el manuscrito procede de bibliotecas inglesas)[1]. En el catálogo de la Carolina Rediviva de Uppsala consta una obra croata [perdida] de Marulić, unas meditaciones sobre la pasión de Cristo [Venecia 1632][2].

Aunque el asunto sigue abierto, y crece el interés por el gran poeta, los trabajos clásicos sobre Marulić aparecidos en estudios específicos y manuales, y en fechas más recientes los trabajos de Cvito Fisković, Vjekoslav Štefanić, Marin Franičević, Mirko Usmiani, y de algunos otros autores más jóvenes, nos permiten hacer un balance de todo lo que sabemos de la vida y la obra del escritor que coronó el medievo croata y del padre del renacimiento croata.

Cuando nació Marko Marulić Pečenić (1450-1524), Split llevaba treinta años bajo el poder de la Serenísima República de Venecia. Hasta 1420 la ciudad pertenecía a la comunidad estatal húngaro-croata, pero ya antes de 1358, año en que cayó bajo el rey de Hungría, intentó que los venecianos le reconocieran ciertos derechos reales. Durante cierto tiempo (1403-1416) Split estuvo bajo la autoridad de Hrvoje Vukčić-Hrvatinić, duque de Bosnia, bogomilo, para quien se copió e iluminó en Split u Omiš un precioso misal glagolítico. El poder de los magnates croatas, súbditos o aliados de los húngaros, debía estar fresco en el recuerdo de los mayores de la época de Marulić. Todo esto es visible en el rico vocabulario de Marulić. Las formas štokavianas, de las que está entretejida el habla čakaviana de Marulić, y que no pueden tener sólo una artificial justificación por mor de la rima o de la métrica, pues se encuentran en prosa y en cartas privadas, dan testimonio de su prestigio: esas formas štokavianas quizá fueran insólitas, pero en modo alguno ridículas. El prestigio de las formas del dialecto de fuera de casa es germen de la lengua literaria común; aquí no sólo quiere significar el vínculo con Dubrovnik, sino también con las hablas bosníacas.

Sabemos bien que en Split funcionaba en torno de Marulić un círculo de literatos que tenía contacto con escritores de fuera de la propia ciudad. La reciprocidad y la colaboración estimularon sin duda a Marko, así como también la existencia de un público heterogéneo: en parte era docto, en parte travieso, y en buena parte se aburría piadosamente. Afanándose por contentar a ese público agradecido y variado, Marulić trabajó en distintas vías, funcionando también en el círculo más amplio de los latinistas croatas. Sus textos latinos, especialmente el comentario de la Davidíada, ligados con numerosas pero breves observaciones sobre poética en sus textos croatas, nos ayudan a llegar hasta los principios teórico-literarios de Marulić. También nos ayuda en ese aspecto la lista de obras de su biblioteca, sus lecturas preferentemente latinas. Es especialmente interesante su doble vida literaria: existe un paralelismo parcial de sus obras latinas y croatas (por ejemplo, las meditaciones sobre Cristo en la cruz en diversas variantes), pero existe también una clara contraposición en el destino y en el fondo.

Las fuentes de datos principales sobre la vida de Marulić son dos: la biografía panegírica de Franjo Božićević-Natalis, amigo y admirador del poeta, y el informe sobre los documentos que se refieren al iniciador del libro croata, publicado por Cvito Fisković por primera vez en la revista Republika en 1950.

El padre de Marko se llamaba Nikola, la madre Dobrica (de Albertis); el origen de la familia no está enteramente comprobado, pero en época de Marko la familia estaba completamente croatizada. El segundo apellido, Pečenić, es eslavo. Marko era el hijo mayor, y además tenía cinco hermanos y dos hermanas. Bira (Elvira) estaba desde chica en un convento. Parece que no gozaba de buena salud. Marko le dedicó y regaló bastantes escritos croatas suyos, como nos atestigua Natalis.

Sobre los años mozos de Marko se han formado dos opiniones antitéticas: de un lado se ha conservado el cuento de que vivió desenfrenadamente, y que frecuentaba a la misma muchacha que su amigo Papalić, quien murió en este lascivo asunto, y Marko, conmocionado, se convirtió; mientras que el otro punto de vista sostiene que nuestro poeta vivió desde el principio más o menos como un ermitaño. El cuento debe de ser inventado, pues Marko no fue ermitaño, participó activamente en la vida de la ciudad, en asuntos administrativos relacionados con la administración de la justicia, tenía su propia pandilla, en la que era bienquisto, se vestía elegantemente, y debió de tener algunas peripecias "de este mundo", como escribe él mismo en una carta a Katarina Obirtić: "Nosotros en nuestra juventud pescamos por la noche, en la oscuridad de este mundo, cegados por el temporal engaño del deleite y de las vanidades diversas, que están al lado izquierdo". Después de la muerte de su padre salieron a la luz algunos fraudes de Nikola Marulić; Marko defendió en el tribunal a su difunto padre y a la familia, pero perdió al menos un proceso. No hay duda de que la superficialidad moral del padre hizo que Marko fuera distinto, y como momento de la conversión Usmiani aduce la muerte de su querido hermano Šimun (1482). Marko vivió cierto tiempo como ermitaño en Nečujam ("Vallis Surda"), pero no como monje, pues allí no había monasterio alguno. Tenía una rica biblioteca, no sólo la lista precisa de libros conservada, donde hay también libros renacentistas profanos, así como de escritores latinos de Dalmacia, de Matija Andreis de Trogir, de Nimira, arzobispo de Rab, y de Bona de Dubrovnik, de manera que Marulo no estaba ligado culturalmente sólo a los humanistas italianos y a la ciudad de Venecia.

Y cuando Split, después de resistirse, consiente en entrar en el estado veneciano, los aledaños más cercanos siguen siendo territorio del estado croata, atacado entre tanto ininterrumpidamente por los turcos (a los que había invitado precisamente Hrvoje, antaño duque de Split). Split, como ciudad veneciana, colaboraba oficialmente con los turcos, a lo que hace amarga alusión Marulić: "A las solas ciudades, pues, se respeta, todo lo demás está expuesto a saqueo y rapiñas. Con todo, sin embargo, ese pérfido sin duda se dispone a irrumpir también en las propias ciudades, y a nuestros señores los venecianos, de los que ahora se finge amigo, a declararles la guerra abiertamente, habiendo oprimido los reinos de otros. ¿Pues cómo puede ser amigo de cristiano alguno quien se opone a Cristo, quien ni en religión, ni en leyes, ni en costumbres concuerda con nosotros? Ciertamente donde hay tamaña diferencia de cosas, allí no puede mediar nunca amistad sino fingida" (Epístola al papa Adriano VI).

Especialmente activo en ayudar a los príncipes croatas contra los turcos estuvo Toma Niger, el amigo de Marulić. También los propios llamamientos de Marulić a la lucha contra los turcos tienen un elemento de patriotismo croata. Los croatas son para él los principales representantes de la lucha húngara contra los turcos, de suerte que a los húngaros ni los menciona por su nombre en su Oración contra los turcos.

La supremacía veneciana significaba mejores contactos con el ámbito de lengua italiana. Muchos dálmatas estudiaban en Padua, en tierra firme veneciana, aunque no tenemos confirmación de que el propio Marulić estuviera allí. Entre sus maestros en Split estuvo Tideo Acciarini, humanista bastante ilustre. Venecia, que de año en año tendía a un mayor centralismo, seguramente posibilitaba la rápida adquisición de textos humanísticos. Y así Split, ciudad bastante pequeña para los conceptos actuales (se estima que en la época de Marulić, antes de la peste, tenía unos cinco mil habitantes), participaba en los acontecimientos literarios del Mediterráneo, ligada al mismo tiempo con los acontecimientos del interior. Marulić tenía entre sus libros la traducción de Platón de Marsilio Ficino, llevada a cabo por este eminente humanista italiano en su gabinete de la Villa de los Médici de las cercanías de Florencia, lo que es el comienzo de la Academia, y esa popularización de los textos griegos significa el comienzo de una nueva fase del Renacimiento, que con ello deja de ser sólo una empresa toscana, y se hace europea, universal. La tendencia a unir el tesoro literario de la antigüedad con el cristianismo, que había nacido ya a finales de la Edad Antigua, adquiere ahora un nuevo ímpetu, y la ortodoxia cristiana, enfatizada ya desde antes, es de especial actualidad precisamente en Split por el ataque del Islam, y quizá aún más por la vecina apostasía en el marco del propio cristianismo: el germen de las ideas reformadoras posteriores se encuentra en la vecina Bosnia, el propio duque de Split fue patareno, y seguramente también al menos algunos de sus representantes en la propia ciudad. Esto deja huella visible en la obra de Marko: "Irritado hacías que a tu pueblo / bajo el poder lo pusiera la mano patarena; / el manso pueblo, pues, a ti rogaba, / y tu diestra fuerte lo liberaba" (Oración contra los turcos). En Carnaval y Cuaresma dice que bajo el señorío de la Cuaresma "no tiene sitio el cisma", y en la carta a Katarina Obirtić, que es sumamente interesante, menciona el poluvirstvo ('herejía') local, y dice: "sino porque me admiro de que entre nosotros se encuentran otros herejes, gente sin juicio, cegada en sus mientes para peligro suyo". Los textos religiosos de Marulić están estimulados por la cercanía del bogomilismo, quizá también de la ortodoxia, y sus libros latinos alcanzan especial éxito universal por el aumento general del interés por las obras ortodoxas católicas por causa de la reforma: Lutero entra en escena con sus tesis en 1517.

Fama universal aportaron a Marulić ante todo dos de sus obras latinas: De institutione bene vivendi (La institución de vivir virtuosamente, Venecia 1506 = 1507) y Evangelistarium (Venecia 1516). Son compendios de moral católica e indicaciones sobre cómo observar esa moral, ilustradas con ejemplos del Evangelio y de las vidas de santos. Por esas obras, que tuvieron innúmeras ediciones y se tradujeron a muchas lenguas, Marulić se convirtió en escritor de voz universal. Es sabido que su libro De institutione bene vivendi, entretejido de citas de las Sagradas Escrituras, de las obras de San Jerónimo, San Gregorio Magno, San Eusebio, San Casiano y otros escritores eclesiásticos, en la edición coloniense de 1531, lo llevó consigo a la India San Francisco Javier, único libro junto con el breviario. Por sus concepciones y accesibilidad al exponer los principios cristianos son afines a esos compendios sus obras latinas menores De humilitate et gloria Christi (De la humildad y gloria de Cristo, Venecia 1519), Dialogus de laudibus Herculis (Diálogo de los loores de Hércules, Venecia 1524), Quinquaginta parabolae (Cincuenta parábolas, Venecia 1510). Tradujo al croata la obra de Tomás de Kempis De imitatione Christi (Od naslidovan'ja Isukarstova), creyendo -como antaño también otros creían- que era obra de Jean Gerson; esta traducción, como ejemplo de prosa croata desarrollada, ha atraído mucha atención en los tiempos más recientes. En manuscrito tenía una especie de vocabulario personal, Multa et varia ex diversis auctoribus collecta quae maxime imitatione digna videbantur (Muchas y varias cosas recogidas de distintos autores que parecen dignas de la mayor imitación)[3]. Marulić dejó también otros escritos latinos: el más importante para nosotros es el In epigrammata priscorum commentarius (Comentario sobre las inscripciones de los antiguos), donde reunió inscripciones de Roma y otras ciudades, seguramente a partir de otras colecciones, pues no hay pruebas de que Marulić se moviera de Split, salvo para ir a la isla de Šolta[4]. Al final nuestro humanista agrega inscripciones salonitanas -lo que es para nosotros especialmente interesante-, sacadas de la colección de su amigo Dmine Papalić, que las había recogido in situ. Dichas inscripciones las publicó Iohannes Lucius (Ivan Lučić) con el título de Marci Maruli Inscriptiones repertae Salonis, en la obra Inscriptiones Dalmaticae, Venecia 1673. Papalić, entusiasta historiador, persuadió a Marulić para traducir al latín la "Crónica Croata", variante croata de los Anales del preste de Dioclea, con el título de Regum Dalmatiae et Croatiae gesta, que Lucius publicó en su célebre obra histórica De regno Dalmatiae et Croatiae (Amsterdam 1666), de manera que esta traducción de Marulić adquirió popularidad europea. En la misma obra también publicó Lucius la obra polémica de Marulić In eos qui beatum Hieronymum Italum fuisse contendunt (Contra los que afirman que San Jerónimo era italiano).

Se han perdido muchos escritos latinos de Marulić; sólo conocemos por su título la obra Psichiologia de ratione animae humanae (Psicología de la razón del alma humana), por la que conoceríamos mejor su cosmovisión, y donde, por lo que sabemos, se utiliza por primera vez la palabra 'psicología'. Esto no se sabe en el mundo, de suerte que se considera que esta expresión la usó por primera vez R. Godlenius en el título de su obra Psychologia (escrita con letras griegas) hoc est de hominis perfectione, animo etc. (Marburgo 1590). En ese año Marulić llevaba muchos años muerto.

Persuadido por su amigo Toma Niger, secretario del ban Petar Berislavić, que le había enviado a Marulo un reloj de oro para estimularlo en la actividad literaria antiturca, y especialmente por influjo del predicador dominico Dominik Buća, Marulić escribió su carta al papa Epistola domini Marci Maruli Spalatensis ad Adrianum VI Pont. Max. de calamitatibus occurrentibus et exhortatio ad communem omnium Christianorum unionem et pacem (Epístola del señor Marko Marulić de Split al papa Adriano VI sobre las desgracias que nos golpean y exhortación a la unión y paz comunes de todos los cristianos), publicada, seguramente por el celo de Toma Niger, en Roma en 1522.

Se ha conservado proporcionalmente poco de su poesía latina, que, según la biografía del autor escrita por F. Božićević-Natalis, debió de ser bastante copiosa[5]. La mayoría de los textos conservados son de meditación religiosa; son más interesantes sus pequeñas poesías de ocasión, epigramas, epístolas y endechas como In somnum diurnum (Contra el sueño diurno), In Marcum Suitarizam, uxori odiosum (Contra Marko Svitarić, odioso a su mujer). Marulić también tradujo al latín algo de Petrarca y Dante.

Su obra latina más importante, Davidias, fue descubierta en 1924 en la Biblioteca Nacional de Turín; se había perdido y pasado inadvertida para los eruditos croatas, hasta que fue "redescubierta" en 1952 y publicada en Zagreb en 1954 y en Mérida (Venezuela) en 1957. El primer canto de una Davideis se había descubierto en Split en el archivo de la familia Alberti. Se pensó que problablemente esa obra era una versión del primer canto de la Davidíada de Marulić, pero no es seguro; el Prof. Josip Badalić piensa en la autoría de Nikola Alberti, latinista de Split[6].

La Davidíada elabora en 6.765 hexámetros distribuidos en catorce cantos la vida del rey paleotestamentario David. Obras como ésta, en que se unen el humanismo y la Biblia, tienen una larga tradición, y no están ligadas sólo a la época de Marulić, aunque entonces vuelven a ser populares por oposición al entusiasmo exagerado por lo pagano. La paráfrasis de historias de las Sagradas Escrituras con técnica virgiliana no es en modo alguno idea de Marulić. Los latinistas habían visto en el Antiguo Testamento una "figura" del Nuevo Testamento; el propio Marulić lo expone bellamente al principio de su Tropologica Davidiadis expositio (Exposición tropológica de la Davidíada), como anejo de su epos: "Que bajo las historias del Antiguo Testamento laten misterios del Nuevo lo atestigua el Apóstol diciendo: Todas estas cosas les sucedieron a ellos en figura (1 Cor. 10, 11). Emprenderé, pues, con la ayuda del Espíritu Santo, mostrar con un breve compendio de palabras, adónde miran las gestas de David, que hemos abarcado en nuestra poesía como pudimos, o qué tipos me parece que tienen en sí del Nuevo Testamento. En casi todo creo que David representa (gerere) la persona de Cristo. Saúl, por su parte, significa (significare) a los judíos, que perseguían a Cristo. Entonces bajo los dichos y hechos de los profetas se contiene la autoridad de ambas Leyes."

En el anejo el escritor compara canto por canto la vida de David con la de Cristo, encontrando una completa coincidencia: uno es "figura" del otro. Al Jonás paleotestamentario, comprendemos en la carta de Marulo a Katarina Obirtić, se le conoce como símbolo, signo de Cristo: "Dejemos ahora que Jonás señalaba al Hijo de Dios ... para al tercer día resucitar."

Al mismo tiempo, los latinistas también sabían comprender la mitología clásica como "figura" del cristianismo. Esto lo expone teóricamente el latinista italiano Albertino Mussato (1261-1329): "Lo que el Libro del Génesis cuenta con claras palabras sobre los comienzos, la Musa mística lo interpreta con mayor misterio". Encontramos el paralelo de las figuras bíblicas con las mitológicas griegas ya en la epopeya De spiritalis historiae gestis (Las gestas de la historia espiritual), tratamiento de la Biblia escrito por Alcimo Ecdicio Avito (siglos V-VI), y esos paralelos se extenderán durante muchos siglos, de manera que el croata Jakov Bunić, cuya obra De raptu Cerberi (El rapto de Cérbero, impreso en Roma ca. 1490) tenía Marko Marulić en su biblioteca, dice que Hércules le había sido figura de Cristo: en ediciones posteriores esta obra se llamó Sub figura Herculis Christi praeludium (Preludio de Cristo bajo la figura de Hércules) y Herculis labores et gesta in Christi figuram (Trabajos y hazañas de Hércules en figura de Cristo). Así los latinistas insistían en establecer un vínculo más profundo con la antigüedad, que imitaban en la forma, aunque a menudo renegaban explícitamente de la inspiración pagana. En el fragmento citado de la Exposición tropológica Marulo se encomienda a la ayuda del Espíritu Santo, y no quizá de alguna divinidad pagana. Al final de la epopeya reniega de Apolo y de las nueve hermanas (XIV, 417-424): "Esto a mí para cantarlo no me ayudó el docto Apolo, / no el Helicón, no la célebre turba de las nueve hermanas, / mas el Espíritu sacro, que bajó del etéreo baluarte, / colmó nuestras mientes con la luz divina / y me dio versificar prodigios no moldeados / de poetas ni varias figuras de hombres y dioses, / mas lo que nuestra fe, apoyada por escritos antiguos, / bebió de ellos e intentó exponer con ingenioso canto."

El mismo pensamiento, con palabras semejantes, lo expresa en la invocación de Judit (I, 13-16: "Dios mío verdadero, / tú das el cantar dulce ... / y no el coro de los tres por tres corros de doncellas, / añadiendo aún al número, con la cítara, a Apolo"). Más de una vez diríase que los críticos literarios croatas han contemplado este fenómeno como un rasgo peculiar de Marulić. Sin embargo, tales invocaciones se encuentran desde el principio del trabajo de fusión del procedimiento virgiliano con el material cristiano. Invoca al Espíritu Santo el hispano Juvenco (ca. 330) en el prólogo de su epopeya Christi vitalis gesta (Gestas de la vida de Cristo), vinculando metódicamente el contenido cristiano con la forma antigua. Su colega más joven, Sedulio, que tratará los milagros de Jesús en su poema Paschale carmen, subrayará su inexperiencia denominándose "novato en una barquita" (esto es, principiante en el oficio literario) y atacará en la invocación a la poesía antigua, afirmando que cantará "al modo de David"; así se le encuentra a la labor poética en general un origen bíblico. La reelaboración del Evangelio en poesías en hexámetros es, por consiguiente, una práctica que proviene de la Edad Antigua. Otras partes de la Biblia también se reelaborarán: así, el lígur Arator vertió los Hechos de los Apóstoles en hexámetros. Marulić poseía libros de estos tres autores, lo que destaca Vodnik: "En la Judit se refleja, por tanto, el conocimiento de Marulić de la poesía de los trovadores y de los antiguos clásicos, pero él se había separado por espíritu de unos y de otros, al seguir los pasos, como representante del renacimiento eclesiástico croata, de los poetas latinos medievales, de los cuales se menciona en su testamento a Sedulio, Juvenco y Arator." También habían tratado historias del Antiguo Testamento poetas latinos anteriores a Marulo, así que él no habría sido "the only one who chose his hero from the Old Testament" (Usmiani)[7], en tanto en cuanto lo incluimos en la comunidad de los poetas latinos medievales precursores de los humanistas. Así, por ejemplo, en el siglo XII, en que se llega a una peculiar renovación de las actividades poéticas latinas (los autores se llaman a sí mismos modernos), el latinista, poeta y tratadista poético francés Matthieu Vendôme adquiere fama por la elaboración en dísticos elegíacos (2156 versos en total) del relato paleotestamentario de Tobías. Sin embargo, en algo debe de ser excepcional la obra de Marulić, dado que no recibió el visto bueno de la censura y no se imprimió hasta las ediciones científicas del siglo XX. En el siglo XVI, cuando Lutero ya se había manifestado (la Davidíada surgió en torno a 1517), se observa que los escritores neolatinistas católicos sin distinción cantaban la vida de Cristo, por consiguiente el Nuevo Testamento (Sannazzaro, Vida), mientras que los escritores protestantes, y en general los septentrionales, escogían con más frecuencia temas paleotestamentarios (Du Bartas, Hans Sachs; en el siglo XVII John Milton y Abraham Cowley, que escribe una Davideis en inglés). Diríase que la iglesia católica hubiera enfocado oficialmente la vida de Cristo: el papa León X le encarga a Girolamo Vida (1485-1566) que cante en latín el Nuevo Testamento, lo que hace en su Cristíada (1535), siguiendo en la técnica a Virgilio, que es "fundamento y medida de todo", como dice Vida en su poética (De arte poetica, 1527), quien influirá significativamente en el desarrollo ulterior del epos virgiliano. Sannazzaro catoliciza al bucólico Virgilio en su epopeya neotestamentaria De partu Virginis (El parto de la Virgen, 1535): quizá en aquel momento no les convenía a los censores una epopeya neolatina que con su concepción figurativa identificaba el Antiguo Testamento con el Nuevo, y con ello la fe judía con la cristiana (Marulić dice en la Davidíada que la nación judía -Gens Iudea- "non inscia verae religionis erat", 'no era ignara de la religión verdadera'), y se manifiesta la exigencia de que la epopeya no fuera alegórica, sino que cantara acontecimientos concretos, lo que se vería más tarde en una serie de epopeyas. Finalmente, quizá alguien se reconocería en alguna figura de la Davidíada, o existía la duda de que Marulo aludiera a alguien, porque las figuras de David, Saúl, Absalón y Ajitofel eran adecuadas para alegorías críticas transparentes.

La obra croata más importante de Marulić, Judit, también expone una historia del Antiguo Testamento, así como su Susana. Quizá también la tardía impresión de la Judit (terminada en 1501, publicada en 1521) estuviera motivada por las sospechas de algún censor, aunque el libro croata seguramente atraía menos la atención de las autoridades eclesiásticas. Ambos temas eran populares antes y después de Marulić, especialmente entre los escritores de las naciones septentrionales, anglosajones y alemanes.

La historia de Judit está incluida entre los libros históricos católicos de la Biblia, mientras que no entra (como tampoco la historia de Tobías) en el canon hebreo ni en el protestante. Judit, devota viuda judía, salva a su ciudad, Betulia (también conocida como Betylua) de Holofernes, general de Nabucodonosor, hechizándolo con su belleza y cortándole la cabeza mientras duerme. "Parece que el autor se alejara intencionadamente de todo contexto histórico y geográfico para destacar más fácilmente el verdadero sentido del libro. El libro magnifica la religión judía y el patriotismo. La religión es tan nacional, legítima y práctica que realmente se iguala con la vida misma de la nación y el patriotismo", se dice en la nueva edición croata de la Biblia. El Libro de Judit surgió entre 100 y 50 a. C., más o menos en los tiempos en que Pompeyo conquista los países orientales. El texto más antiguo conservado está en griego, y el original estaba escrito en hebreo o arameo. La Vulgata presenta la historia de Judit conforme al texto arameo.

¿Con qué conocimiento previo por parte del público podía contar Marulić, qué textos bíblicos populares circulaban por Split, cuánto contacto tenía nuestro poeta con la tradición glagolítica? Sabemos indirectamente que en la época de Marulić se habían traducido las Sagradas Escrituras también a la lengua "ilírica", pues el obispo Bernard Zane las prohibió explícitamente en 1511. Marulo era un gran admirador de San Jerónimo, lo mismo que los glagolitas. Hoy nos inclinamos a pensar que la poesía An'jelske kriposti (Virtudes angélicas), incluida en el Tránsito de San Jerónimo glagolítico (Senj 1508), es suya[8]. Algunos rasgos al escribir los nombres bíblicos en la Judit y en otros textos vinculan a Marko con la tradición paleoslava (itacismo periódico, v en lugar de la b habitual en palabras como Vagav por Bagoa, 'Bagoas'). Una palabra peculiar de la Judit nos podría servir para sondear el substrato eslavo eclesiástico. Es el sustantivo femenino dobar, que entra en escena cuando los enfurecidos asirios deciden dejar a Aquior a los moradores de Betulia; él vivirá mientras "viva siga su dobar", y junto con ella "terminará, se secará". Entonces, según la Biblia, llevan a Aquior "a las fuentes que están por debajo de Betulia". Petar Skok interpreta esta palabra como "barranco, garganta", y su forma correcta sería dbar, dabar (m.). Esa palabra también puede significar 'agua', y en ruso antiguo, según Sreznevskij, la encontramos en esta forma y contexto: "Na debri i na vody pitija ih" (Éxodo VII, 19. Es la historia en que las aguas de Egipto se convierten en sangre). Según las nuevas traducciones de la Biblia la palabra original correspondiente significaría 'estanques'. La palabra cuadra perfectamente en el contexto de Aquior y la ciudad sitiada, de suerte que este arcaísmo, con otros indicios, nos confirmaría el vínculo de Marulić con los textos bíblicos eslavos antiguos. (La inserción de la vocal o puede interpretarse porque Marulić, por otro lado, tiene o caduca: kolonda - klonda 'pilar' y similares). Existía también una pronunciación local, doméstica, de los nombres bíblicos, que no respondía al italiano (como también existía la práctica de croatizar los nombres, como Arceslav por Arcesilaus en Marulić). Así el enigmático "rey Xara" de la Oración contra los turcos (que es sin duda obra de Marulić) es en realidad el etíope Zerac de 2 Paralipómenos (14, 8): coincide el número de tropas y de carros, y la intervención del Terror de Dios, pero lo que en la pronunciación de Split era con ž, y se escribía con x, en fecha más reciente se leyó erróneamente. Algo más en el mismo lugar: nuestro poeta menciona el pueblo de "Izrail" ('Israel'), pero se trata del pueblo de Judá: es difícil creer que Marulić se equivocara, sino que se trata o de libertad poética o de otro modelo que le pudiera ser más conocido al pueblo de Split.

El libar ('libro') de Marko sobre Judit, destinado a distintos estratos y grupos sociales, tiene por prólogo una interesante dedicatoria al padrino del poeta, Don Dujam Balistrilić: en este modelo de vigorosa prosa croata se explican brevemente algunas opiniones poéticas. Leyendo en latín la historia paleotestamentaria de Judit, dice Marulić, "me vino a las mientes traducirla a nuestra lengua, para que también la entendieran los que no son duchos en libros italianos o latinos (knjige latinske aliti dijačke)". ¿Se podía empezar con que en Split había gente -bastantes compradores de un libro- que no conocía las Santas Escrituras, que ni siquiera tenía acceso a ellas? No: hay autores que, también antes de Marulić, interpretan de manera semejante su obra en lengua vulgar (al propio Marko el croata le es "vernaculum", respecto al latín, "dijački"); más o menos así se expresa en su obra el poeta español Gonzalo de Berceo (ca. 1195-post 1246), y por lo demás, también Dante en la epístola dedicatoria de su Inferno al "Can Grande della Scala": "se al modo di parlare, è dimesso ed umile, perchè volgare, nel quale pure comunicano le femminette" ("en cuanto al modo de hablar, es modesto y humilde, pues que vulgar, en el que se comunican hasta las mujerucas"). No es, por lo tanto, esta decisión algo específicamente maruliano, como podemos encontrar escrito en más de una ocasión, pero de todos modos no podemos dudar de su sinceridad: escribir en lengua vulgar se comprende como una determinación consciente de democracia, y la mayor parte del público eran "mujerucas" que, numerosas en los conventos, eran un público conveniente para la lectura en lengua vulgar. Con esta actitud Marulić no demuestra ninguna originalidad, es más, habría sido una originalidad demasiado superficial. Entre tanto, lo mismo que Dante no tenía en vistas con su obra sólo a las "femminette", tampoco Marulić, a pesar de que su hermana Bira tenía en el convento "muchas obras literarias y cartas que la animaban a la vida buena y virtuosa, escritas en lengua vulgar por el propio Marko", como escribe Natalis; no obstante, está claro como el agua que Marulić le envía la Judit para leerla al propio Balistrilić, "bien diestro en ambas lenguas". Escribir "vernaculo sermone" significa un "modo di parlare" especial en el que el poeta se pone a prueba armado de todos los requisitos de su arte, y el énfasis del objetivo práctico es un tópico de la modestia. El procedimiento que Marulo describe después es un ornato "ingenioso", en harmonía con la actitud de la antigüedad de que la labor poética es embellecimiento de la sencilla historia fundamental. La manera en que versifica es conocida, dice, desde antes: "esta historia la he reducido a versos, según la usanza de nuestros aedos (začinjavci)". Comparemos con el título principal: "... historia de la santa viuda Judit compuesta en versos en croata"; la historia está reducida: compuesta en versos según la usanza de nuestros aedos: en croata. En la continuación de la frase el poeta habla de "la ley de los poetas antiguos" y de la acción ("cómo pasó el asunto"), tal como en el título en unas cuantas palabras ha expuesto la acción ("cómo mató ella ..."). A los poetas antiguos no les bastaba con exponer la historia edificante -"el asunto"-, sino que a guisa de "cocinero fastuoso" los sazona "con azafrán y pimienta y otras especias semejantes para que les sean más sabrosos a los que han venido a comer". El procedimiento de embellecimiento, por tanto, pertenecería a los poetas clásicos, e incluso el propio símil del poeta con el cocinero, como el que compara la labor literaria con la navegación ("la barquita mía nueva"), son medios constantes de los poetas clásicos, así como de toda la latinidad medieval. La palabra "ley" en el croata glagolítico que precedió a Marulić significa muy a menudo 'manera, usanza' (las regulae son 'ley y orden'), de manera que ley y usanza no estarán en oposición, sino sólo serán variedad por causa del estilo. La estructura métrica croata de la Judit es, por lo demás, más rígida y complicada en su exigencia que el hexámetro. La usanza de los aedos se referiría sobre todo a la forma, que es "croata", y luego a una provisión distinta de metáforas. Ya no es una determinación lingüística, sino también poética.

Sobre los aedos (začinjavci) Marulić no dice ni una palabra de si serían poetas religiosos, o autores de vidas de santos, "nuestros poetas espirituales de hasta entonces", como dice Mihovil Kombol. El verbo začinjati - začeti tiene significado profano sin distinción: los oficiales de Holofernes "pronuncian" brindis, en la conclusión de la Susana el autor dice que conviene evitar las canciones de las mujeres con las palabras: "ne sliš ča začinje" ("no escuches lo que dicen"), y Petar Skok advierte de que en Marin Držić un turco "začinje turski" ("habla turco"). Es difícil, por lo demás, hablar de alguna diferencia entre poetas eclesiásticos y profanos: escriben poesías religiosas hasta poetas conocidos por su lírica amorosa (Vodnik considera que ésos son precisamente los "aedos" de Marulić, lo que otros historiadores de la literatura rechazan), tienen esquemas de rima semejantes o iguales a los "marulianos", y por último mencionan en sus poesías, seguramente antes que él, a Judit y a Susana y a David, como en la poesía nº. 100 de Šiško Menčetić según la edición del Cancionero de Ranjina de Milan Rešetar, donde el nombre de la devota viuda está escrito con minúscula, como escapado de su atención:

"¿Qué la señora Judit, cabe tu beldad, / a quien alaba mi conciencia, no tiene virtud / ... / Creo que todo Israel no tiene figura, / Susana ni Raquel de tanta hermosura."

Es un pequeño catálogo de mujeres donde también se menciona a la Micol de David (en Marulić 'Michola'). La historia de David con Betsabé también aparece:

"Oí donde se cuenta que con bellos cabellos / así a David Betsabé fascinó" (nº. 297).

También Menčetić, por tanto, no sólo conocía estas historias bíblicas, sino se sirvió literariamente de ellas, además, de manera semejante a Marulić, en un detalle del catálogo.

En la dedicatoria del comienzo de la Judit Marulić resalta tres momentos de su obra: el bíblico, el clásico y el "aédico" (začinjavski). Si partimos de que cada uno de esos momentos nos significa un conjunto de elementos específicos en la obra, entonces lo "aédico" sería lo que no es ni bíblico ni clásico ("de los poetas antiguos"), en otras palabras, lo "aédico" sería lo que distingue la Judit de la Davidíada (que es un híbrido bíblico-clásico), y eso no es sólo la lengua, como ya hemos mencionado, sino también el verso, la rima y la distribución de las rimas, los lugares literarios universales individuales, como el de la aurora (bella, con la descripción del mar matutino, pero también libresca, porque todas las cosas importantes suceden al amanecer). Es "aédico" en este contexto también el aderezo de la señora, y la descripción, con expresiones técnicas de la vida marinera ("mango y timón"), campesina ("cerca de piedras", "segur", "carnero sin esquilar"), escolar ("se quedan quietos como niños cuando el maestro dice "Quitto!", / y cogiendo el látigo grita enfadado"). Es especialmente expresiva la descripción del ejército y de los soldados, y ese ejército tiene todos los elementos de la milicia caballeresca: los caballeros tocan el laúd, beben en público (lo que no harían los turcos), su estandarte es rojiblanco, que son los colores húngaros y croatas, y los de Hrvatinić, y no turcos o venecianos, los dignatarios feudales se llaman "barones", igual que en la épica caballeresca francesa, los duques cabalgan con "tumbat" ('turbante'), como el propio Hrvoje en la ilustración del Misal. Ocías, cuando ve que la moral había abandonado a los asirios, ordena levantar las espadas por los lugares, anunciando que hay que atacar; y una espada expuesta era señal de alzamiento general (según las Aportaciones de Vladimir Mažuranić).

Marulić es más fuerte en la Judit justamente donde se aparta del relato bíblico y da la imagen de su tiempo; "su ojo de pintor", escribe Petar Skok, "llega a su plena expresión también en las partes descriptivas de su epos, en la representación de los movimientos del ejército, del sitio, de los banquetes, del vestido, etc. En sus descripciones se siente frescura y espontaneidad, como en las comparaciones. La parte descriptiva del epos está entretejida de un pintoresquismo copioso y fresco". Al contrario de todo lo que hemos expuesto aquí, Skok ve la calidad de začinjavac de Marulić exclusivamente en que "relató con fidelidad los acontecimientos bíblicos [...] y permaneció fiel a la tradición eclesiástica". Esa fidelidad es, sin embargo, relativa, y se refiere sólo a la osamenta de la epopeya. El propio Marulić dice en la dedicatoria a su padrino que no lo regala "con el manojo de trigo que mejor encontráis en vuestros libros" (fijémonos en ese "mejor"). Esa historia "mejor", aprobada oficialmente, "ha cambiado de rostro", y eso por intervención "aédica", como se ve en la continuación del texto de la dedicatoria. Las descripciones de acción, y especialmente del ejército, son lugares comunes de la poesía caballeresca; esas descripciones no son bíblicas ni clásicas. Los cuadros y tapices de aquel tiempo también presentan escenas de las Sagradas Escrituras en una escenografía feudal. Marulić, por tanto, transformó la contribución de los poetas antiguos, del paganismo, y a la "usanza" de los aedos, que ennobleció con su propia innovación creativa, en el pintoresquismo caballeresco dio una historia devota, creó una epopeya cristiana. En la Judit vemos dos mundos claramente perfilados: uno condenado a la perdición, aunque aparentemente poderoso, y otro al que le está garantizado el éxito, aunque es aparentemente débil. En el lado asirio están la rudeza, la enfermedad, la suciedad, la lascivia, la ira, la embriaguez, la voracidad, la gula, el imperialismo, la agresión, las tinieblas y los valores materiales; en el judío la devoción, la modestia, la mesura en la comida y la bebida, la continencia carnal, la limpieza, el patriotismo, la autodefensa, la luz y los valores espirituales. Disciplinadamente, con recapitulaciones que son didácticas y no aventureras, Marulić funde todo lo que desarrollará más tarde en una epopeya de renovación católica; pero la historia es del Antiguo Testamento. Por ello las escenas de los brutales asirios son más impresionantes y más fuertes artísticamente que las de los devotos.

Consideremos ahora por un momento el propio verbo začinjati; el sustantivo začinjavac ('aedo') lo encontramos sólo en Marulić. Muchos consideran que el significado originario del verbo začinjati / začeti es 'ponerse a hablar, empezar a cantar', significado que puede tener el verbo correspondiente en algunas lenguas eslavas. En croata obtiene este significado el verbo počinjati / početi 'empezar'. El propio Marulić en Judit VI, 285: "Otvorite usne, počnite hvaliti" ('Abrid los labios, empezad a alabar'). Začinjati seguramente corresponde al concipere latino en el sentido del acto espiritual (lo que es más probable, de manera que este verbo latino podría ser el modelo por el que začinka sería 'conceptio, conceptus, concetto'). El significado que satisface la mayor parte de los usos de este verbo en la literatura croata antigua sería "inventar y ejecutar poesías rimadas en lengua vulgar, en formas que no son clásicas", de manera que correspondería al latín medieval contropare (en Berceo controbar, controbadura 'začinka'), y el začinjavac ('aedo') correspondería al trovador, que al principio se distinguía cuidadosamente del ejecutante público de poesías, juglar, jongleur, menestral, leutaš, siervo. En Marulić también aparece la expresión siervo en el contexto del servicio a la Señora (en este caso la Virgen María), y ese siervo evidentemente también canta. En Petar Hektorović el siervo canta explícitamente una pisan 'canción': "ante él el siervo canta una canción". Sin embargo, Marulić, a diferencia de los poetas croatas más tardíos, tanto en Judit como en la nota a VI, 285, explica esta palabra como "Kantika ili pisan Juditina" ("Cántico o canción de Judit"), y en la Susana es sinónimo de pisan "kanat ... / od Božjih oltari" ("canto ... / de los altares de Dios", 777-778). Sólo se "začinje" en situación "mundana". Con el uso general de la palabra pisan 'canción' quizá fue a la par también la popularización de la expresión pisnivac y semejantes para el que compone poesías, de manera que así se puede interpretar la pérdida de la forma začinjavac.

Marulić trabajaba en ambas disciplinas, como compositor y como ejecutante, y actuaba en las plazas públicas de Split, como informa a Venecia el comes et capitaneus de Split en 1518: después de la siega la juventud de Split jugaba a los dados ("todo el día agitando la mano / sentados y cubileteando", dice Marulić en Anka) y se gastaba el dinero ganado sin tener en cuenta "las paternales advertencias del muy docto señor Marko Marulo [...], que les comunicaba oralmente y en inscripciones en las plazas, añadiendo amenazas terribles y horribles imágenes"; de esta breve descripción comprendemos que Marulić intervenía junto a algunos pasquines suyos, donde seguramente había dibujado escenas de los castigos del infierno y de la monstruosidad de pecados y pecadores. Con paneles con una serie de escenas actuaban, y todavía hoy actúan en algunos lugares de Italia, los cantastorie, cantores populares ambulantes. Fijémonos aún en que Marko en algunas poesías invoca al público: "Y vosotros ahora, vana juventud, / reconoced vuestras obras" (Anka), "No penséis, cristianos, que hablo chanzas", "Digamos aún..." (Carnaval y Cuaresma). Los cantastorie solían elaborar material caballeresco francés, pero ya en el siglo XIII aparecen monjes poetas de temas moralizantes a la manera de los poetas populares profanos.

El verso del que se sirve Marulić continúa la versificación preexistente, pero él introduce algunas innovaciones, que podemos seguir en su propia labor: en las primeras tentativas no distingue los octosílabos simétricos de los asimétricos (se trata de la posición de la cesura), lo que sí hará después.

El verso de la Judit, la Susana y de la mayoría de las poesías de Marulić es el dodecasílabo isosilábico de rima doble, afín al alejandrino francés antiguo, en el que están escritas las epopeyas más señaladas de la literatura franco-italiana, que seguro era conocida en Dalmacia. El dodecasílabo de Marulić (que siempre, tanto en los textos manuscritos como en los impresos, se divide en dos hexasílabos con algún signo gráfico) se distingue del mismo verso de los poetas de Dubrovnik, en que los hemistiquios raguseos se descomponen regularmente en dos partes trisílabas. El hemistiquio ternario aparece también en el alejandrino francés como frecuente variante. Hoy me inclino a pensar que la insistencia de Marulić en la integridad del hemistiquio (hexasílabo) es un acto consciente suyo que responde al carácter narrativo de sus poesías. La regularidad de la distribución ternaria de las sílabas en los poetas líricos de Dubrovnik se considera una innovación de Šiško Menčetić, que corresponde al carácter lírico de su poesía.

Justamente por el carácter lírico de los poetas recogidos en el Cancionero de Ranjina es rara la rima de tipo maruliano. Marulić lleva la rima en Judit y Susana del final de la pareja de dodecasílabos a la mitad de la pareja siguiente. Si observamos sólo los hexasílabos, la distribución de la rima es la siguiente: ABAB, BCBC, CDCD... y cada uno de los libros de la Judit termina así: XYXY, YZYZ, YZ. Esa disposición de las rimas no es desconocida en los tetrásticos (la encontramos en poetas de otras naciones), mientras que en los tercetos ese principio da a Dante la terza rima: ABA, BCB, CDC... Una estrofa se liga a otra, lo que es apropiado para poemas narrativos largos como Judit y Susana. Los líricos de Dubrovnik, cuando se sirven de él, deben encontrar soluciones especiales para adaptar esa distribución a la poesía breve; así Menčetić en la poesía sobre Jesús (nº. 502 de la edición de Rešetar) repite al final de la poesía la rima de la pareja hexasílaba del principio de la poesía.

Susana elabora la historia de la judía de Babilonia Susana (el nombre significa 'azucena') y de Daniel. También esta historia es apócrifa para los protestantes. Es la breve e intrigante historia de la hermosa mujer de Joaquín, a la que el niño Daniel, inspirado, salva de la calumnia. Dos ancianos observan a Susana pasearse por su huerto y bañarse en él: se inflaman por ella, revelan el uno al otro su deseo y deciden chantajearla. Le salen al encuentro y le dicen que la difamarán diciendo que estuvo ante sus ojos con un joven, si no se les entrega. Susana no puede aceptar y los ilustres ancianos efectivamente la calumnian. Susana es condenada a muerte, se la llevan a lapidarla, pero Daniel, con la exclamación "Limpio estoy yo de esa sangre" confirma que Susana es inocente; interroga por separado a cada uno de los ancianos y les pide detalles: ¿Bajo qué árbol del huerto cometió Susana adulterio?. "Bajo un árbol de monte" (o "bajo un lentisco", dice la nueva traducción de la Biblia), respondió el primero, y el segundo: "Bajo un pino, que da sombra a lo ancho" (o "bajo una encina"). Los ancianos son descubiertos y condenados a muerte.

La parte más hermosa de la Susana es la descripción de su maravilloso jardín: es el tópico del locus amoenus; encontramos una descripción semejante en la Davidíada, pero en el huerto de Susana, en la sucesión de flores y árboles, comprendemos que podría acontecer "en algún viejo jardín de Split" (Tin Ujević).

Es interesante que al final tanto de Susana como de Judit Marulić menciona los libros croatas: el final de Susana puede entenderse como que después de la entretenida lectura sobre Susana hay que pasar a otra cosa, a un cancionero devoto croata (seguramente glagolítico): es como si con ello el autor nos indicara que debemos comprender su obra como distinta de los libros eclesiásticos que tan bien conoce. Susana, que es más breve y liviana que Judit, debió de servir como distracción y descanso durante las sesiones de oración que Marko dirigía.

Además de estos cantos mayores Marulić nos ha dejado varias poesías croatas breves. La Oración contra los turcos y el Lamento de la ciudad de Jerusalén advierten de la amenaza otomana: en el Lamento, como en la epístola latina al papa Adriano VI, apela al Papa para que "reúna a los señores cristianos" y libere la ciudad de las manos paganas. Algunas de sus poesías devotas continúan las endechas medievales, mientras que unas cuantas poesías en honor de la Virgen recuerdan, al menos en la dicción, a las poesías amorosas trovadorescas: el ángel Gabriel "encendido de amor" como un menestral "tocando la viola dulcemente cantaba", y se le juntan otros ángeles: "déjame verte, que tu siervo goce mirando ese rostro por el que el cielo resplandece". Las poesías más interesantes de Marulić son las satírico-didácticas: firma la Confesión de las monjas sobre los siete pecados mortales, y podemos estar seguros de que son suyas Anka y Carnaval y Cuaresma: se conservan con su nombre (o iniciales), y por la fuerza de su expresión y la riqueza del vocabulario están de acuerdo con sus obras firmadas. La conversación de Anka y su abuela Rada se desarrolla en la época en que es costumbre que las muchachas se casen ("¿por qué, señora, no te casas? ... Esposita sé ya", "Muchos ... se darían a ti, / y cuanto en su casa tienen"), y eso en la época en que los jóvenes "cubiletean" (juegan a los dados). La boda se solía acordar después de los trabajos del campo, y antes del Adviento, por tanto en la época en que Marko intervenía en las plazas con sus advertencias a la juventud, así que podríamos considerar que Anka es precisamente una sucesión viva de imágenes adecuadas para la ilustración; era una de las poesías que ejecutaba, y al mismo fin también respondería perfectamente la poesía Carnaval y Cuaresma. Ambas poesías, ligadas con la época del año en que las monjas jóvenes sentían con más dureza su aislamiento, lo mismo que la Confesión de las monjas, recuerdan, por su caracter de instrucción entretenida y por la destreza al juntar lo trivial y la enseñanza moral en una lectura agradable, a las cartas a Katarina Obirtić (¿de Albertis?), escritas seguramente para ser leídas por las demás monjas del convento.

La expresión prosaica croata de Marulić está lejos de la torpeza, y su obra da testimonio de una tradición más antigua de escritura en croata: seguramente alguno de sus amigos escribían poesías también en lengua vulgar, pero no hay duda de que le dio la plenitud a esa expresión su figura, que se nos hace más interesante con cada nuevo documento y cada nuevo análisis, y nos impone cada vez más.

Hay que destacar la variedad de la actividad de Marulić: en sus obras latinas estudiaron durante siglos los estudiantes la moral cristiana; de otro lado, el buen hermano y amigo escribía para satisfacer la necesidad perentoria de sus allegados con una lectura agradable y erudita.

BIBLIOGRAFÍA SELECTA

Franjo Božićević: "Vita Marci Maruli a Francisco Natale conscripta", en: Daniele Farlati, Illyrici Sacri tomus tertius, Venetiis, apud Seb. Coleti, 1765, pp. 433-435. F. Božićević, contemporáneo y paisano de Marulić, ofrece en este texto datos sobre la vida de Marulić y cita sus obras, y aunque algunos de sus datos no han sido confirmados, este texto ha sido punto de partida de todos los estudiosos posteriores de la vida y obra de Marulić.

Vatroslav Jagić: "Predgovor" ("Prólogo"), Stari pisci hrvatski (Escritores croatas antiguos), knj. 1, Zagreb 1869, pp. 1-12. En este estudio Jagić expone los principios sobre los cuales demostrar la autoría de Marulić sobre obras sueltas, y da una serie de datos textológicos sobre obras sueltas.

Milivoj Šrepel: "O Marulićevim latinskim djelima" ("Sobre las obras latinas de Marulić"), Nastavni vjesnik, knj. VII, Zagreb 1899. Šrepel publica cierto número de poesías latinas de Marulić y en brevísimos trazos habla sobre los motivos y el estilo de esas poesías.

Petar Kasandrić: "Marko Marulić. Život i djela" ("Marko Marulić. Vida y obra"). Prólogo a Judit, Zagreb 1901, pp. XI-LXXI. En este estrudio Kasandrić da un panorama histórico-literario sistemático de la vida y la obra de Marulić.

Milivoj Šrepel: O Maruliću. O četiristogodisnjici Marulićeve "Judite" (Sobre Marulić. Sobre el cuarto centenario de la Judit de Marulić), Rad JAZU, knj. CXLVI, Zagreb 1901. En este estudio de historia literaria Šrepel habla desde un punto de vista comparatista de las obras de Marulić, especialmente de las latinas, poniéndolas en relación con la poesía mística latina del medievo.

Franjo Fancev: Nova poezija Splićanina Marka Marulića (La nueva poesía de Marko Marulić de Split), Rad JAZU, knj. CCLV, Zagreb 1933. En este tratado Fancev desmiente, por un lado, la autoría de Marulić de obras consideradas suyas hasta entonces, y por otro aporta dos nuevas fuentes que considera contienen obras de Marulić.

Cvito Fisković: "Prilog životopisu Marka Marulića Pečenića" ("Aportación a la biografía de Marko Marulić Pečenić"). Republika, god. VI, knj. 1, br. 1, Zagreb 1950. En este estudio el autor reexamina una serie de datos de la vida de Marko Marulić y aporta nuevas fuentes para investigar su biografía.

Mihovil Kombol: "O Marko Maruliću. Povodom 500-godisnjiće rodjenja" ("Sobre Marko Marulić. Con motivo del V centenario de su nacimiento"). Republika, god. VI, knj. 1, br. 4, pp. 177-185, Zagreb 1950, y como prólogo a la edición de la Judit de Marulić, Zagreb 1950. En este artículo analiza Kombol los valores poéticos de la Judit de Marulić.

G. Novak: Split u Marulićevo doba (Split en la época de Marulić), Djela JAZU, knj. 39, 1950. En el estudio G. Novak da un análisis exhaustivo del entorno político, económico y cultural del Split de la época de Marulić.

Petar Skok: "O stilu Marulićeve Judite". Zbornik Marka Marulića ("Sobre el estilo de la Judit de Marulić". Volumen Marko Marulić), Djela JAZU, knj. 39, 1950. En su estudio Skok expone los fundamentos lingüísticos del estilo de Judit, y después analiza el estilo y habla del papel del verso y de la rima en la lengua y el estilo, de los símiles, las perífrasis independientes, los catálogos y la relación personal del escritor con el relato de Judit.

Mate Hraste: "Crtice o Marulićevoj čakavstini". Zbornik Marka Marulića ("Rasgos del habla čakaviana de Marulić". Volumen Marko Marulić), Djela JAZU, knj. 39, 1950. En su estudio Hraste expone las características de la fonética, la morfología, el léxico y la sintaxis del habla čakaviana de Marulić.

Vjekoslav Štefanić: "Još Marulićevih stihova". Zbornik Marka Marulića ("Más versos de Marulić". Volumen Marko Marulić), Djela JAZU, knj. 39, 1950. En su tratado Stefanić trata el problema de la autoría de algunas poesías atribuidas a Marulić.

Josip Badalić: "Bibliografija Marulićevih djela te radova o životu i djelima Marulićevim". Zbornik Marka Marulića ("Bibliografía de las obras de Marulić y de los trabajos sobre la vida y las obras de Marulić". Zbornik Marka Marulića), Djela JAZU, knj. 39, 1950. El texto presenta una bibliografía exhaustiva de los manuscritos de las obras de Marulić, así como de sus obras impresas, latinas o croatas, originales o traducidas. En la segunda parte se encuentra la bibliografía de los trabajos sobre la vida y la obra de Marko Marulić.

Mirko A. Usmiani: "Marko Marulić". Harvard Slavic Studies, III, 1957. En este estudio Usmiani aporta una biografía de Marulić exhaustiva y bien argumentada.

Marin Franičević: "Marko Marulić i naša književna historija" ("Marko Marulić y la historia de la literatura croata"), en: Cakavski pjesnici renesanse (Poetas čakavianos del Renacimiento), Zagreb 1969. En este estudio Franičević presenta y discute ampliamente la bibliografía sobre Marko Marulić.

Carlo Verdiani: O Marulićevu autorstvu Firentinskog zbornika (Sobre la autoría maruliana de la Miscelánea de Florencia), Split 1973. Verdiani aporta una edición crítica de la miscelánea čakaviana de la Biblioteca Mediceo-Laurenciana de Florencia, con un amplio estudio introductorio sobre los textos, su proveniencia y sus características lingüísticas, intentando demostrar la autoría de Marulić.

Traducción del croata y notas de F. J. Juez Gálvez

Revisión y notas complementarias de Bratislav Lučin

Original publicado con el título de "Marko Marulić, kozmopolit i patriot" en Hrvatska književnost u evropskom kontekstu (La literatura croata en el contexto europeo). Uredili Aleksandar Flaker, Krunoslav Pranjić (Edición de Aleksandar Flaker, Krunoslav Pranjić). Zavod za znanosti o književnosti Filozofskog fakulteta Sveučilišta u Zagrebu / Sveučilišna naklada Liber (Instituto de Teoría de la Literatura de Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Zagreb / Editorial Universitaria Liber), Zagreb 1978, pp. 153-166.

Fortuna e infortunios de un libro de Marko Marulić: el De institutione bene vivendi per exempla sanctorum (Venecia 1507)

Leo Košuta

De todos los escritores croatas que, poco después de la difusión de la imprenta, pudieron afirmarse por medio de sus escritos, Marko Marulić es sin duda alguna el único que conoció cierto renombre en Europa. Esta celebridad, relativa por otra parte, no se la debe el autor dálmata, nacido y muerto en Split (1450-1524), evidentemente, a sus poemas escritos en su lengua materna, sino a sus obras latinas de inspiración religiosa y moralizante, que, por la propia lengua, pudieron llegar al público cultivado de su tiempo. Se trata de los títulos siguientes: De institutione bene vivendi per exempla sanctorum (De la institución de vivir virtuosamente según los ejemplos de los santos, Venecia 1507), Carmen de doctrina Domini nostri Jesu Christi pendentis in cruce (Poesía de la doctrina de nuestro Señor Jesucristo pendiente en la cruz, Erfurt 1514), Evangelistarium (Evangelistario, Venecia 1516), Quinquaginta parabolae (Cincuenta parábolas, Venecia 1517), De humilitate et gloria Christi (De la humildad y la gloria de Cristo, Venecia 1519), Epistola ad Adrianum VI (Epístola a Adriano VI, Roma 1522), Liber de laudibus Herculis (Libro de los loores de Hércules, Venecia 1524) y Animadversiones in eos qui beatum Hieronymum Italum esse contendunt (Observaciones contra los que afirman que San Jerónimo era italiano, Amsterdam 1666). Según una de las bibliografías más recientes[9], estas publicaciones totalizan, sólo para los siglos XVI y XVII, cincuenta y ocho ediciones. De todas estas obras, el mayor éxito lo tuvo De institutione bene vivendi per exempla sanctorum, no sólo en Europa, sino en el mundo entero. Por esta razón nos disponemos a evocar su fortuna y algunos infortunios que, por su contenido, hubo de conocer.

Veamos primero los datos bibliográficos[10]: la primera edición latina, impresa en Venecia por Franciscus Lucensis, chantre de la iglesia de San Marcos, está fechada el 10 de febrero de 1506, more Veneto ('a la usanza véneta'), es decir, el 10 de febrero de 1507; siguen diecisiete ediciones, a menudo con diferente título: Venecia (1509), Basilea (1513 y 1518), Colonia (1530, 1531, 1536), Solingen (1540), Basilea (1555), Amberes (1577 y 1584), París (1585 y 1586)[11], Amberes (1539), Colonia (1599), Amberes (1601) y Colonia (1609 y 1686). Y a éstas se añaden: una traducción italiana, Venecia (1563), seguida de once reediciones (1569, 1574, 1580, 1583, 1586, 1593, 1597, 1601, 1606, 1610), todas de Venecia, salvo una de Bérgamo (1583); una traducción alemana, Colonia (1568), seguida de seis reediciones (1583, 1594, 1602, 1614, 1694, 1697); una traducción portuguesa, Lisboa (1579), con una reedición conocida[12]; una traducción francesa, Douai (1585, y no 1604, como se creía por el único ejemplar conservado en la Biblioteca Nacional de París), seguida de cuatro reediciones (1595, 1596, 1599 y 1604), todas de Douai[13]; una traducción checa, Praga (1621); en fin, una traducción española, señalada por los diccionarios de Pierre Bayle y de Christian Gottlieb Jöcher, pero inencontrable. Tenemos en total, en dos siglos, cuarenta y cinco ediciones impresas en seis lenguas europeas.

¿Qué es el De institutio bene vivendi per exempla sanctorum? Como indica su título, es un tratado en seis libros que, en unos setenta capítulos, desarrolla cierto número de temas que atañen a la moral cristiana, ilustrados por ejemplos sacados de la Biblia, de los Padres de la Iglesia y de las vidas de los santos. Un libro piadoso, pues, con sus exempla, ciertamente medievales, pero presentados con una originalidad cuyo secreto sólo conocía el autor croata. Se trata de que Marulić, después de sus estudios de derecho en Padua y de su repentina conversión[14], decide muy en serio enseñar la moral tradicional a los hombres del Renacimiento. ¿Pero cómo? Muy fácil. Sabiendo que los ejemplos estimulan a obrar más que la palabra, sustituirá por imágenes ligadas a los héroes cristianos las imágenes de los dioses y de los héroes paganos difundidas por los Facta et dicta memorabilia de Valerio Máximo. Así adaptará la enseñanza de los místicos y de la devotio moderna a la vida cotidiana de sus contemporáneos[15].

Una obra concebida así, escrita por un autor de Dalmacia, que evocaba a los lectores cultivados la patria de San Jerónimo, un libro que además glorificaba a los santos, no podía dejar de convenir a los tiempos de la Contrarreforma. La Institutio -así la llamaremos en adelante- fue aceptada y difundida en el mundo entero.

Aunque la obra se había reeditado en vida de Marulić (Basilea 1513 y 1518), son los sacerdotes llamados reformados de Ignacio de Loyola los primeros en descubrir el valor de la Institutio. En efecto, desde 1542, apenas dos años después de la aprobación papal de la Compañía de Jesús, el P. Polanco elegiría ciertos capítulos de la Institutio para servir de lectura a sus hermanos. El P. Nadal renovaría en 1652 las instrucciones de Polanco, y en un 1567 otro jesuita célebre, Pedro Canisio, recomendaría la obra a los católicos de Baviera. De 1564 a 1578 la Institutio será igualmente lectura cotidiana de los jesuitas en sus colegios de Loreto, lugar de formación del clero destinado a ser enviado en misión a los Balcanes[16].

Libro de lectura casi cotidiana para los jesuitas, la Institutio sería libro de cabecera de San Francisco Javier. Es bien sabido que este primer compañero de San Ignacio, al marchar de Venecia hacia Portugal y las Indias, no tomó consigo más que su breviario y un ejemplar de la Institutio, exactamente la edición de Colonia de 1531[17]. Es algo menos sabido que durante todo su viaje por las Indias, el Asia Oriental y Japón, San Francisco Javier no leía más que esta obra. Uno de sus compañeros, el P. Bago, dejó sobre este punto un testimonio formal: "...el P. maestro Francisco no lee ny studia sino en su libro", escribe desde Goa en 1549. El ejemplar que perteneció al santo se conservó en Madrid hasta 1931, fecha en que ardió con la biblioteca de los jesuitas durante la Batalla de Madrid [18].

Propagada por los jesuitas, la Institutio no fue por ello privilegio de ellos. Por iniciativa de Jacopo Nardi, el historiador florentino que abrazó los ideales de Savonarola y las ideas republicanas contra los Medici, otro florentino, el dominico Remigio Nannini[19], tradujo la Institutio al italiano y la imprimió en Venecia en 1563, con la intención de divulgar entre los legos el contenido de esta obra, que unía la enseñanza tradicional y el pensamiento de Santo Tomás en las nuevas condiciones de la reforma católica. Pues Marulić, hay que decirlo, es el representante exacto del humanista cristiano, tal como lo define Étienne Gilson[20].

Si los traductores alemanes, a lo que parece, tenían en 1568 la preocupación de preservar la fe de sus compatriotas ante la ofensiva protestante (y los exempla de los santos tuvieron su papel, pues Marulić no enseña a rezar a los santos, sino aconseja imitarlos), el fraile menor Marcos de Lisboa, muy conocido en su patria, pensaría más bien en la edificación y el perfeccionamiento de los fieles venidos al catolicismo por obra de San Francisco Javier.

O livro, el libro por antonomasia, era no menos popular en las colonias portuguesas; de suerte que, además de las dos ediciones conocidas de 1579, debió de conocer otras, al menos una después de 1566[21].

Única en su género es la traducción checa de la Institutio del escritor Šimon Lomnický z Budče, que no escogió para su edición de 1621 más que algunos capítulos referentes a las virtudes de la paciencia y del martirio: en efecto, en la batalla de la Montaña Blanca su patria había perdido su independencia bajo el asalto de las fuerzas imperiales católicas[22].

El éxito de dos traducciones alemanas, las de 1568 y 1582, empujó a Paul Dumont, funcionario de la ciudad de Douai, excelente en la traducción de diversas obras de espiritualidad[23], a traducir también la Institutio de Marulić a "nuestra lengua belga" ("notre langue belge"), como escribió él mismo en el prefacio de su primera edición de 1585[24]. En efecto, y no ha de olvidarse, Douai se encontraba en ese momento en los Países Bajos españoles, y no se reintegraría a Francia hasta 1667. Pero desde hacía cierto tiempo Douai albergaba, además de una imprenta, una universidad francesa cuya Facultad de Teología, particularmente brillante, haría pronto la competencia a la de Lovaina. La atmósfera religiosa de los Países Bajos españoles no era la de Francia, de suerte que las publicaciones católicas impresas en Douai, como ha escrito Albert Labarre[25], pasan sin controversias y están consagradas a la edificación. La obra de Marulić que Dumont publicó con el título de Le Thésor des faictz et dictz mémorables des hommes saincts et illustres (El Tesoro de los hechos y dichos memorables de los hombres santos e ilustres), "pour s'en seruir comme d'vn Valere le Grand entre les Catholiques" ("para servirse de ella como de un Valerio Máximo entre los católicos"), conoció un éxito enorme. Tanto que en veinte años se reimprimió en Douai cuatro veces más.

Aunque las ediciones de Douai estén hoy poco representadas en las bibliotecas francesas (con la excepción de Douai y Amiens, sólo Burdeos, Lila, Nantes y París conservan un ejemplar de la edición de 1604)[26], el mayor eco lo encontró la Institutio entre las élites francesas. Y así entró la Institutio en edición latina, con otras obras de Marulić, en la Biblioteca Real (Bibliothèque Royale), donde estas publicaciones se registran en el catálogo impreso de 1742[27]. Según Miodrag Ibrovac, la Institutio se leyó en Port-Royal y Racine la habría tenido entre sus manos; pero no parece que haya ejercido una influencia real en la célebre abadía[28].

A decir verdad, hicieron célebre la Institutio en Francia y Europa Pierre Bayle y su Dictionnaire historique et critique (Diccionario histórico y crítico). Se sabe que Bayle consagró en la segunda edición de su Dictionnaire una reseña particular a Marulić[29], no para ensalzar la obra, sino para echar la culpa a su traductor Dumont, que había modificado el texto original de la Institutio en un capítulo particularmente delicado: aquel en el que Marulić afirma que en ciertas circunstancias mentir está moralmente permitido. Y citando una frase del famoso jesuita Martín del Río, que, rechazando la doctrina de Marulić, aprueba la conducta de Dumont[30], Bayle añade su exclamación indignada de filósofo: "¡Oh, la mala moral!" ("Oh. la mauvaise morale!").

Como la reseña no agota el tema, Jean Dayre analizó en su momento la obra de Marulić, comparando el original con la traducción de Dumont, y llegó a la conclusión de que el traductor se había pasado de la raya[31]. Desgraciadamente su análisis tampoco es completo, pues no explica cómo pudo perpetrar Dumont una falsificación tan a la ligera, y además en un caso tan importante. En realidad, si Bayle hubiera podido consultar la primera edición de la traducción de Dumont -y parece no haber consultado ninguna-, habría podido leer en el prefacio que el original latino había sido sometido previamente a la censura de los teólogos de la Universidad de Douai[32]. Así al menos habría sospechado que el capítulo modificado por Dumont había resultado de esa censura. Y avanzando en la pesquisa, habría podido comprobar que la doctrina sobre la mentira, tal como la expone Marulić, fue condenada completamente por la Iglesia. El hecho es inédito, pero no menos seguro: el capítulo en que Marulić habla de la mentira había sido puesto en el índice por la Inquisición para ser expurgado. Dejemos a Bayle y abordemos la segunda parte de nuestro propósito, pues aquí comienzan los infortunios de nuestra obra.

¿Cuándo, cómo y en qué condiciones se puso la Institutio en el Indice? En el estado actual no es fácil responder a todas estas preguntas. El caso Marulić está enmarañado y no todos los documentos que se refieren a él se han podido verificar. Se trata de las actas del Santo Oficio y de las de la Congregación del Índice, conservadas sólo en parte e inaccesibles al público. Parece, en todo caso, que la Institutio entró en el Índice de la Inquisición en fecha bastante tardía. En efecto, no la encontramos entre los libros prohibidos por el Concilio de Trento, ni en los demás índices impresos en el siglo XVI[33]. Es importante señalar que Marulić no se encuentra en ningún índice impreso en el siglo XVII surgido de la Congregación del Índice, fundada en 1587 para aliviar de trabajo al Santo Oficio, ni tampoco en particular en los publicados en 1607, 1624, 1632 y 1640 [34]. Sin embargo, encontramos en ellos una larga lista de compatriotas de Marulić: Matthias Flacius Illyricus (Matija Vlačić Ilirik), Matthias Garbitius (Matija Grbac), Marcus Antonius de Dominis (Markantun Gospodnetić-de Dominis) e incluso Mauro Orbini, este último por haber mencionado en su Il Regno degli Slavi (El Reino de los Eslavos) algunos nombres de herejes cátaros de Bosnia; pero Marulić no aparece en absoluto. Es, sin embargo, cierto que la Institutio se encuentra en el índice del inquisidor español Bernardo de Sandoval y Rojas, cardenal y arzobispo de Toledo, publicado en Madrid en 1612, después reimpreso en 1619 en Ginebra por un editor calvinista, con el fin de sembrar la confusión entre los católicos. En efecto, habiéndose difundido el índice español en pocos ejemplares, y el de Ginebra vendido barato, algunos autores creyeron que las dos publicaciones eran una chanza de los protestantes[35]. La Institutio de Marko Marulić se encuentra, en todo caso, entre los libros prohibidos de la llamada segunda clase, esto es, entre las publicaciones de las que sólo debían suprimirse o expurgarse (expurgandi) algunos pasajes. Estos últimos están indicados en la segunda parte del Index, y conciernen al capítulo sobre la mentira que Dumont había modificado en su traducción francesa. La frase en que Marulić resume su doctrina: "Haec sunt quidem iustae atque interdum etiam (ut diximus) necessariae fingendi et mentiendi cause" ("Éstas son las causas justas y a veces -como hemos dicho- necesarias del fingimiento y la mentira"), ha sido censurada, por supuesto[36].

Observemos que el ejemplar del que se sirvió la Inquisición es el editado en Amsterdam en 1584, que la redacción del Index se terminó el mismo año y que la autorización para su impresión no la recibió el cardenal Sandoval del Papa Paulo V hasta el 26 de enero de 1612.

Puesto en el Índice, todos los ejemplares de la Institutio debían ser expurgados de los pasajes heréticos, bajo penas muy graves: suspensión a divinis, confiscación del libro, fuerte multa o prisión. Así fue expurgado el ejemplar del que se sirvió San Francisco Javier con tinta negra; lo sabemos gracias a Georg Schurhammer[37], pues los otros hagiógrafos del santo prefieren -a lo que parece- no mencionar tal hecho. Fue expurgado, asimismo, otro ejemplar de la Institutio, la editio princeps hoy conservada en la Biblioteca Universitaria de Coimbra[38], lo que prueba que también la Inquisión portuguesa puso la obra en el Índice.

¿Sería la inclusión de Marulić en el Índice en España y en Portugal, precedida por la autocensura en los Países Bajos españoles, obra del celo de algunos inquisidores? ¿O habría sido ordenada como consecuencia de la petición de los teólogos de Douai, respaldados o no por el jesuita Del Río, que desaprobaba, con algunos matices, la doctrina de Marulić? Parecería probable, si no supiéramos que la Institutio había sido blanco de los inquisidores mucho antes de 1612. Hace poco que Giuliano Catoni descubrió en los Archivos Diocesanos de Siena un documento que prueba que un ejemplar de la Institutio (precisamente la edición de Venecia) le había sido requisado por la Inquisición en 1564 a un librero sienés, y quemado junto con las obras de Maquiavelo, que se le hallaron por azar al mismo librero[39].

Las razones por las que la Institutio se encontraba en el índice local son desconocidas, pero las actas del proceso indican que el desdichado librero prefirió huir de Siena antes que sufrir los constreñimientos de la Inquisición.

La Institutio fue, pues, requisada y quemada en Siena, mientras que en el mismo momento, justo en 1563, Remigio Nannini, el ilustre teólogo encargado por el Papa Pío V de la edición crítica de las obras de Santo Tomás, publicó la traducción italiana en Venecia con todos los pasajes incriminados sobre la mentira, que, no lo olvidemos, figuran en todas las reediciones hasta 1610.

¿Hace falta insistir sobre que lo que sucedió en Siena pudo pasar en otras partes? Sicilia, Nápoles, Milán formaban parte entonces del Imperio Español, y no sabemos nada sobre lo que otros inquisidores diocesanos hubieran podido decidir en otras regiones y en otros países. ¿Cuántas requisas más, cuántos autos de fe más podría relatar la Institutio? Habent sua fata libelli: la obra de Marulić tendrá quizá un destino particular en la historia de la circulación del libro impreso[40].

Sea como fuere, la Institutio no se recobró del golpe recibido en 1612. Los jesuitas la abandonaron a principios del siglo XVII. Aquí y allá aún sería reimpresa, y no sabemos si con los pasajes censurados o sin ellos; otras ediciones contendrían solamente extractos, etc. Digamos, en suma, que la Institutio no sobreviviría al Siglo de las Luces.

¿Qué conclusión podríamos extraer de nuestras investigaciones?

Cae por su propio peso que hay que proseguir y profundizar en estas pesquisas. Habrá que explorar mejor los inventarios de las bibliotecas de los conventos y de los personajes célebres, no sólo para seguir la difusión de la Institutio, sino también para verificar en qué medida se siguieron las instrucciones de la Inquisición. Es probable que se encuentren los nombres de otros personajes ilustres que poseyeron la obra de Marulić y que quizá la hayan citado. Pero en conjunto se percibirá pronto que este libro de piedad no influyó a una corriente particular del pensamiento católico, aunque parcialmente -pero no en el sentido querido por Živojin Boškov- sirvió al movimiento católico en la lucha contra la Reforma[41]. En efecto, la Institutio no es una una enciclopedia moral de su tiempo, como pretende Marin Franičević, sino un libro que, como demostró San Francisco Javier, quiere enseñar a sus lectores cómo pasar sin libros. Con toda lógica, Erasmo desconocía a Marulić, aunque este último había saludado con entusiasmo la aparición de la obras del ilustre humanista de Rotterdam[42].

En cuanto al lugar de Marulić en las letras croatas, deberá insistirse menos en su llamado "espíritu medieval" y buscarse más sus fuentes de inspiración en el Antiguo Testamento y en los autores de la Antigüedad Clásica: deberá pensarse en su Susana, su Judit bíblicas (¿de dónde le viene a un croata el sueño de un héroe femenino allí donde entre los serbios Miloš Obilić es ya una realidad?); se deberá analizar mejor su poema Davidíada, cuya inspiración bíblica -como bien presintió Mirko Tomasović[43]- no favoreció su publicación; en fin, se deberá estudiar su Institutio, que le valió la condena de la Inquisición.

Traducción del francés de F. J. Juez Gálvez

Original publicado por primera vez en Les croates et la civilization du livre: Actes du Ier Symposion International de'Études sur l'Aire Culturelle Croate... publiés par Henrik Hegger et Jeaninne Matillon, París, Presses de l'Université de Paris-Sorbonne, 1986, pp. 55-66 ("Fortune et infortunes d'un livre de Marko Marulić: le De institutione bene vivendi per exempla sanctorum (Venise, 1507)").

Agradecemos al magister Bratislav Lučin el habernos facilitado el texto de la nota, según la indicación del propio autor en comunicación epistolar en croata al Sr. Lučin de fecha 15.VII.2000.

De la institución de vivir virtuosamente según los ejemplos de los santos

Marko Marulić

LIBRO PRIMERO

CAPÍTULO VII

Del evitar la avaricia

[...] Cirilo, obispo de Jerusalén, después de la dormición en el Señor de San Jerónimo, cuenta escribiendo a Agustín que hubo cierto monasterio en las partes de la Tebaide de casi doscientas mujeres, ciertamente santas, si no hubieran mancillado la belleza de la santidad con la fealdad de la avaricia. Había arraigado en ellas la pésima costumbre de no admitir en el convento a ninguna que no trajera cierta suma de dinero. A una de ellas, cuyo ánimo, consagrado a Dios, repugnaba de tan profano negocio, se le apareció en sueños Jerónimo, ordenándole que se apresurara a anunciar a las demás que si, arrepintiéndose, no dejaren en el acto esa exacción, se cerniría sobre sus cabezas el castigo ya dispuesto por Dios. Y habiéndoseles contado esto en la comunidad de todas, se lo tomaron a risa, considerando que era un delirio de una mujeruca que desvariaba como las viejas y que no contaba las verdades como eran. Repitiendo ella la noche siguiente e igualmente una tercera las mismas visiones ante todas de nuevo, enconadas con ella, la echaron, escarneciéndola con oprobios, disponiendo Dios para ella que no desapareciera, claro, como Lot con Sodoma, justo con pecadores. Y en efecto, apenas había cruzado la mujer la cerca del monasterio cuando el propio monasterio, sacudido hasta los cimientos por un terrible fragor, aplastó a las demás en su hundimiento, de suerte que de tamaño número ni siquiera una fue hallada tomando el último aliento al borde de la muerte después de aquel suceso. Y así machacados miserablemente sus miembros, de una vez todas en tan breve momento perecidas, definitivamente dieron fin tanto a su avaricia cuanto a su vida.

Traducción del latín de F. J. Juez Gálvez

Original tomado de: Marko Marulić, Institucija, I, Split 1986, pp. 338-339.

Evangelistario

EVANGELISTARIO
DE MARCO MARVLO
SPALATENSE.

Traducido de Latín en Romance por Bartolomé
Fernández de Reuenga Presbytero, natural,
y Preceptor de Gramática
de Siruela.

Dirigido à la Excell. Señora Doña Ana María de Velasco y de
la Cueua, Condesa de Siruela, Señora de Roa,
y su tierra, &c.

CON PRIVILEGIO.
En Madrid, por Iulián de Paredes, Año de 1655.
A costa del dicho Impressor: véndese en su casa en la calle
de la Concepción Gerónima.

***

PRÓLOGO
DE MARCO MARVLO
sobre su Euangelistario

De la manera que se juzga auentajarse en estimación y precio entre las piedras preciosas el diamante, entre las marmoleñas la Ophites serpentina, entre los metales el Oro, y assí como el Sol es tenido por la más resplandeciente y hermosa de todas las estrellas, assí también tiene eminencia y excelencia sobre todas las ciencias aquella que llaman Éthica, que es la parte de Philosofía que pertenece y trata mucho del adorno de las costumbres y vida. Pues como ninguna cosa aya en el hombre más loable que la virtud, ni más abominable que el vicio, ¿qué cosa deue parecer más excelente y más digna de abraçarse que aquella doctrina que instruye y enseña al mismo hombre de qué manera se aparte de la malicia y sea estudioso de la bondad? Mas aunque en este tan esclarecido género de enseñar se digan muchas cosas sabia y agudamente inventadas y tratadas de los Filósofos, ¿quién con todo esso es tan insipiente y temerario que se atreua por alguna parte a comparar aquellas cosas con estas que a nostoros diuinamente se nos entregaron? Ciertamente que pudieron errar los Filósofos mismos, como erraron en muchíssimas cosas, porque eran hombres; mas Dios, porque èl solo es de sabiduría consumadíssima y perfectíssima, de ninguna manera puede engañarse o errar. Deste Señor Dios, pues ninguna cosa ay más verdadera, ninguna más sabia que èl, nos proponemos en este Tratado auer de recebir las Leyes y preceptos de viuir, y amonestamos a los demás a que los reciban. A los quales preceptos y Leyes si procuráremos obedecer, no serà el precio la misma virtud, como dixeron los Estoycos, mas la paga que se allegarà y darà à la virtud, serà por mortalidad inmortalidad, por corrupción incorrupción, por miseria bienauenturança, y finalmente serà lícito gozar del mismo Dios, auiendo cumplido sus mandatos; y nos alegrarèmos con la perpetua vista de aquel que con su luz alumbra todas las cosas, con su sabiduría las gouierna y con su potencia las sustenta. Ninguna cosa nos podrà faltar para consumada, y perfecta felicidad, quando fuéremos recebidos de su Magestad y gloria, la qual ninguno puede hablar, ni aun pensar. Pues para que finalmente podamos llegar à tan inmenso y incomprehensible bien, escudriñamos las Instituciones y hechos del viejo y Nueuo Testamento, de los quales es Dios el Autor. Tres cosas principales son las que se nos mandan guardar en estos, Fè, Esperança y Caridad. La Fè, para que creamos ser cosas muy verdaderas las que Moysés y los Profetas y las que Christo y sus Apóstoles inspirados por el Espíritu Santo hablaron. La Esperança, para que cumpliendo las cosas que se nos mandan, de ninguna manera desconfiemos auer de recebir aquellos premios que nos fueron prometidos. La Caridad, para que ninguna cosa hagamos ni digamos si no es lo que creemos auer de ser agradable a Dios y que ha de aprouechar à los hombres. Y porque qualquiera cosa que se nos manda auer de hazerse o huirse pueda harto cómodamente referirse à estas tres, declararèmos vnas cosas de las que emos de escreuir debajo del título de la Fè, y otras debajo del título de la Caridad: afirmando ninguna cosa totalmente agena del sentido y autoridad de las Escrituras. Assí que ninguna cosa que enseñare serà mía, sino diuina, y sacada fiel y sencillamente del mismo tesoro de los santos y sagrados Libros, para que lo que aquí dixere sea tan verdadero como la misma verdad. Porque he determinado y propuesto de no apartarme en ninguna parte de la Ley ni del Euangelio, sino yendo discurriendo por los espacios de vna y otra Escritura, ir cogiendo à cada passo las cosas que nos parecieren más necessarias, y disponiéndolas y ordenándolas en siete libros, declararlas con la mayor diligencia que pudiere, y ofrecerlas à los que quisieren leerlas y aprenderlas. Ninguna cosa estrangera se engerirà en estas, porque no parezca que tenemos necessidad de la agenas: tan solamente saldràn à luz y dirèmos las que son nuestras, pues son bastantes para darnos abundantemente à la mano lo necessario en tratar toda materia de costumbres. No iràn vntadas ò embarradas con algún afeite de color peregrino y estraño, sino contentas con sola la pureza de sí mismas. Demás desto esta obra se intitularà con nombre de Euangelistario, aunque contendrà dichos y exemplos no solamente del Euangelio, sino también de la Ley. Porque quantas vezes que queremos que se entienda y señale el todo por la parte según la figura que llaman Synéchdoche, deue imponerse el bocablo de aquella parte que parece más insigne y principal. Por lo qual leemos en muchos Autores algunas vezes Popa (que es la parte postrera de la naue) por toda la naue, y ánima por todo el hombre. Y también cómo se auentaja el Euangelio à la Ley, porque en la Ley estauan las señales de las cosas futuras que vemos cumplidas en el Euangelio. Allí estaua la figura y las sombras; aquí està la verdad y la luz deseada, que deshaze y desvanece la obscuridad de las sombras. Allí nos habló Dios por sus sieruos, aquí por su mesmo Hijo. Y entonces estáuamos muertos en Adán, aora vivimos en Christo. Explicada finalmente la proposición de las cosas que acometemos y emprendemos tratar, y mostrada la razón del título ò sobreescrito, lo que resta es que ayudándonos el Espíritu Santo, y dándonos su soplo y viento fauorable, abramos las velas para nuestra nauegación, y començemos la obra propuesta desde la Fè que deuemos à Dios.

[Evangelistario (1655), pp. XI-XIII.]

Parábolas

SÍGVENSE
CINQVENTA PARÁBOLAS
de Marco Marulo.

*

PARÁB. I.
De la Fè Christiana

Avía tres mozas cuyos nombres eran éstos: Verdad, Duda, Falsedad. Encontrándose con éstas cierto hombre que quería caminar azia Ierusalén, las rogò le mostrassen el camino para no errar, por ser dèl ignorante. La Verdad le mostró el camino, que era muy derecho y muy cierto; auisándole que ni se apartara a la diestra ni a la siniestra, si no quería andar descarriado y apartado del camino que deuía tener. Mas la Duda le dixo con cara vn poco suspensa, y temblándole los labios, que dudaua si por ventura fuesse assí como la verdad afirmaua. Pero la falsedad negò totalmente ser assí, y le mostraua otra senda mucho diferente. El hombre, no sabiendo a quál de las tres que tan variamente sentían diera crédito, después que preguntando supo los nombres de cada vna de ellas, juzgò prudentemente auerse de creer a sola la Verdad. Entrando, pues, en el camino, llegó allà donde quería.

Esta Parábola de la Fe nos demuestra que los que creen en Christo no yerran, porque Christo es la Verdad (Ioan. 14.). Mas el dudar es de los Philósofos, que ninguna cosa cierta afirman. Y el sentir cosas contrarias fue de Gentiles, que confessauan y adorauan no a vn solo Dios, sino muchos. Assí que sólo aquél tiene el camino de lo recto y bueno, que cree a la Verdad, que es Christo. Creyendo en Christo se llega a la celestial Ierusalén, a donde èl subió (Ioan. 12.). Donde yo estoy, dize, allí estarà también el que me sirue. Mas de qué menera [sic] serà sieruo de Christo el que duda, o el que no cree? En verdad que este tal es ministro de infidelidad, no de Christo.

PARÁB. II.
Del que duda en la Fè

Estando vn hombre edificando vna torre, puso parte del fundamento sobre piedra firme, y parte sobre arena. Echado ya el fundamento, como ya huuiesse leuantado bastantemente alto el muro con piedra quadrada de cantería, aquella parte que auía sido fundada en suelo muelle y blando, aplanándose y cayéndose todo el edificio, se arruinò, de tal suerte que también la otra parte, que auía sido fundada al parecer muy fuerte y maciça en piedra, cayò juntamente con ella: porque todo lo que se apega à cosas que están para caer, siendo tocado con la ruina de ellas, no puede estar en pie ni permanecer. Entonces aquel hombre, como huuiesse gastado casi todo lo que tenía en hazer la dicha torre, faltándole el dinero, no pudo reparar las cosas que se auían caído. Finalmente puesto en mucha pobreça, y caída su ánima grauemente de dolor, començò à acongojarse, porque huuiesse hecho poco prudentemente en poner el fundamento de la dicha torre.

Tal es aquel que se persuade que las cosas que son de la Fè Christiana en parte son verdaderas y en parte las duda. Porque aunque en el entre tanto ponga mucho cuydado en èl hasta el fin de la vida, y juzgue que ha aprouechado muy mucho, y confíe que ya ha de ir à recebir los premios de la bienauenturança, con todo esso después passando de esta vida à la otra, echarà de ver auer sido en gran manera engañado; y le pesarà tarde de no auer creído perfectamente todas las cosas que fueron recibidas de la Iglesia. Porque la Fè entera da à las virtudes el mérito del galardón eterno, no aquella Fè que està corrompida con algún escrúpulo de duda. Porque los árboles fructuosos también auiendo sido heridos en alguna parte de la raíz, echa à tierra sus frutos antes de madurarlos. La raíz de las virtudes es la Fè: y si en ella alguna cosa alguien titubeare, en valde se espera el fruto de la bienauenturada inmortalidad, como està escrito (Prou. 10): La esperança de los malos perecerà.

[Evangelistario (1655), pp. 705-707.]

Comentario sobre las inscripciones de los antiguos

de Marko Marulić para Dmine Papalić

Como tú, interesado por la antigüedad de manera admirable, queridísimo Dmine, me preguntabas muchas cosas sobre las letras y las inscripciones antaño en mármol esculpidas y escuchabas lo que entonces se me ocurría, no contento todavía me pediste además que te entregara aquello mismo, expuesto con más detalle en papel. Y aunque esta empresa parecía desigual a las fuerzas tanto de mi capacidad como de mi conocimiento, puesto que hay que explicarla más por conjeturas que por un seguro conocimiento de la verdad, acepté sin embargo hacer lo que pedías, para que no haya nada en que te negare mi aplicación a emprenderlo y realizarlo a ti, que estás unido a mí por estrecha cercanía y que mereces lo mejor de mí. Así pues, procuraré escoger de lo mucho lo poco que parezca más digno de recuerdo. [...]

Intentaré enseñar qué indican las palabras truncadas y las letras sueltas. Por eso cualquier cosa que necesite de más apropiada explicación la aclararé como pueda.[...]

Tú, empero, querría que al leer atendieres a cuánto valoraron aquellos varones de la antigüedad, que aún veneraban a ídolos vanos, no al Dios verdadero, la virtud ya del alma, ya del cuerpo. Y en efecto, quienes estaban dotados de aquélla acostumbraban dedicarles imágenes, erigirles arcos y columnas, construirles magníficamente sepulturas y ornárselas con elegías, para que a los difuntos no les pereciera junto con la vida la gloria de sus hazañas, sino que también a los descendientes les fuera conocida. Sepas, sin embargo, que eso fue glorioso sin duda para los que se afanaban no por la gloria, sino por la virtud, esto es, para los que se ocupaban más de ser que de parecer probos, modestos, constantes, pudorosos, sencillos, justos, perfectos y cumplidos en todos los aspectos. No ha, pues, de buscar la gloria el magnánimo y proclive a la eternidad en los hombres, sino en Dios; ha de deleitarse no en las estatuas, no en las pinturas, no en los rótulos, que son sin duda frágiles y efímeros, sino ha de anhelar sólo lo celeste, que no tiene fin. [...]

EN SALONAS (SOLIN)

Hasta ahora te he interpretado los monumentos extranjeros, queridísimo Dmine Papalić, ahora abriremos los de nuestros mayores, que, caídos por doquiera, contemplé cuando vagábamos por los escombros y ruinas de Salonas, y entre tanto, revolviendo en mi ánimo cuán grande fue un tiempo la gloria de nuestro suelo patrio, repetía yo gimiendo el verso virgiliano: "Fuimos troyanos, fue Ilio e ingente / la gloria de los teucros" [(Virg., Eneida II, 325-326)]. Ahora, nada. Cuál, pues, y cuán grande se había erguido esta ciudad, que dejó de ser, igualada con la tierra por los godos, no sólo lo atestiguan sus reliquias, sino también lo revela la autoridad de la historia antigua y de sus autores. Pues el propio Estrabón en su libro de Geografía declara que Salonas es un emporio de los dálmatas, y de los propios dálmatas: "Ese pueblo -dice- muchos años hizo guerras contra los romanos" [(Estr., Geogr. 7, 5, 5)]. [...]

A esto se añade que el emperador Diocleciano, natural de Salonas, se ganó por su valor y sus hazañas ser elevado al imperio de los romanos. Depuesto luego el imperio, vivió vida privada en su patria chica. Y cuando hubo devuelto a Roma a su dignidad original, prefirió envejecer aquí como un ciudadano particular que imperar en Roma; hasta ese punto lo había cautivado la amenidad del lugar, así como el ocio tranquilo en el retiro. Subsiste su edificio cercano a Salonas, que nuestros mayores comenzaron a habitar después de la caída de la Ciudad; ahora es nuestro solar natal, que llaman Espálato (Split). Pero realmente está semiderruido y en parte destruido; sin embargo por la belleza de sus murallas y torres y por el ornato de sus puertas elegantemente construidas muestra cómo era hasta lo que se arruinó por antigüedad o por daño de los enemigos. Yérguese aún el templo un tiempo consagrado a Júpiter, ahora dedicado a Domnio mártir -arzobispo de Salonas-, como una gran torre de forma redonda y angulosa. Y su muro, como ves, consta de una piedra cuadrada y de una construcción reticulada; dentro está apuntalado por ocho columnas ingentes, en las que se asientan otras menores, cuatro de las cuales, de mármol purpúreo, se levantan junto con otras hasta la bóveda del techo. Por fuera tiene a su alrededor un peristilo de veintidós grandes columnas, y éste de noble mármol sinádico. Además, ante el umbral del templo y del propio vestíbulo se extiende un atrio espacioso, rodeado de grandes columnas, también talladas en mármol frigio, con las que se apuntalan arcos impuestos, de suerte que en ninguna parte de Roma encontrarás tantas, tamañas y tales columnas dispuestas en un solo lugar. [...]

Ve, finalmente, cuán grande es la mudanza de las cosas humanas, cuán grandes los giros o más bien juegos de fortuna, nunca sencillamente complaciente. Nada se tiene siempre firme en la tierra, nada es estable, nada permanece en el mismo estado, ni ciudades, ni imperios. Así pues, fuera de la tierra, fuera de las sendas del año y del sol debe buscar el hombre la felicidad que a los que viven en piedad y justicia con largueza les dispensa, perenne y perpetua, Dios todopoderoso sobre el cielo.

Traducido del latín por F. J. Juez Gálvez

Original en: Marci Maruli Opera Omnia, XVII, Split (en preparación; por cortesía de Bratislav Lučin).

De la correspondencia personal de Marko Marulić

I

Marco Marulo Adolescente Dálmata al poeta Juraj Šižgorić

Desconocido te escribo una carta, y aunque nunca te haya visto, no obstante te amé antes de verte. Ésto lo ha hecho, sin duda, el mérito de tu ingenio, que nos vuelve amables no sólo a los que no vemos, sino también a los que fueron mucho antes que nosotros. Querría, sin embargo, dulcísimo Juraj Šižgorić, que no desdeñaras abrazarme, a mí, tan admirador tuyo, con recíproco amor. Pues si te es la humanidad par a tu erudición, esto, por cierto, lo que me es más grato de todo, lo he alcanzado. En efecto, veo qué fuerza de agudeza de ingenio hay en ti, siendo joven, y cuán poderosa. Y en efecto algunos de tus metros, que ya se divulgan por toda Italia, que destacan por cierta increíble y casi singular y divina erudición, han llegado también a nosotros. Y así, examinando en éstos disposición tan artística de las palabras, pensamientos tan robustos y nuevos, nadie me parece que se haya acercado más a los vates antiguos y santos.

Y a ti no te prefiero sólo a los poetas de nuestra edad, sino muy semejante te juzgo también a Nasón, Propercio, Tibulo. Pues éstos se considera que escribieron la elegía con más perfección y elegancia.

Tú, pues, amabilísimo Juraj Šižgorić -que los dioses te lo vuelvan todo bien-, haz para que del mismo modo que el nombre de tu ingenio, así el de tu mansedumbre y humanidad florezca y tu celebridad, esto es, muéstrateme ya tal cual me ves a mí respecto a ti. Y si me presentare quizá demasiado temerariamente en lo que he osado decirte, disertísimo joven, con mi seco discurso, me defenderé por el anhelo de amistarme contigo.

¡Vale!

II

Marco Marulo saluda al venerable presbítero de Brač Marko Prodić

Gratos me han sido los regalos traídos por un queridísimo amigo, tu hermano Jerónimo, pero lo más grato me ha sido oír que te muestras solícito en educar a tus sobrinos en el temor de Dios y en formarlos en las letras más humanas. Ninguna otra obra puedes realizar más acepta a Dios y más útil a la república cristiana. Sigue pues, amable condiscípulo, con ánimo fuerte para que el linaje de los salonitanos no se separe de la virtud de sus mayores. Pues vosotros provenís de la ciudad de Salona (Solin), porque, aunque después de su desdichado desastre muchas familias nobles de allí se establecieron en esta ciudad, muchas de la misma manera se detuvieron en esa isla. Pero esto lo conoces tú perfectamente por los monumentos leídos en nuestra adolescencia, que existirían también entre vosotros, de no haber sido consumidos por el fuego provocado por los almisanos (de Omiš) el año 1277 en la casa municipal.

Por los regalos recibidos y por el propio celo de tu ánimo te doy las gracias debidas. A tus propios sobrinos saluda en mi nombre y exhortación y a tu amigo Marcos ayúdalo con oraciones. Vale!

En Split, a día 10 de mayo del año 1496.

III

Al Reverendo en Cristo señor padre Jerolim Ćipiko, ilustre doctor de ambas leyes, y dignísimo canónigo del Arcedianato de Split, y señor mío, con los mayores méritos

En Venecia

Reverendo señor:

Queriendo escribiros estos días pasados me lo impidió la muerte de mi hermano Zuane (Ivan), Dios le dé paz a su alma. A su partida de aquí enfermó de fiebre en la galera, le pedimos gracia al rector para llevarlo a tierra para curarlo, y entre tanto que nuestro Valerio (Valerije) estuviera al gobierno de la galera. Esto sólo no lo pudimos impetrar, sirviéndonos todavía de los que tienen poder cabe el rector. Ha usado demasiada crueldad, Dios le dé arrepentirse de su pecado y salvarse al fin. Amén.

Piero (Petar), también mi hermano, está en cama, gravemente enfermo. Había hecho yo venir al médico Siva de Šibenik, el cual, me parece, no tiene buena opinión de su salud. Qué seguirá, no lo sé, pero siga lo que siguiere, Dios sea en todo alabado. Asaz me encuentro consolándome de que uno se ha ido de la vida presente con todos los sacramentos eclesiásticos y bien contrito en mis manos, como conviene a un fiel cristiano. El otro, también confeso y contrito, está aparejado para seguir la voluntad de Dios, en cuyas manos está nuestra vida y muerte.

Yo, entre tanto, siento en mí combatir la pasión con la razón, aunque al principio un tanto el duelo ocupa el corazón, mas tanto que finalmente no da lugar a la razón. Et hoc est donum Dei altissimi ("Esto es también don del altísimo Dios", Ecl. 5, 18), al cual doy gracias por ser mucho menores sus flagelos hacia nosotros de lo que merecen nuestros pecados. Misericordiosamente nos castiga, no para hacernos daño, sino para salvarnos in aeternum. Todas las adversidades que nos manda siempre son con el fin de nuestro bien, por eso por todas las cosas debemos rendirle alabanza, y a Él solo por todo agradecerle.

Nuevamente pensando entre mí la opresión de los cristianos por los infieles, y en la fantasía buscando la causa, vínome a las mientes hacer sobre ello un tratadillo, espero que no inútil a los que quieran leerlo con mente sana, y con razón considerar la cosa. Os lo mando con esta carta, escrito está en sermón vulgar, para que todo el mundo lo pueda entender. Si os parece que se pueda hacer algún fruto espiritual entre los cristianos, lo haréis dar a las prensas. Y en cuanto puedo indicar yo, verdaderamente creo que es así, y que así será como en él se contiene. Esto es, que la cosa irá bien si los prelados eclesiásticos y los señores mundanos quieren proveer mediante sus censuras y penas que los súbditos se corrijan de las públicas perversidades que hacen. Aliter, actum est de nobis ("De otro modo, se acabó con nosotros"), siempre la ira de Dios será contra nosotros, la cual es más estimulada por la negligencia de los presidentes que por la falta de los pueblos. Iam securis posita est ad radicem ("Ya el hacha está puesta a la raíz", Lucas 3,9), y de la ofensa de Dios nadie se da cuenta, hasta que su venganza no se extienda más allá. Oh, qué vana es la credulidad de los que creen con la fuerza de las gentes poder contristar contra la ira de Dios.

Nuevamente aquí, en las partes de Croacia, como ya antes habéis oído, habiéndose juntado quinientos caballos húngaros y croatas y estradiotes, todos valentísimos hombres y bien armados, fueron rotos y quebrados por trescientos turcos, mal armados y mal a caballo, sobre la bella llanura. En tanto que aquellos escapaban, no sabían decir por qué causa escaparon, ni por qué no tenían ánimo para resistir a tan pocos, teniendo en todas las cosas gran ventaja. Y ni siquiera todavía nos damos cuenta de que no es la fuerza del enemigo la que nos oprime, sino el furor divino.

Hoy llegó la nueva confirmación, para los que la han visto, cómo tres mil caballos de Skender bajá han depredado el país de los Slovigni (Eslavonia) hasta Zagreb, sin obstáculo, en tanto que llevaban prisioneros gran número en rebaño, como animales, de bueyes, pécoras y jumentos, tantos cuantos podían llevar. Que si el rey no puede cuidar de su dominio, no sé cómo cuidará del de otro. Manifiestos son los signos de la ira de Dios, y pocos son los que la consideran, incluso esperando en la ayuda de las fuerzas humanas. La cual esperanza, empero, es vana, leyendo la obra lo podréis conocer. Opto te bene valere in Domino ("Te deseo buena salud en el Señor").

M. Marulus tuus ("Tuyo, M. Marulo")

Desde Split, 1501, día 19 de julio.

Recomendadme a la Señoría del Reverendísimo Abad de Bergognoni, nuestro, por su humanidad, amicísimo. Si soy bueno para alguna cosa, estoy a las órdenes de su Señoría. Jesucristo lo mantenga en su gracia. Amén.

He hecho una obrita en nuestra lengua materna, en rima, dividida en seis libros, en la cual se contiene la historia de Judit y Holofernes, hícela esta cuaresma pasada y se la dediqué al micer Primicerio nuestro. Está compuesta more poetico ('a la usanza poética'), venid a verla, diréis que también la lengua eslava tiene su Dante. Me hacer presumir demasiado el atrevimiento que tengo con vos. Iterum valete ("Otra vez adiós").

IV

Al Reverendo en Cristo Señor Jerolim Ćipiko, ilustre doctor de ambas leyes, dignísimo Canónigo y Arcediano de Split, y señor mío, con el mayor honor

En Venecia

Reverendo señor:

Escribí por otra mía de la prematura muerte de mi hermano Zuanne (Ivan). Ahora, sin dar descanso al cálamo, os anoto también de la muerte de Piero (Petar), otro hermano mío, el cual junto conmigo habiendo atendido a Zuanne (Ivan) mientras estuvo enfermo, creo que de él cogió la enfermedad; era una fiebre, como dijo el médico, pestilencial, al entrar el decimoquinto día echóle el alma del cuerpo. A tiempo hícele confesar y comulgar, murió como buen cristiano. Esto es lo que me hace estar un tanto consolado, aunque sea el caso muy desdichado. En el espacio de veintitrés días privarse de dos hermanos jóvenes, gallardos y de bien, cuya conversación cada gran hastío fácilmente me lo aliviaba. Así ha sucedido, así ha sido la voluntad de Dios, sit nomen Domini benedictum ("Bendito sea el nombre del Señor", Job 1, 21). Él los había dado, Él los ha quitado, cuando a Él le plugo. Quicumque patimur peccata meruerunt ("Todo lo que sufrimos lo han merecido los pecados"), mejor nos trata la divina clemencia de lo que merecemos. De toda cosa doy gracias a su Majestad, siendo cierto que todas las adversidades que nos manda nos las manda con el fin de nuestro bien, para que castigados nos enmendemos, enmendados nos hagamos dignos de la eternal salvación y beatitud preparada para nosotros a constitutione mundi ("desde la creación del mundo"). Non vult Dominus mortem peccatoris, sed ut convertatur et vivat ("No quiere el Señor la muerte del pecador, sino que se convierta y viva", Ezeq. 33, 11). Aunque no me lamento de la fortuna, sino doy gracias a Dios, y si esto es poco, vengan sobre mí cuantas miserias hay en el mundo, sólo que nunca esté yo privado de la gracia de Jesucristo nuestro Salvador. Teniendo la cual los santos mártires, cuanto más graves suplicios sufrían, más gozaban. Si Deus nobiscum, quis contra nos! ("Si Dios está con nosotros, ¿quién contra nosotros?", Rom. 8, 31).

Con tales y semejantes razones, a los alientos suelo resistir a las pasiones del presente duelo, ni tampoco me siento tan fuerte que no tenga necesidad del consuelo de otros, máxime de vuestras cartas, a mí siempre gratísimas. Así que os ruego no os sea tedio, cuando podáis, escribirme alguna cosilla de vuestra salud y bienestar. Bonum vestrum nostri infortunii temperamentum est. Valete feliciter. ("Vuestro bien es templanza de nuestro infortunio. Id con felicidad.")

M. Marulus tuus ("Tuyo, M. Marulo")

Desde Split, 1501, día 26 de julio.

V

Al Reverendo en Cristo padre señor Jerolim Ćipiko, ilustre doctor de ambas leyes, dignísimo mío, con el mayor honor

En Venecia

Reverendo señor en Cristo:

Escribí la última mía por micer padre Tomás, arcipreste nuestro, de nuestros infortunios, cuyo cúmulo en el presente ha crecido con la enfermedad de nuestra señora madre. Ha caído en gravísima fiebre, de tal modo que sólo Dios la puede librar de ella y devolverle la salud. Todos los demás remedios le han hecho en vano, de ningún modo para mejorar, sino las fuerzas vitales van menguando, ni siquiera puede masticar la comida, tanta debilidad siente aún en las quijadas, pero con alimentos sorbidos le sostenemos la vida como mejor podemos. Dios sea alabado.

Ved ahora en que condición me hallo. He perdido dos hermanos en un mes y ahora estoy a punto de perder también la madre, si Jesucristo no la sana milagrosamente. Y si esto me ocurriese en algún otro tiempo, sería menos malo, pero ahora que me he quedado solo en el gobierno de la casa, lo cual hasta ahora no me había pasado, y cosa no usada me da mayor pesadumbre. Si no esperara el regreso de Valerio (Valerije) <...> lo dejaría todo y atendería a mis cosas, pero por amor suyo me conviene atender al asunto de la casa. Y en esto me ha faltado la ayuda de la madre, para mayor molestia y fatiga mías, así que me hallo embarazado por todos los cantos, como el que se halla en una gran tempestad con la madera frágil y desarmado. Mi sola esperanza está en Dios, Él por su piedad y misericordia liberándome de tantas tribulaciones, me conducirá al puerto del sosiego espiritual. Y yo, expedito de embarazos mundanos, consumiré el resto de mi vida en cosas que serán para loa de su Majestad y la salvación del prójimo, y la purgación de mis pecados. Por los cuales, en cuanto pienso que me conviene confersarlos, las antedichas adversidades me han sucedido merecidamente. Iustus es Domine et rectum iuditium tuum. ("Justo eres, Señor, y recto tu juicio", Salmos 118, 137) Sed forsan et hec olim meminisse iuvabit, cum animum revocabimus in Deo consolati ("Pero quizá convendrá recordar también esto un día (Virg., En. 1, 203), cuando llamemos de nuevo al espíritu consolados en Dios").

Os escribí de aquella obra nuestra ejemplar. Si no se ha comenzado a imprimir, mandádmela por algunos días. Si así hacéis, en seguida os la mandaré de vuelta, mejor corregida y enmendada. Y si no se puede, paciencia, responderemos a los lectores de ella, o a nosotros, los autores, con las palabras del poeta Marcial a Avito, diciendo: Sunt bona, sunt quedam mediocria, sunt mala plura que legis hic, aliter non fit, Aviter, liber ("Hay cosas buenas, hay algunas mediocres, hay muchas malas, / las que lees aquí: de otro modo no se hace, Avito, un libro", Mart. 1, 16).

De nuestro Antonio d'Alberti, creo que ya habéis sabido por otros cuántas oscuras traiciones ha usado contra nosotros antes de la muerte de nuestro hermano Piero (Petar), y después cuánto odio manifiesto sin culpa ni razón, sólo porque le parece que a él no le puede hacer bien alguno si a otros no les hace mal. Yo le perdono cada ofensa por amor de Dios, aunque más de una vez me he turbado entre mí, pero los estímulos de la ira los he rebatido con el dicho divino: Mihi vindicta et ego retribuam, dicit Dominus ("A mí la venganza, yo haré justicia, dice el Señor", Rom. 12, 19). Y así cada cosa he llevado con paciencia, como también he descrito en sonetos, de los que, pues que creo tendréis algún placer, os mando, junto con ciertos otros, los cuales he hecho, al no saber de otro modo aliviarme el hastío que padezco. Y a fin de poder ser mejor en tales angustias consolado, hice algo hermoso que no había visto antes; haced que os vea, aunque tendré ocio de poderos ver, entre tantas ocupaciones que aquí y allá me distraen en el presente, y no me dejan reposar. Rogad a Dios que pronto de ellas me libre, et me mihi restituat, ut et tuus esse possim, quem semper opto. Bene valere ("y me restablezca en mí mismo, para poder ser también tuyo, lo que siempre deseo. Te deseo salud.").

Desde Split, el año del Señor de 1501, el día segundo del mes de noviembre.

Recomendadme al reverendísimo nuestro monseñor abad Borgognoni, si algo puedo por su Señoría, estoy siempre a sus órdenes, de lo poco que puedo, pero también poco asaz le debía ofrecer todo.

Marulus tuus ("Tuyo, Marulo")

VI

Al reverendo en Cristo presbítero Giacomo Grassolario, varón dotado de virtud y erudición, amantísimo de mí y carísimo para mí.

En Venecia

A Giacomo Grassolario, presbítero, lo saluda Marco Marulo

Mucho de mí te (ha dicho) el Jerolim mío, e igualmente tuyo. Pero así siente él de mí, cuanto de tu carta enviada a mí colijo, como quien ama con vehemencia. Y sucede ciertamente que la loa de tales es mayor que la verdad. Tú me consideras tanto cuanto él mismo se ha convencido. Por consiguiente, has comenzado a amarme y deseas ser correspondido. Y en ello reconoces ciertamente qué clase de varón eres, que te muestras partidario de todo lo mejor. Eres digno, pues, tú, a quien yo a mi vez ruego que, aunque encuentres en mí menos de lo que has oído, no te enfríes en tu propósito de una amistad en la que me esforzaré por responderte con todas mis fuerzas. Este afecto ferviente tuyo o lo venceré o lo igualaré. ¿Pues qué me es más agradable, qué más grato que la benevolencia y la humanidad de tales cual tú eres? Amen otros las riquezas, los honores, los placeres, a mí nada me puede ser más caro que poseer amigos, y sobre todo los amigos a los que une el común culto de la verdadera y sincera devoción a Dios. De tu carta descubro fácilmente cuánto te deleita la contemplación de las cosas divinas. Mientras nuestro amor dependa de eso, será perpetuo. Y en efecto siempre aman los que continuamente meditan cosas sempiternas. "Éste es mi precepto -dijo el Señor-: que os améis unos a otros". Y para que no juzgáramos suficiente el amor vulgar con el que se aman entre sí los hombres del siglo, añadió: "como yo os he amado" (Juan 15, 12). No nos introduce en el amor de la carne, sino del espíritu, no de los cuerpos, sino de las almas. Del amor, pues, de este modo, nace la concordia santa y salutífera de la que el mismo dice: "Si dos de vosotros conviniereis sobre la tierra en pedir cualquier cosa, os lo otorgará mi Padre, que está en los cielos. Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos" (Mat. 18, 19-20). Así pues, congreguémonos, carísimo Giacomo, no por hacerse encontradizos nuestros pasos, aunque ello también me sería gratísimo, sino más bien por voluntad par e igual de nuestros corazones. Y Cristo estará en medio de nosotros. Nuestro amor nos enderezará no a otra parte sino al amor de Dios. De éste la absolutamente ignorante antigüedad de los gentiles eleva y celebra con jactancia a no sé qué cuatro pares de amigos. ¿Pero qué son ellos a nuestra caridad? Sea, se amaron ferviente, fiel, constantemente, ¿pero hasta dónde, pregunto? Ciertamente no más allá sino hasta donde vivieron, lo que fue brevísimo. La pronta muerte trajo la discordia a los que descendían a los infiernos, donde no mora amor alguno, sino un sempiterno horror. Pero en la pía caridad de los que creen en Cristo incluso después del final de esta vida persevera continuamente, nunca cesa, nunca se termina. Entonces empezamos a amar sobremanera, cuando de esta redondez de la tierras, en que somos peregrinos y advenedizos, nos mudamos a la patria celestial. "La fe, la esperanza, la caridad -estas tres-; pero la más excelente de ellas es la caridad" (1 Cor. 13, 13). Puesto que aquellas dos cesarán cuando, es sabido, lo que se espera se posea y lo que se cree se vea. Pero ésta perdurará eternamente. "Dios es amor, y el que vive en amor permanece en Dios, y Dios en él" (1 Jn. 4, 16). Seremos, pues, amigos perennes y perpetuos y de verdad, si amándonos mutuamente nos encendiéramos uno al otro con asiduos coloquios y con frecuente intercambio de cartas a amar al único que "antes nos amó" (1 Jn 4, 10) y "dio la vida por nosotros" (1 Jn 3, 16).

Al pie de la carta, considerando sobre la presente nulidad de los hombres, que ha crecido hasta el colmo, me preguntas cuán cercana creo que está la venida del Anticristo. Ningún creyente discute que vendrá el Anticristo. ¿Pero cuándo vendrá? Podemos conjeturar, no podemos discernirlo, diciendo el Señor: "No os toca a vosotros conocer los tiempos y los momentos que el Padre ha fijado en virtud de su poder" (Hch. 1, 7). Y en otro lugar: "De aquel día -dijo- y de aquella hora nadie sabe, ni los ángeles del cielo ni el Hijo, sino sólo el Padre" (Mat. 24, 36). No porque el Hijo sepa algo menos que el Padre, siendo el Padre y el Hijo una sola cosa (cf. Jn. 10, 30), sino que el Padre porque le comunica al Hijo, y el Hijo no sabe, porque a nadie se lo revela. No obstante, los signos que precederán al Juicio se evocan en el Evangelio, y parte de ellos creemos que han acontecido, parte esperamos que acontezcan. Arrecian las guerras, campean las pestes, aprietan las hambres (cf. Lc. 21, 11). Pero aún no aparecen las demás cosas que predicen lo venidero en el sol y la luna y las estrellas (cf. Mt. 24, 29; Mr. 13, 24-25; Lc. 21, 25). Entre tanto no nos conviene saber más de lo que debemos saber. El arcano de Dios, que está oculto, dejémoslo oculto. Pero su Juicio siempre temamos. "Ni siquiera sabe el hombre si es digno de amor o de odio" (Ecl. 9, 1). Es por eso estúpido vivir demasiado negligentemente porque Cristo retrasa su Juicio. Aunque viniere Él después de muchos miles de años, la muerte, sin embargo, no puede estar lejos de nosotros; aunque invadiere la vejez extrema, se apresura, corre, vuela, está a las puertas. Pues breve et irreparabile tempus / omnibus est vite ("breve e irreparable el tiempo / para todos es de la vida", Virg. En. 10, 467-468). Y entonces somos juzgados por primera vez, cuando de aquí salimos. Y ya que ni una hora siquiera podemos añadir a nuestra vida, vivamos así hoy, como si mañana hubiéramos de morir. No te relato esto por la razón de enseñarte algo a ti, a quien todo es más conocido que a mí, sino para que tú a tu vez me despiertes con tus exhortaciones, para no entorpecerme nunca seducido por alguna tentación de ternecito asueto. Si me amas, cuídate de hacerme mejor, no añadirme más loas. Y no sólo te amo como óptimo varón, sino también como óptimo sacerdote te honro. Soy todo tuyo, porque tú todo de Cristo. ¡Vale!

Año de la Salvación Cristiana 1502, 3 de marzo. En Split.

VII

Al reverendo en Cristo Señor Giacomo Grassolario, señor mío carísimo

En Venecia

Venerando señor:

Te doy la gracias por nuestra obra recién impresa por cuidado tuyo. Y si por redactarla algo mereció mi labor, ruego a Dios que me sea común contigo.

Y de lo que ahora está en mi mano ayúdame con tus preces para poder terminarlo. Puesto que no es de modesta reflexión querer escribir de la imitación de Cristo y ocuparse de la doctrina de una vida más perfecta. Si el Señor, en cuya loa se desarrolla tal cosa, me ayudare y favoreciere, espero en el espacio de un año satisfacerte en eso, como me pediste; y ya bastante -según creo- habría hecho, si no me lo hubiera impedido, por ausencia de mi hermano, el cuidado de las cosas de la casa. Ahora, liberado al llegar él de este incomodo, me ceñiré a acabar la obra que había interrumpido, y de mejor grado porque me animas tú, que, aunque aún no me has visto, me amas.

Entre tanto te enviaré la vida del beato Jerónimo, escrita estos días por nosotros, en cuanto que la pueda tener de aquellos a los que se la pasé para que la copiasen. Algo más en ella encontrarás que lo impreso con sus obras. Y para que no parezca que recomiendo lo mío, hablo no de la belleza del decir -pues yo soy hombre sencillo-, sino de la historia. Y si te gustare, procurarás que se imprima. Pero si no, ahórrate el gasto; quizá alguien, a quien, como dice Horacio, "le dio con boca redonda la Musa hablar" (Arte poét. 323-324), provocado por nuestro ejemplo, hará lo mismo con estilo más exquisito y pensamientos más graves. Entonces yo soportaré de grado que se destruya lo nuestro. Pues nada en la vida deseo tan deseosamente como que alguien escriba algo de este santo, de quien soy muy aficionado, digno de él, lo que confieso que yo de ningún modo he conseguido. En efecto, conocerás que al escribir me faltaron facultades, no voluntad. ¡Vale!

En Split, el 4 de abril del año del Señor de 1507.

Tuyo, Marco Marulo

Da las gracias en mi nombre al reverendo presbítero Francesco [de Consorti], de Lucca. Ocho códices de nuestra obrilla, impresa por cuidado tuyo, me envió como regalo, cumpliendo lo dicho en el Eclesiastés: "Da de lo tuyo a siete y aun a ocho" (Ecl. 11, 2). Déle Dios que, terminado el tiempo de esta vida, que se cuenta con el número siete, alcance el ocho de la vida eterna (cf. Salm. 90, 10). Nada hay que pueda desearle mayor o mejor. ¡Valed ambos en Cristo Señor siempre! Amén.

VIII

Al venerando presbítero y jurisconsulto pontificio Giacomo Grassolario, señor mío, el mayor honor. En Venecia

A Giacomo Grassolario, jurisconsulto pontificio, Marco Marulo lo saluda.

Al regresar de ahí mi hermano Valerio (Valerije) me contó que nuestra obra De la imitación de Cristo quedó contigo, para imprimirse por obra tuya (como tú mismo propusiste). Por esta causa ciertamente me alegro grandemente, porque por ti, hombre egregio y doctísimo, saldrán finalmente a la luz mis desvelos. Espero, en efecto, que más les llegará de estima y gracia por tu prestigio que por mi labor, aunque prolongada. ¿Pero quién será quien desconfíe, habiendo encontrado tal patrono, de no ver al punto satisfecho su deseo? Aunque yo no deseo que esto sea, como deseoso de alcanzar gloria alguna de los hombres, porque buscarla es vicio de arrogancia, sino como afanoso de servir a los más, lo que es propio del cristiano. Pues Cristo, el caudillo y señor nuestro, todo lo que dijo, todo lo hizo, todo lo destinó a la salvación de otros. Y como en la obra que recibiste propuse al mismo como digno de imitación para todos los doctores de nuestra religión, para encaminarse a la virtud y alcanzar la beatitud perenne, no dudo de que muchos leerán con más avidez tales cosas escritas por nosotros, después de haber sabido que también a ti, varón de juicio preciso y de fe sincera, te pluguieron.

Por eso me será gratísimo si me informas cuanto antes de cómo está la cosa, esto es, si la obra antedicha se ha empezado ya a imprimir, si ya en breve volverá a nosotros, de donde partió. Puesto que no pocos de los nuestros, que la leyeron antaño, la desean ahora copiada y completa de los impresores, y ciertamente más porque esperan tenerla enmendadísima por tu ciudado y tu diligencia. Si entre tanto tu Marulo pudiere serte útil en alguna de tus cosas, sírvete de él libremente; lo hallarás obediente a tus palabras. Vale.

Desde la plaza de Split, el año del Salvador de 1515, 26 de abril.

IX

Al reverendo en Cristo Señor Giacomo Grassolario, señor mío, máximo honor. En Venecia.

A Giacomo Grassolario Marco Marulo lo saluda.

Como en estudioso de mis escritos, óptimo varón Giacomo, te ocupas ante todo con tus impresores para que aquéllos salgan a la luz, me pediste que también te enviara los comentarios cuyo título es De la imitación de Cristo. Tú, si juzgares la obra digna de pública impresión -pues tengo en muchísimo tu juicio-, cuídate de que se imprima. Y si merezco alguna merced del Señor por la labor, la compartiré contigo. Pues es de ley y justicia que, así como los que escriben la disciplina de la vida virtuosa y beata esperan alguna recompensa de Dios, así lo mismo también esperen para sí los que se cuidan de publicarla.

Los arquétipos nuestros que ahora envío, devuélvenoslos después de copiados por los tipos de los impresores, al mismo tiempo envíame también algunos ejemplares de nuestro Evangelistario y recomiéndame muchísimo a nuestro Francesco de Consorti, a quien hace ya tiempo envié como regalo el Evangelistario mismo y quien me reenvió más, para no parecer ingrato. ¡Vale, y cuando se haya impreso esto, espera más cosas!

25 de agosto [de 1516].

X

(A Katarina Obirtić)

[perdido el principio de la carta]

[...] sean pacientes en la adversidad, sumisas en la comodidad, obedientes a las mayores, humildes para las otras, clementes para las más jóvenes, amables para todas, sencillas en el vestir, dóciles en los usos, mansas ante el reproche, quedas en el hablar, razonables en todo, agradecidas en la oración, voluntariosas en el ayuno, atentas en toda obra espiritual, y sobre todo fuertes en la fe, firmes en la esperanza, fervientes en el amor. Serás de cada una espejo de bondad y santidad, si llevas tal vida en salud, cual prometes en la enfermedad. ¿Ves cuánto aprecio hago de tu enfermedad? ¿Y tú, sin embargo, quieres que le ruegue a Dios salud? Ya al terminar yo de hablar, sin querer en ello apartar por completo tu amor, ruego su gracia para que -sin mirar los pecados del que le ruega, sino la bondad de aquella por la que se ruega- que te dé salud, y como a la salud tal fortaleza que no sean dignas de menor salvación las obras de tu salud, sino que sea bastante la paciencia de tu enfermedad; eso lo conceda quien con el Padre y con el Espíritu Santo vive y reina Dios por los siglos de los siglos.

Amén.

Y ahora te ruego, si en este hablar mío callas a alguna el consuelo de tu enfermedad, que ni tú dejes de dar consuelo a tus hermanas, que se sentirían un tanto flojas en su cuerpo, especialmente a sor Jerónima, de la que realmente estaría triste de oír que está mal. Consuela también a su hermana Dobrica, que, también enferma, no es tan cuidadosa consigo misma como con ella. El Señor Dios sea consuelo de ambas y de todas vosotras.

Todavía os ruego a todas que oréis, no por mi salud, porque no sé cuánto me favorece, ni por la prolongación de mi vida, porque toda vida sobre la tierra es breve, ni por ningún bien de este mundo, porque todo es vanidad, sino sólo que él sea clemente y misericordioso con mis pecados. Pues bienaventurados aquellos a quienes le son perdonadas las injusticias, y bienaventurado el hombre a quien no le reprochó el Señor pecado. A Bira, hermana mía y vuestra, confortad amablemente, para que no cese de afanarse junto contigo y con todas las demás al servicio de Dios hasta el día final. Pues dice el Señor: "El que perseverare hasta el fin, ése será salvo" (Mc. 13, 13). El tiempo corre, los días pasan veloces, la muerte se acerca, ya está en la puerta, llama y nos dice: Estad preparados, voy por vosotros. "Dichosos los siervos a quienes, cuando viene el Señor, hallare en vela" (Lc. 12, 39).

A la señora abadesa, como a una madre estimada en Jesucristo, recomendadme humildemente, pidiéndole la gracia de que ella también se digne alguna vez a mentarme en sus oraciones, y como a los pobres agracia con la limosna, que así agracie al pecador con la oración, tanto más cuando es más pobre quien no tiene buenas obras, sino quien no tiene buena vida.

La paz y la gracia de Jesucristo nuestro Señor con todas vosotras siempre. Amén.

XI

A la estimada señora Katarina Obirtić, monja de la orden de San Benito, escribe Marko Pečinić con humilde reverencia y cortés saludo.

Estimada en Jesucristo y por la santa orden y los honrados sentimientos digna de todo honor señora Katarina:

Muchas gracias por el pescado que ayer me enviasteis, y tanto más porque al comérmelo no sólo robustecí el cuerpo, sino aún el alma. Y ello porque me acordé, como se lee en el Génesis, en el primer capítulo, que los peces fueron creados el quinto día (Gén. 1, 20-21). Después de ese quinto día medité los cinco sentidos de nuestro cuerpo, cuánto es de necesidad que los guardemos del pecado y los dirijamos a las virtudes y bondades espirituales, si no queremos quedar atrapados en el lazo del diablo como pez en la red. Y la primera mirada debemos separarla de las cosas que nos conducen al mal y al peligro. Pues dice el Señor en el Evangelio: "Si tu ojo estuviere enfermo, todo tu cuerpo será tenebroso" (Mt. 6, 23). Por eso el rey santo David en el salmo rezaba diciendo: "Señor, haz que pasen sin ver la vanidad mis ojos" (Salm. 119, 37). Hemos, pues, de volverlos a las cosas que nos arrastran a buen fin, como mirar y reflexionar las criaturas de Dios, cuánto cada criatura en su ser es perfecta, con qué orden están todas las cosas ordenadas, con cuánta belleza ornadas, con cuánto poder y razón regidas y mantenidas. Y así reflexionando sobre las criaturas subiremos con nuestras mientes arriba hacia el Creador, y pensando su poder, sabiduría y bondad, nos guardaremos, cuanto nos sea posible, de pecar contra él, si nos esforzáremos en obedecerlo y complacerlo sobre todo. También nuestro oído hemos de dirigirlo a escuchar las buenas doctrinas, y las obras de los santos, y las palabras de Dios, y apartarlo de escuchar la vanidad, y las palabras deshonrosas y las calumnias de las lenguas maledicentes. Pues en el Eclesiástico está escrito en el capítulo veintiocho: "Cerca tus oídos de espinos y lengua malvada no escuches" (Eclo. 28, 28). Aún debemos poner nuestro olfato en cosas necesarias, que por su olor se conocen cuánto favorecen o perjudican nuestra vida, y hemos de apartarlo de los olores vergonzosos y vanos, como son el almizcle, la algalia, el ládano y demás semejantes a ellos, que no huelen a hombre sino a animal, porque de animal se recogen esos aromas. Aún nuestro gusto esté en la comida y la bebida razonables, y eso cuanto es suficiente para la vida, y no cuanto codicia la voracidad de la garganta, por cuyo pecado Adán y Eva fueron expulsados del paraíso (Gén. 3), Noé escarnecido por su hijo (Gén. 9, 18-27), Lot engañado por sus hijas (Gén. 19, 30-38), Esaú vendió a su primogénito (Gén. 27, 1-45), muchos del pueblo israelita perecieron en el desierto (Núm. 11, 4-34), los hijos del preste Helí fueron muertos por sus enemigos (1 Sam. 2, 11-4, 22). Al final de tales está dicho por boca del juez celestial Jesucristo: "¡Ay de vosotros, los que ahora estáis hartos, pues tendréis hambre!" (Lc. 6, 25). Aún nuestro tacto hemos de evitar, cuanto sea posible, para no tocar ni cuerpo ajeno ni nuestro donde tocando se puede prender la chispa de la lujuria corporal. Y en verdad dicen que robusto es el que no siente tocándolo: no se puede llevar el ascua en el regazo sin que arriba alumbre.

A estos cinco sentidos semejaban los cinco reyes a los que Josué sorprendió en la caverna y allí los mató y enterró (Jos. 10, 16-27). Y después de éstos reinó en la tierra de promisión. Y nosotros si no abatimos a nuestros cinco sentidos en la caverna de nuestro cuerpo y allí los enterramos, para que fuera entre sí no yerren buscando deleites externos, no podremos nunca reinar con Josué nuestro Jesús en la tierra de promisión, que está en la Jerusalén celeste en el reino eterno. Son cinco ventanas por las que los ataques pecaminosos entran en el alma para derrotarla mortalmente.¡Oh alma mísera, que estás por doquier abierta a tus enemigos! De eso se quejaba el profeta Jeremías diciendo: "La muerte ha subido por nuestras ventanas, y penetró en nuestras moradas, acabó con los niños en las calles, con los mancebos en las plazas" (Jer. 9, 20). Y si ponemos una guardia cuidadosa y buena en esas ventanas, créeme, no entrará el enemigo en nuestra ciudad ni podrá tomar la fortaleza de nuestra alma, sino estará y vivirá segura y libre, acompañada de compañía de virtud. Los sentidos corporales son como naves, y el alma es

[faltan probablemente dos hojas de texto]

así por fin llegó a Nínive, y predicó como se le había ordenado. Dejemos ahora que Jonás señalaba al Hijo de Dios enviado por Dios Padre para predicar al mundo, y para morir para salvar a otros, y al tercer día resucitar, y después darnos a conocer que nosotros también aún hemos de resucitar. Ahora veamos de esa obra de Jonás qué enseñanza podemos alcanzar; y expresando respecto al significado espiritual, diré para enseñanza nuestra cuanto con mis pocas mientes pueda apreciar. Jonás es un pecador que huye ante el rostro de Dios cuando accede a sus santos mandamientos, y sin preocuparse de dar a otros buena enseñanza ni de palabra ni de obra, se embarca a Tarsis. Tarsis se interpreta como busca de diversión. Se embarca, por tanto, y viaja el pecador buscando y recogiendo diversión de los deleites mundanos, de la lujuria de la carne, y fastos de vanidades pasajeras, y mientras se opone y resiste contra la voluntad de Dios, se yergue en la tempestad: de allá le sopla un viento de soberbia, de ahí de vana gloria, de acá de gula, de acullá de deseo de honor y dignidades, y así de distintos vientos de muchos pecados es asaltado, pues a ellos se somete. Y consintiendo a tales ataques cayó en pecado, y en seguida que pecó mortalmente, fue tragado por el diablo infernal. Tres días le estuvo al diablo en el vientre, porque hay tres cosas en el pecado: consentimiento, obra y deleite. Después el pecador, volviendo a la razón de su juicio, se arrepiente de la mala obra, y por la misericordia de Dios liberado de las manos del diablo vuelve a Dios obediente a sus mandamientos, de quien alejado se había en su desobediencia, y entonces aprovechó no sólo a sí mismo, sino también a otros más, que estimulados por su buena enseñanza volvieron a la penitencia de sus pecados. Y así Nínive, y el alma que por su pecado había de perecer, se salvó por la penitencia. Los que estaban en el barco con Jonás también tenían tempestad y peligro de perecer, pero cuando de entre ellos lo hubieron echado, quedaron en quietud, éstos son gente justa y buena, que, al acoger en su compañía a algún mal varón de feos sentimientos, se encuentran en la tempestad de muchos ataques y en peligro de pecar. Pues como dice el Apóstol Pablo: "Las conversaciones malas estragan las buenas costumbres" (1 Cor. 15, 33). Y alejándose esa buena gente del mal hombre, quedan en la paz de la vida virtuosa y encomiable. Apartémonos, pues, de la mala compañía, si no queremos caer en el mal, y asociémonos con la buena gente, cuyo solo rostro es suficiente para guardarnos de toda indecencia, y no sólo su ejemplo.

Así, aún mirando ante mí el pescado, y el misal de la Escritura trashojando, llegué al Santo Evangelio, y me puse a pensar que los pescadores, que eran pescadores pobres y sencillos, predicaron la fe de Jesucristo, y por ellos se convirtió el mundo, de modo que los pescadores fueron honrados por los césares, los pobres por los ricos, los sencillos por los sabios de este mundo. Ninguna fe fue más perseguida, y ninguna más se multiplicó. Los romanos sometieron bajo ellos el mundo, pero no pudieron someter la fe cristiana. ¡Oh cosa grande y extraña! Los santos mártires muriendo vencieron, y los que los mataron quedaron vencidos, porque al final se sometieron a la fe que habían perseguido. ¿Quién es tan terco e incrédulo para, valorándolo, no dejar toda duda de herejía alguna, y después de esa experiencia no conoció que es la fe nuestra verdad, es más, purísima verdad, y ya perfectamente creyente no se afanará y será fiel? No digo que dudaría yo ni un poco de que dudáis vosotras, que día y noche alabáis a Jesucristo y su fe, sino porque me admiro de que entre nosotros se encuentran otros herejes, gente sin juicio, cegada en sus mientes para peligro suyo.

Y en cuanto atañe a ti y a mí y a todos los fieles, hermana honrada en Jesucristo, igual a la comparación de vuestro pescado aún me acordé de la parábola que dice: "Es semejante el reino de los cielos a una red que se echa en el mar, que recoge peces de toda suerte; y llena la sacan sobre la playa, y los peces buenos los recogían y ponían en canastos, y los malos peces los arrojaban fuera. Así será, dice, al final: los buenos serán separados de los malos, y aquéllos serán guardados en el canasto de la dicha celestial y eterna, y éstos arrojados al fuego eterno del ardiente infierno" (cf. Mt. 13, 47-50).

Nosotros, pues, para no ser condenados y arrojados en tan terrible juicio, afanémonos -acábete yo mi charla a propósito de vuestro pescado- en cumplir lo que dice el beato San Juan Evangelista en el postrer capítulo, donde dice que, cuando Pedro y algunos discípulos fueron a pescar, y en toda la noche no pescaron nada, se hizo de día, y vieron a Jesús en la playa, que les dijo: "Echad la red al lado derecho y hallaréis". Cuando así hicieron, no podían las redes, tan llenas estaban de peces (cf. Jn. 21, 3-6). Nosotros en nuestra juventud pescamos por la noche, en la oscuridad de este mundo, cegados por el temporal engaño del deleite y de las vanidades diversas, que están al lado izquierdo. Ahora, habiéndose ya hecho de día, alumbrados por el juicio de nuestras mientes, complazcamos a nuestro Salvador, comencemos ya a tirar las redes al lado derecho en nombre del buen Jesús, y con la ayuda de su gracia llenaremos las redes de nuestro corazón de obras justas, buenas y santas, y Él dirá: "Traed los peces que habéis pescado, id y comed, id benditos de mi Padre, gozad del reino preparado para vosotros desde la creación del mundo" (cf. Mt. 25, 34).

Si yo comí con tales y tan dulces sabores los pescados que me regalasteis, os pido por el amor de Dios que, bromas aparte, [faltan dos o tres palabras] hagáis que esta pesca mía no sea en vano, y que vosotras os acordéis a menudo de tales sabores, que gustados espiritualmente, realmente cada dulzura de este mundo os parecerá amarga.

La paz y la gracia de Jesucristo con vosotras y las demás vuestras. Amén. A Bira, mi hermana, saludad amablemente de mi parte y confortadla en Jesucristo, que sea paciente en sus enfermedades, esperando la salud eterna en el reino de los cielos ante el rostro de Dios, y que lo haga el que todo lo puede. Amén.

Traducción del latín (I, II, VI, VII, VIII, IX), del italiano (III, IIII, V) y del croata (X, XI) de F. J. Juez Gálvez

Originales publicados en:

I: Hrvatski latinisti / Croatici auctores qui Latine scripserunt. I. Iz latiniteta 9-14. stolječa. Pisci 15. i 16. stolječa / Ex monumentis Latinis saec. IX-XIV. Auctores saec. XV et XVI, Priredili / Diqesserunt [sic] Veljko Gortan i Vladimir Vratović, Pet stolječa hrvatske književnosti, knjiga 2, Matica hrvatska - Zora, Zagreb 1969, pp. 234 y 236 (tomado de: Juraj Šižgorić, Elegije i pjesme, tekst priredio V. Gortan, u izboru preveo i uvod napisao N. Šop, JAZU, Hrvatski latinisti 6, Zagreb 1966, pp. 76-77 (originariamente publicado en Elegiarum et carminum libri tres, Venecia 1477)).

II: Bratislav Lučin, "Marulićevo pismo bračkom svečeniku Marku Prodiću", Colloquia Maruliana IIII (Split 1995), p. 110.

III-IX: Marko Marulić, "Sedam pisama" (pisma na talijanskom priredio, preveo i bilješkama popratio Miloš Milošević; pisma na latinskom priredio, preveo i bilješkama popratio Branimir Glavičić), Colloquia Maruliana I (Split 1992), pp. 34-52.

X-XI: Josip Bratulić, "Poslanice Marka Marulića Katarini Obirtić", Colloquia Maruliana VII (Split 1998), pp. 30-33; Marko Marulić, Duhom do zvijezda. Izbor i predgovor: Bratislav Lučin. Mozaik knjiga, Biseri hrvatske književnosti, Peto kolo, svezak 27, Zagreb 2001, pp. 478-486.

Marko Marulić y su epístola al Papa: resonancias históricas de un llamamiento sin eco

Grytzko Mascioni

1520: La agresión turca acecha Split, las correrías se hacen tan frecuentes que pueden considerarse un verdadero sitio. La amenaza es feroz y cotidiana, y los habitantes están abandonados a su suerte en una lucha angustiosa por la supervivencia. En otra parte conflictos de poder, luchas dinásticas, intrigas diplomáticas, la otra cara de la medalla luminosa del Renacimiento, distraen a los poderosos y a los pueblos de una Europa que hace caso omiso de las llamadas desesperadas y de las peticiones de ayuda que llegan desde una ciudad al límite. Siglos después la situación se repite. Y la indiferencia vuelve a responder a la desesperación.

Merece la pena establecer un contraste: el contexto histórico del primer cuarto del siglo XVI, en sus trazos esenciales, se refleja y reproduce en la fin de siècle del XX. ¿Hasta qué punto se tocan las semejanzas? ¿Hasta qué punto se pueden señalar diferencias conspicuas? Bajo la superficie rutilante de la postmodernidad triunfante y globalizante, estas últimas más bien parecen escasear. Cuando se sabe vislumbrar la esencialidad de los fenómenos, saltan a la vista las fuertes analogías entre la explosión mediática de hoy y la invención y difusión de la imprenta, el uso de armas cada vez más sofisticadas y la adopción de la artillería por parte de los ejércitos de las grandes potencias, la conquista del espacio y el descubrimiento de nuevos continentes y nuevas rutas oceánicas, los flujos migratorios y la presión de las masas orientales que se mueven de Este a Oeste.

La cultura aparece inerme, ahogada por la Realpolitik, estrangulada por los intereses económicos. Aparentemente en plena lozanía, capaz de maravillas, pierde toda influencia efectiva cuando se sale de su propia esfera, del papel decorativo que le asigna incluso quien, entre los grandes mecenas, sufre su fascinación. Afortunadamente encuentra un premio en sí misma: la certidumbre de existir, de retomar un pasado revisitado con instrumentos afinados, de prolongar en el tiempo una aspiración de valores ecuménicos que enraizan en la más antigua tradición que ha visto confluir en las aguas manantías grecorromanas la revolucionaria aportación judeocristiana. Es la cultura que registra el asomo de una primera y verdadera autoconciencia nacional, que junto al latín de los Humanistas ejemplarizado sobre modelos áulicos y franqueado del uso corrupto medieval cultiva y ennoblece el propio hablar materno ofreciéndole la dignidad de la escritura.

Marko Marulić es un ejemplo insigne y al mismo tiempo velado de una nobilísima discreción civil: lego de hondísima fe religiosa, ciudadano sin otra ambición que su propio progreso intelectual, artista de honda sensibilidad humana, se ilustra en el latín podado de las escorias combatidas por su contemporáneo Erasmo, pero a diferencia de él da voz a su propia gente en el croata que también el pueblo puede percibir, frecuentando además la lengua amiga que desde la península italiana se ha impuesto a toda Europa. Pero aquí ha de subrayarse la fuerza del grito de dolor que le rasga la visión vivida de su patria amenazada y violada. Por desgracia, no sabe que el martirio está destinado a renovarse en los siglos, y de modo quizá aún más feroz hasta anteayer. Esto basta para invitarnos a una meditación severa sobre la persistencia de la inhumanidad en el corazón humano, del egoísmo en el concierto disonante de las naciones.

Traducción del italiano de F. J. Juez Gálvez

Original publicado en Marulićevi dani 2001. Znanstveni, književni i izdavački program (22-25. travnja), Književni krug Split - Marulianum, Split 2001, p. 60 ("Marulić e la lettera al Papa: risonanze storiche di un appello senza eco").

Epístola al Papa Adriano VI

EPÍSTOLA DEL SEÑOR MARKO MARULIĆ
DE SPLIT AL PAPA ADRIANO VI
SOBRE LAS DESGRACIAS QUE NOS GOLPEAN
Y EXHORTACIÓN A LA UNIÓN Y PAZ COMUNES
DE TODOS LOS CRISTIANOS

†

***

Al reverendo padre Dominik Buća de Kotor, de la Orden de los Predicadores, profesor de Teología, Marko Marulić lo saluda en el Señor

Habiendo asistido con bastante frecuencia a tus sermones ante el pueblo -pues me deleitaban muchísimo-, me pediste, y además con empeño, que explicara por carta al Papa las desgracias de sus cristianos, que sufren a diario por los infieles, y asimismo que le suplicara como cabeza de la iglesia toda que no tolere al menos que las reliquias sean oprimidas de los mismos enemigos, sino que a nuestros reyes y príncipes, traídos a la concordia por su autoridad apostólica los empuje a preparar una campaña contra los infieles.

Al exigirme tú esto, no poco estuve con el ánimo en suspenso, dudando si debía cumplírtelo o rehusar. La exigencia de los acontecimientos mandaba que lo cumpliera, la dificultad de escribir que rehusara. Las lágrimas de muchos y el desdichado aspecto de los vecinos refugiados entre nosotros me empujaban a escribir, pero la conciencia de mi insignificancia me apartaba el ánimo de escribir. Pues me parecía temerario que yo, que ni soy robusto por la fuerza del decir ni por la autoridad, osara convencer de algo a un varón de más alta dignidad, tanto más de cosas que intentadas antaño con más frecuencia por otros habían ido a parar a nada. Además, habiendo considerado conmigo mismo en silencio que de ningún modo reclamarías sin la anuencia divina lo que yo desconfiaría de poder cumplir, acepté por fin hacer lo que me rogabas, confiado no en mis fuerzas, sino en la ayuda de Dios. Así pues, ayudado por el Espíritu Santo realicé la obra; y realizada te la envío, para que, si la aprobares, al punto la mandes enviar a Roma. Y si esta cosa que emprendimos llegare a término tan favorablemente cuanto deseamos, en nada querría que los atribuyeras a mi escrito, sino dale gracias a Él solo, que te inspiró a ti para que rezaras para que nos guardara, y a mí me ayudó para realizar lo rogado.

Vale y reza por mí.

A cinco de abril del Año de la Salvación de 1522.

***

AL PAPA ADRIANO VI
M. MARULIĆ DE SPLIT
SUPLICA HUMILDEMENTE

Sabedor, Santísimo Padre, de que soy, a lo sumo, de escasa autoridad o de ninguna en absoluto, y no ignorante, empero, de que te sientas en la cumbre más alta de todas las dignidades y honores que hay en la tierra, vacilaba ciertamente en mandar carta mía alguna a un varón de tamaña grandeza. Mas al que dudaba y vacilaba largamente lo empujó a escribir por fin la propia exigencia de los inminentes acontecimientos y lo convenció la mansedumbre de tu alma, propagada por doquier.

Y así empecé yo en silencio a razonar conmigo mismo: ¿si aquella mujeruca samaritana no temió conversar con Cristo, el hijo de Dios, por qué he de temer yo hablar a su vicario humilde y sumisamente? ¿No invocamos también a Dios Padre cada día para que se apiade de nosotros y Le exponemos y explicamos como si estuviera presente y nos escuchara las adversidades por las que nos vemos oprimidos? Decidí, por tanto, por esta epístola, aunque menos digna para tus oídos, para nosotros empero necesaria, explicar primero los males que sufrimos nosotros, luego el peligro que amenaza a todos los que se han encomendado a tu fe, temible no más para nosotros que estamos cerca que para los que están lejos. Y que esto no acaezca sólo en ti confiamos que puedes cumplirlo, si no cesares de ofrecer, como debes, todo tu afán y cuidado.

Éstos son los males que nos oprimen: Nos hostigan los ataques diarios de los infieles turcos, nos destrozan sin cesar; unos son degollados, otros marchan al cautiverio; saquean las posesiones, roban el ganado, prenden fuego a alquerías y aldeas; los campos, con cuyos cultivos sustentábamos nuestra vida, en parte son devastados, en parte -desaparecidos los labradores- germinan desiertos y cubiertos de espinas, no de frutos; sólo con las murallas defendemos nuestra existencia, y tenemos bastante con que las propias plazas de nuestra Dalmacia todavía no son sitiadas y expugnadas por intercesión de no sé qué pacto de difusa paz. A las solas ciudades, pues, se respeta, todo lo demás está expuesto a saqueo y rapiñas. Con todo, sin embargo, ese pérfido sin duda se dispone a irrumpir también en las propias ciudades, y a nuestros señores los venecianos, de los que ahora se finge amigo, a declararles la guerra abiertamente, habiendo oprimido los reinos de otros. ¿Pues cómo puede ser amigo de cristiano alguno quien se opone a Cristo, quien ni en religión, ni en leyes, ni en costumbres concuerda con nosotros? Ciertamente donde hay tamaña diferencia de cosas, allí no puede mediar nunca amistad sino fingida. El pacto, por tanto, que reconocemos tener ahora con él, abriga el miedo de que llegue a cosas más penosas que las que dijimos sufrir, la razón no lo aprueba. Soportamos, pues, males, y fingimos que no nos vemos forzados a sufrir cosas peores. Hemos reseñado brevemente nuestras miserias presentes; en seguida bosquejaremos a la carrera también las desgracias ajenas.

No hablo de cuántos reinos en los tiempos pasados quitó a los cristianos esta despiadadísima nación de anticristos todos, cuántas provincias, cuántas plazas sometió, iglesias destruyó, altares profanó, lo que, puesto que es más que bien conocido de todos, no es menester repetir ahora. Antaño lloramos, antaño acompañamos con lamentos y lágrimas a los monasterios desolados, a las doncellas violadas, a los niños recién purificados por el sacro bautismo, y luego por la costumbre de la perfidia mahometana circuncidados y de fieles hechos infieles. Pero de los males pasados casi nos vemos empujados a olvidarnos, oprimidos por las angustias presentes, no por más graves, sino por más recientes. Pues apenas ningún día cesan las bestias horribles e infieles en cualquier injusticia que puedan causar a los adoradores de Cristo. Los templos en que ininterrumpidamente se sacrificaba a Dios se convierten en establos de acémilas; los cuerpos de los santos, que eran de veneración para los fieles, los pisotean los pies de los infieles. Las imágenes y las estatuas de los santos, incluso de nuestro propio Salvador y de la Virgen María, su madre, son o destrozadas o arrojadas al estercolero. En fin, los impíos juzgan pío no desaprovechar nada que piensen que será de escarnio para nuestra religión. Y tales cosas sufrimos ya antes y sufrimos también ahora.

Después de esto expondré el peligro común, inminente y temible incluso para los que no han tenido parte alguna de éstas. Pues es uno solo el propósito de este lobo insaciable, nunca descansar hasta someter a su imperio todo lo que sabe que queda de dominio cristiano y obligar a todos a obedecer a su ley, a negar a Cristo, a adorar a Mahoma, entregar a la muerte a los remisos, si prevaleciere. Y como piensa que ya sus fuerzas bastan para ejecutar tamaño empeño, habiendo creído que el solo reino de Panonia le es obstáculo en lo principal para realizar lo que planea, reunido un ejército enorme lo invadió hace muy poco. Y ya en el primer ataque tomó varios castillos situados a orillas del Danubio, acampado luego entre el Sava y el Drava devastó toda la región, ordenó matar a los cautivos hasta el último. Y no mucho después él mismo conquistó Belgrado, plaza fortificada por la naturaleza del lugar cuanto por la fuerza de las armas, que antaño su bisabuelo no había podido tomar. De ahí, dejada allí una guarnición, ya que el invierno se acercaba, se retiró a los cuarteles de invierno, dispuesto a volver en primavera para apoderarse, si pudiere, de todo aquel reino. ¿Perdido el reino mismo, qué resto de esperanza, por favor, quedará a los cristianos para defenderse a sí y a lo suyo, o qué confianza para trabar combate con enemigo tan fuerte? No hay remedio, créeme, respecto a la república cristiana, si todos los que son de igual pensamiento, de la misma fe, de concorde propósito no unen sus fuerzas y poder y aliadas sus tropas e invocado el nombre de Cristo no marchan juntos a la guerra y no prefieren la muerte a ser jamás esclavos de la bárbara perfidia. Así pues, juzgo que todos han de mandar ayuda lo antes posible a aquel reino, del que si se apoderare el enemigo -Dios lo evite-, se le habrá abierto el camino para irrumpir en Germania e Italia, para someter a toda Iliria, para subyugar, en fin, el resto del orbe de los cristianos.

Aquí, pues, hay que enfrentarse, aquí hay que luchar con toda fuerza y esfuerzo, para que por casualidad por la desembocadura abierta aquí la inundación de desmesuradas amenazas no se derrame a lo largo y a lo ancho y se apodere de lo que queda de las tierras. El peligro común hay que rechazarlo con armas comunes. Nadie se tenga por seguro porque del territorio de los impíos lo separe mucho intervalo de lugares. El incendio que tememos, si no se apagare al punto, como destruya lo más cercano, extendiéndose penetrará hasta lo más extremo. Nadie, además, confíe en sus propias fuerzas si al hermano rodeado por los enemigos no hubiere ofrecido ayuda: él mismo perecerá también de manera semejante. Es el más poderoso de todos si lo comparares con todos por separado. Para vencerlo a él solo hacen falta las fuerzas de tantos reyes, de tantos príncipes, cuantos reinos arrebatados antaño a los cristianos y recientemente a los sirios y medos posee y gobierna. Pocas mientes paran a esto nuestros gobernantes y reyes: si hubieran parado mientes, de ningún modo combatirían y lucharían entre ellos, sino contra él solo. Ahora pues los hispanos miden sus armas con los galos: los ítalos están divididos entre ellos, unos apoyan a unos, y otros a otros; así pues, ardiendo en odios mutuos provocan contra ellos la ira de Dios. En efecto, no ha mucho se luchó en Italia; hasta ahora los campos de Ausonia rezuman de la sangre de patrios y forasteros, ahora volverán a rebosar si no se detuviere la irrupción de la presente locura con la llegada oportuna de la paz. Y si del tiempo recién pasado, cuando se luchó en Italia, contáramos los cadáveres de los caídos, no podríamos acaso gritar:

"¡Ay, cuánto de tierra pudo y de piélago proveerse
con esta sangre que manos ciudadanas apuraron!"

[Lucano, Farsalia 1, 13-14]

Lo cierto es que habían podido ser pares al poder de los turcos si, mientras vivían, unidos se hubieran arrojado contra los impíos tal cual separados habían luchado entre ellos. Y sin embargo -¡qué impiedad, qué fechoría!- ahora me parecen dispuestos a perpetrar este mismo crimen que entonces se cometió. Yérguense pertrechados los destacamentos armados para batirse con tan hostiles ánimos que los más piensan que la batalla no puede dirimirse si no muertos los más de ambas partes. ¿No se harán, pues, presa de los impíos, castigándolos Dios a ellos, que con tanta maldad disputan entre sí y con odio tan mortal se persiguen unos a otros? ¿Pues qué es más inicuo que obrar hostilmente contra los que deberíamos ser de ayuda en toda necesidad? ¿Marchar con matanzas, digo, contra aquellos por cuya salvación Cristo no dudó morir? ¡Asesad por fin, asesad, necios! ¿Hasta cuándo huirá de vosotros la razón, hasta cuándo desconoceréis vuestra destrucción? ¡No lucháis para vosotros, no vencéis para vosotros, sino sólo al que se prepara para devoraros a todos le proporcionáis la ocasión de una victoria venidera sobre vosotros! Pues cuando os hayáis destruido unos a otros recíprocamente, aquél, atacando a los privados ya de toda fuerza, os reducirá fácilmente a su poder, y vencidos sin sacar la espada -como se dice- os obligará a observar su ley, a someteros a su impiedad. ¡Dejad ya por fin, cristianos, de hacer guerras contra cristianos! ¡Dejad de ensañaros en matanzas entre vosotros! Os llamáis con el mismo nombre, profesáis la misma religión; con boca unánime reconocéis a un solo padre que está en los cielos, a uno solo invocáis. Si por todo, en efecto, sois hermanos, ¿por qué pues lucháis unos con otros con ánimos discordes, olvidados de la fraternidad, es más, incluso de la humanidad? ¿No se enoja acaso Dios con vosotros más que nada por esto y para castigaros por este crimen favorece y socorre a los infieles?

Y por ello en verdad ninguna otra manera de apaciguarlo me parece más eficaz sino que esa ira que concebisteis uno contra otro la convirtáis en clemencia y benevolencia, y ya unánimes y concordes por la fe, por la religión, perseveréis contra los enemigos de Cristo Dios nuestro Señor. Y así por fin el que ahora os es hostil discordantes, reconciliados se apaciguará y os asegurará la palma y el triunfo sobre los mahometanos infieles. Que, por consiguiente, con la ayuda de Dios, esto se haga y resulte, será misión tuya, Padre santo, que eres cabeza de todos los cristianos, conciliar a los discordes, reducir a la indulgencia y a la benevolencia mutua a los que batallan entre sí. Actúa pues, sin ningún titubeo quita a los que presides los funestos disensos, calma a los revueltos, apacigua a los enloquecidos, exhórtalos, retornados a la gracia, para que hecha una alianza y juntadas las tropas rechazen la fuerza de la gente barbárica que amenaza al mundo, y a los cristianos, quebrados y en peligro, asistan, y a la entera iglesia de Dios, que la perfidia mahometana maquina destruir, la ayuden al mismo tiempo. Pero tú también, Santísimo señor, si entre los príncipes cristianos cuentas con algunos que obedecen poco la palabra de la iglesia de Dios, y en alguna parte recibes afrentas para la situación de ella, aplaza la revancha, te lo ruego, y reserva ejecutar el justo castigo a los delincuentes para otro tiempo, como atestigua la historia sagrada hizo antaño el prudentísimo rey David [(2 Sam. 16, 5 y 19, 16; 1 Re. 2, 5-9)]. Pues al jefe Joab y a Semeí hijo de Guera no los quiso castigar entonces, cuando pecaron: y el uno había incluso matado con engaño a dos de sus iguales por rivalidad de gloria, el otro había maldecido al propio rey. Y después de haberse servido largo tiempo, al sobrevenir las guerras, de sus servicios, domeñados ya los enemigos, encomendó a Salomón, cuando lo sucediera en el reino, que los castigara. Según su ejemplo, Santísimo Padre, la pena que merecen los que ofendieron a la iglesia, reténla por un momento, y cuando, con la ayuda de Dios, hayas sacudido al enemigo común de nuestra cristiandad de nuestra cerviz, entonces podrás finalmente castigarlos e infligirles el suplicio de que sean dignos. Pero ahora más que nada conviene que te afanes en hacer volver a todos por igual a la concordia, los obligues a hacer pactos de paz, para que ellos mismos los odios, la locura que habían concebido contra sus compañeros de religión, los viertan contra la bestia mahometana, temible para toda la iglesia. No es ésta la hora -créeme- de acordarse de afrentas domésticas ni de querer luchar encarnizadamente entre sí, no sea que quizá demos lugar a la fábula del ratón y la rana. Pues mientras en el medio del lago la rana arrastra al ratón, atado de ella, a lo profundo para hundirlo y el ratón se esfuerza en lo alto para escapar, el milano, más alto que ellos, habiéndolos observado rodando en la superficie del agua, los agarró a ambos con las uñas y los desgarró con el pico. Así creo les sucederá a esos, que ahora pelean entre ellos, si no dejaren ya de pelear. Pues mientras unos les preparan la perdición a otros, mientras se muerden mutuamente, divididos y debilitados el bárbaro, aprovechada la ocasión, arremetiendo los vencerá fácilmente. Pero si, unidos los ejércitos y concertadas las tropas, se defendieren del peligro inminente, como dijimos antes, perecer no podrán, vencer podrán. Pues como a los ahora desunidos por la sedición Dios los odia y detesta, así después a los unidos amistosamente los ayudará para que venzan antes que sean vencidos y triunfen del que, vencido finalmente, nos es a todos igualmente hostil.

Asuman, pues, bajo tu exhortación, tu jefatura, la paz, y como dice el Apóstol: "El Dios de la paz será con ellos" [(Fil. 4, 9)]. ¿Quién es ese dios de la paz si no Jesucristo Señor nuestro, que descendiendo del cielo trajo la paz, porque reconcilió a los creyentes en Él con Dios padre? Pues por el pecado éramos hijos de la ira, pero por la cruz de Cristo nos hicimos hijos de Dios. El mismo entonces quiso nacer en carne, cuando el orbe de las tierras, depuestas las armas, reposara en paz. Entonces también a sus ángeles, gozosos por la salvación de todos nosotros, mandó cantar: "Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad" [(Lc. 2, 14)]. Además, cuantas veces saludaba a sus discípulos, solía decir: "La paz sea con vosotros" [(Lc. 24, 36; Jn. 20, 19 y 26)]. Y les encomendó también que, cuantas veces entraren en algún alojamiento, dijeran "paz a esta casa". Por último, dispuesto a ir al cielo de donde había descendido, les legó la paz como tesoro de toda jovialidad y dulzura, diciendo: "Mi paz os doy, mi paz os dejo" [(Jn. 14, 27)]. Pues como al Dios y Señor nuestro es evidente que la verdadera paz le es tan grata, tan acepta, no es acaso manifiesto cuánto odia las discordias, rivalidades, las iras, riñas, las guerras, sobre todo entre quienes creen una sola cosa sobre lo celestial, una sola cosa sienten, por el mismo bautismo han renacido, quienes, por fin, no niegan ellos mismos ser hermanos, mientras al rezar reconocen a un solo padre, que está en los cielos. Ya que, en efecto, son hermanos por la participación del Espíritu Santo, haz que vivan fraternalmente y que se armen unánimemente sólo contra el que maquina aniquilar su hermandad, se lancen en concordia, tengan por suyo propio el daño de cualesquiera fieles.

Por lo demás, si fueren sólo espectadores de la desgracia y matanza de sus hermanos, y no vengadores, no hay remedio para nadie. Uno hoy, mañana otro, pasado mañana otro, finalmente se uncirán al yugo del enemigo común. Y como, sencillamente unidos, con la ayuda de Dios podrían ser superiores, separados y por esto malmirados de Dios serán machacados uno por uno. Es voz de verdad la del Evangelio: "Todo reino en sí dividido será desolado y toda ciudad o casa en sí dividida no subsistirá" [(Mt. 12, 25)]. Uno es el reino, una la iglesia de los creyentes en Cristo. Si, por consiguiente, perseveraren en estar divididos, ciertamente su reino será derribado. Pues no puede hacerse que no sea verdad cualquier cosa dicha por la verdad. Si alguien, poco crédulo en el Evangelio, duda de que esto sucederá, escuche también al gentil que dijo: "Por la concordia crecen los estados pequeños, por la discordia los más grandes se deshacen" [(Salustio, Jugurta 10, 6)]. Escuche también a otro pagano, de nombre Esciluro, que piensa lo mismo. Éste -como cuenta Plutarco- era padre de ochenta hijos [(Plut. 174 F (Reg. et imp. apophth.) y 511 C (De garrul.))]. Convocados éstos, les ordenaba que cada uno rompiera un haz de varas atado. Al no tener ellos fuerzas, él, desatado el haz, cogiendo cada una de las varas por separado, fácilmente las rompió todas, y vuelto hacia ellos: "Ved", dijo, "mientras estéis unidos a la vez, permaneceréis; pero si divididos, os expondréis vosotros mismos a las afrentas de todos".

Así pues, tu sabiduría, Padre Sacrosanto, y tu dignidad han de velar para que los reinos de los cristianos uno a uno, mientras luchan obstinadamente entre sí, no perezcan aplastados por el tirano infiel, para que los que discuerdan entre sí vuelvan sin indecisión a la concordia, perdonen las injusticias, prefieran la paz a la guerra y unidos de consuno se defiendan a sí mismos y lo suyo del lobo más voraz de todos los lobos, que no se sacia de beber toda nuestra sangre, socorran a los que padecen con magnanimidad y presteza, se afanen en recobrar lo perdido, y conseguido con la ayuda de Dios lo protejan y guarden.

Y para no parecer que usando yo de más palabras desconfío o de tu prudencia o de tu virtud, pondré fin; si, sin embargo, todavía añadiere unas pocas, no es por causa de exhortarte a ti, que confío estás preparado para todo, sino por condescender con mi deseo, por el que ardo.

Así pues, ruego que te muestres guía de tantos pueblos cuantos tienes encomendados a tu protección por el Señor, esto es, de todos los cristianos. Exhorta a todos a la paz y la mutua benevolencia como padre, oblígalos como señor. Ciertamente dice bien esta tarea con el óptimo Pontífice y de ánimo excelso Adriano, más dispuesto -como yo mismo lo veo- contra los lobos infieles de lo que puedo decir. No dejes, Padre Santísimo, de ayudar a los que están en sus confines con armas, dinero y todo lo necesario, para que más fácilmente puedan persistir en su propósito de no entregarse a los impíos y de no retirarse de su posición. Tu liberalidad en este empeño la pregonarán las plazas de Croacia que sobreviven hasta ahora y todos los dinastas de Liburnia y prefectos de las fortalezas. Pero mucho más gloriosamente en el reino celestial en presencia del Señor, cuyas veces haces en la tierra, celebrarán los espíritus angélicos, si constriñeres a los príncipes cristianos a sancionar un pacto de paz y los incitares a emprender una campaña contra los infieles y te ocupares entre tanto de que se enviara al punto la ayuda conveniente a la amenazada Panonia.

Nada puedes hacer en este tiempo más saludable para tu iglesia, nada más loable para ti, nada más grato a Dios. Vale siempre en el Señor, a quien no cesamos de suplicar día y noche que sea benevolente y propicio a ti y a tu grey.

***

Oración a Cristo de M. Marulić
por el papa Adriano VI

Da a tu Pontífice Adriano, Cristo, lo que te pido.
Provechos pido apropiados para él y para tus pueblos.
Gobierne tu Iglesia aquél con un gobernalle tal que
"No pueden mejor" diga ella misma "regirme".
Y a las greyes a él encomendadas así las dirija que
lejos constriña a tenerse del redil a los ansiosos lobos.
Que por su estro se levanten del fiero Marte las luchas
y ya el amor de la paz ligue los pechos fïeles.
Que por su mando vencidos los impíos y domeñados
so las leyes se pongan de nuestra religión.
Enseñándoles aquél el camino al cielo luego fieles,
dejadas las tierras, se encaminen a los dichosos reinos.
Si tales dieres, Cristo, no al solo Adriano,
sino a todos darás los que seguimos tus signos.
Bien es común cualquier cosa que concedieres a él solo:
Todos miembros somos, de todos él la cabeza.

FIN.

***

Termina felizmente la Epístola elocuentísima del noble varón señor
Marko Marulić de Split a nuestro señor santísimo,
señor Adriano VI Pontífice Máximo, exhortativa
para procurar la unión
y la paz de todos los cristianos.
Impresa en Roma
por B[ernardino de] V[italibus]
El año
del Señor de
1522 a los treinta días del mes de abril.

Traducción del latín de F. J. Juez Gálvez

Texto original publicado en Marko MARULIć, Epistola ad Adrianum VI. P. M. / Poslanica papi Hadrijanu VI. / Epistle to Pope Adrian VI. 1522., Zagreb - Split 1994, pp. 53-68.

Segundo volumen del
Memorial de la vida Christia-
na: en el qual se contienen los tres
Tratados postreros que pertene-
cen a los exercicios de la de-
uoción, y del amor
de Dios.

Compuesto por el R. P. Fray Luys de Granada, de la orden de sancto Domingo.

EN SALAMANCA,
En casa de Andrea de Potonarijs, Impressor
de su Cathólica Magestad.
1567

CON PRIVILEGIO
Está tassado en cinco blancas el pliego.

***

Versos de M. Marulo, en que
se tocan quasi todas las materias del
Vita Christi, deste presente Tratado: preguntando
el Christiano, y respondiéndole Christo brevemente
dende la Cruz

Piadoso y clementíssimo Señor, ¿por qué te vestiste de carne humana, y quisiste baxar del cielo a la tierra?

-Para que el hombre terreno (a quien su culpa había derribado) pudiesse con mi favor y ayuda subir dende la tierra al cielo.

¿Quién a ti (que eras inocente, y estabas libre de peccado) forçó a padescer muerte y dolores por los peccados?

-El amor grande que tuve al hombre: para que lavado él con mi sangre, se hiziesse hábil para morar en el cielo.

¿Por qué tienes los braços tendidos en esse madero, y los pies juntos y traspassados con un clavo?

-Porque de una parte y de otra llamo las gentes del mundo: y las vengo a juntar en unión de una misma fe.

¿Por qué, estando en esa Cruz tienes inclinada la cabeça, y los ojos húmilmente baxos y puestos en tierra?

-Porque con esta figura enseño a los hombres a no levantarse con soberbia: sino a bajar húmilmente la cerviz, y ponerla debaxo de mi yugo.

¿Por qué estás en essa Cruz desnudo? ¿Y por qué está esse rostro y esse divino cuerpo tan consumido y tan flaco?

-Porque con esto quise enseñarte a despreciar las riquezas y bienes del mundo: y a padescer hambre y pobreza comigo.

¿Por qué tienes cubiertos los lomos con un velo de lienzo? ¿Qué es lo que me significa essa cobertura real?

-De aquí quiero que aprendas que me agradan los cuerpos limpios y castos: y que aborrezco toda torpeza y fealdad.

¿Qué quieren decir estas bofetadas, salivas, açotes, corona de spinas, y los otros tormentos de la Cruz?

-Que tenga paciencia en las injurias, y no quiera dar mal por mal, el que dessea sobre las estrellas del cielo vivir en perpetua paz.

La vida es breve, el trabajo pequeño, el galardón grande: y que durará para siempre.

Mas si alguno hay que no sienta la grandeza del premio, a lo menos muévalo el miedo, y el horrible tormento y horrible compañía de aquella cárcel infernal.

Y aquellos fuegos que nunca se apagan: y aquellas tinieblas que nunca resplandescen: y aquel gusano que siempre muerde: y aquella miseria que nunca cessa.

Porque tales cosas están guardadas para los que agora tiene captivos la vana honra, el fugitivo deleyte, engañándolos con diversos halagos.

Ofresciendo riquezas a los avarientos, descanso a los perezosos, torpes passatiempos a los carnales, vino precioso a los amigos del vientre, pompa y fausto a los soberbios, y despojos a los esforçados.

Con estos cebos engañado el pueblo miserable, olvidado de su propria salud, camina derecho y corre a su perdición.

Y, ni oye mis amonestaciones, ni hace caso de mis exemplos, y finalmente no tiene cuenta con mi juyzio.

Pues cuando venga este horrible juyzio este día será día de ira, día de tinieblas, y de torbellinos.

Cuando los cielos se estremescerán, y sacudirán de sí las estrellas, que caerán del cielo en la tierra.

Entonces espantará al mundo la Luna con su cara sangrienta: y el Sol se escurecerá, y esconderá los rayos de su luz.

Todas las cosas temblarán, y el mundo se acabará, y hasta los coros de los Ángeles se estremecerán.

Una llama de fuego abrasador volará por el mundo, y la mar y la tierra quedarán hechas una foguera.

Entonces vendré yo con gran poder y majestad, asentado en una nube resplandesciente.

Al derredor de mí vendrán millares de Sanctos gloriosos y millares de espíritus bienaventurados.

Luego una trompeta dará un terrible sonido de lo alto: el qual rasgue las tierras, y llegue al profundo de los infiernos.

Y luego sin tardança resuscitarán todos aquellos que perdida la lumbre de la vida, nuestra gran madre la tierra recibió en su grande gremio.

Y estará toda esta compañía resuscitada delante de mi justo tribunal, esperando con temeroso coraçón la terrible sentencia de mi juyzio.

Ninguna cosa secreta ni escondida passará sin examen, aunque sea lo que el hombre pensó dentro de su coraçón.

Y según los méritos se dará a cada uno su galardón: a unos vida perpetua, y a otros muerte que nunca morirá.

O pues, hombres miserables, que estáys enredados con tantos engaños, mientras tenéys poder agora, sacad vuestros pies dessos lazos.

Abrid los ojos y velad: porque el día escuro deste tiempo no os tome desapercebidos, y cargados de sueño.

Mirad con quánta ligereza huyen y se passan los tiempos, y cómo las horas apressuradas no saben sentir tardanza.

Dichoso aquel, que emplea bien los días de la vida: y piensa que el fin dél, o será hoy, o será mañana.

(fol. 248-250v)

(Biblioteca Nacional de Madrid, signatura R-32300)

Respuesta a Franjo Božićević

RESPUESTA DE MARKO MARULIĆ, QUE RESIDE EN NEČUJAM, A FRANJO BOŽIĆEVIĆ

Grata me llegó de ti tu carta saludadora,
oh Franjo, cultivador de la amistad mía y tuya.
Ésta me enseñó así cuán dolorosa es mi ausencia
para quienes siempre fui en la ciudad compañero.

Ahora que de la tristeza el cúmulo se añade a éste,
mientras ven cómo se llevan en botín rebaño y hombres.
Soportar estos dos males y aliviar tu doliente ánimo
yo te intentaré decir de qué modo te conviene.

Una isla me retiene, que -lo sabes- no está más
de diez estadios diez veces distante de tu ciudad.
Y si quisieren conmigo juntos estar mis compadres
y desearen gozar de nuestra rusticidad,
una barca remera en menos de siete horas
los traerá a este lugar en donde resido yo.

A los visitantes ledo recibiré, los brazos al cuello
les echaré, a los labios los labios, y a las mejillas mejillas.
Luego echados a la sombra del olivo verdeante,
sosegados cabe los muelles murmullos del freo,
dulces alternaremos unos y otros coloquios,
mientras los mozos las mesas y el almorzuelo preparan.

Llamados luego, marchamos a tomar no el festín
que se dice devoró la mesa de Antonïo,
ni las cazuelas, Luculo, tuyas ni capones pingües,
ni de puerca pechugona gratas tetas,
sino una cena, a la que Serrano, dejado el arado,
querría haber puesto las honradas manos,
y de la que contento de los samnites despreciara el oro
Curio, varón eminente por valor y fe.

Con viandas saciar el hambre y aliviar con bebida
más sencilla la sed créese ser suficiente,
y de loa tan digno: que del todo torpe se juzga
ser siervo y esclavo de la propia gula.

La cena, empero, compadres, más vasta se os dará,
de nuestro campo riquezas, acelga, garbanzo, col,
y de nuestro vecino mar los peces recién pescados:
mena, mújol y cazón, jibia, pescada y lobo.

Y vasos no faltarán del rojo Baco repletos,
ni la linfa que suele domeñarlo al vino puro.
Por fin lo que a la segunda mesa da Pomona
daré, o peras o higos o manzanas de miel.

Si alguna preocupación a mis amigos aflige,
y si algún deseo tienen de visitarme ahora mismo,
di, Franjo, que vengan -no es fatigoso el camino-,
y con ellos, si me amas, tú mismo debes venir.

No se alegró antaño así de la llegada de Ulises,
dícese, Alcínoo, de huertos cultivador,
Ni con tamaño amor del pastor Molorco recibido
fue el Anfitrioníada, según cuenta la fama.
Yo mismo, que a vuestro encuentro jovial os recibiré,
y concederé sin más toda mi hospitalidad,
todo lo que Dios me da con mis amigos deseo
compartir y disfrutar como buenos compañeros.

Consolar, en tanto, Franjo, a los del maligno Marte
por desgracias abatidos puedes con esta razón:
que ni abatirse por lo adverso ni confiar en lo alegre
tengan por nada excelente ni magnífico.

Nada del orbe de las tierras se tiene firme o fijado,
todo lo lleva y lo vuelve con la rueda insegura.
Como Iro pasa a Creso, así Creso a Iro:
de miserable a opulento, de opulento a miserable.
La servidumbre oprime al que recién tenía el cetro,
reina teniendo el cetro quien un instante ha era siervo.

Finalmente de todas las cosas son grandes las vueltas
y varias agita la suerte orgullosa la vicisitudes.
Allá, pues, nuestras mientes y deseos viajan,
donde está del perpetuo bien la firme morada,
donde a los fieles cristianos alegran los inmensos gozos,
gozos que ningún día perecerán.

Nada enemigo temen, ni nada triste asusta
a quienes han merecido del Dios sumo la mirada.
Él mismo incluso nos manda que en la celeste luz
la sede esté, no el suelo que ahora habitamos.

Por eso cualquiera que lamenta la pérdida de la tierra,
se engaña, si piensa que ésta patria es suya.
Aquí hay, empero, que deplorar las fechorías de depravadas mientes,
para que ese dolor ablande a Júpiter airado.

Aquí las culpas conviene llorar, para trepar allá,
allá donde la tristeza no tiene ningún lugar,
allá donde la salud leda, la paz blanca, la vida perenne,
y el sosiego sin disputa, y el día sin noche.

Hasta aquí esto. Ahora salúdelos a ellos nuestra Talía,
a los que nos une profunda amistad,
a Jerónimo preclaro por la cítara, a Marino hombre de peso,
a Alvisio con sus cultivos del agro y de los campos,
a Nicolás de risa fácil, pero mandemos que en persona
antes se salude a Bárbaro siempre mío.

Aquél, aunque por las Musas y la sangre de sus mayores destaque,
sin embargo no de mal grado lee nuestras poesías.

Traducido del latín por F. J. Juez Gálvez

Original tomado de: V. Gortan - V. Vratović, Hrvatski latinisti, I, Zagreb 1969, pp. 209, 301 y 303.

Davidíada

Marko Marulić Dálmata

Libro VI, 74-127
[Saúl, vencido. Muerte de Jonatán. Amor de los siervos a los señores.]

Pero del rey Aquis en derechas carreras el ejército
siguiendo las espaldas hostiles entró a los campos
de Jezrael. De Saúl se retiraron las falanges
y a los dispersos en la huida las cimas más cercanas
del monte Gélboe los acogen. Pero la turma vencedora, siguiéndolos
y con ardor acosándolos, a derribar a aquéllos con lanzas
había comenzado, a éstos con espadas y a otros a herir con saetas.
Son abatidos a cada paso, los cerros retumban del griterío
y del sonido de armas, la sangre se derrama por doquier en ríos.
Luego al pelotón de Saúl una legión compacta con feroz
ataque destrozan. En contra se irguió el valiente en armas
y amor de David, Jonatán: vuelto hacia el enemigo
cúbrese con ingente escudo y al tiempo blande la espada.
Luego, empero, rodeado aquél por hostil corona,
se derrumba traspasados los ijares por el hierro infligido.
El infeliz joven muriendo a David llamaba,
a su David ausente. De la muerte nada de
dolor tendría, de poder salvo al amigo
ver con sus ojos antes que abatido por triste hado.
Junto a aquél sus hermanos, el nacido antes Abinadab,
después Melquisúa, abatidos huyeron bajo las sombras.
También Saúl, su propio padre, por letal golpe herido,
mientras huye ruega a su propio escudero que a la herida herida
añada con el hierro, para que vivo no lo recoja el enemigo
y feroz lo arroje cautivo a los infames grilletes.
Sin embargo esto y sus órdenes temió acometer el siervo.
Aquél, impaciente de la demora, sobre la lanza vuelta hacia sí
derechamente se arrojó. Pero mientras miserablemente se arroja, otro
acudió huyendo y el alma aún en la carne
viviendo y vacilando expulsó repitiendo el golpe
obligado por las preces del rey. Luego aquel escudero,
queriendo hacerse compañero de la muerte del amo, también él,
él mismo su cuerpo atravesó vuelta la punta
y acompañante de aquél descendió al negro Orco.
Tal era de Graco Filócrates -si la verdad
refieren los fastos-, de tamaña nombradía digno.
También fue tal aquel Pándaro, del cual Casio usó,
se dice, cuando, vencido, de Augusto las cadenas temiera.
Estos dos a sus señores la vida quitaron, suplicados,
para que no los cogiera vivos del enemigo el cruel poder
y la hostil mano. Luego en sus vísceras el hierro
envainan no deseando sobrevivir a ellos, perecidos.
Grande esta piedad de los siervos, pero mayor de amor
el ejemplo del escudero: para con la sangre del rey su diestra
no manchar, entonces se guardó de ejecutar sus órdenes,
y sin embargo, matado aquél, no quiso vivir sobreviviéndolo.
Y si algún azar diere que nos pase un caso tal,
una impresión habrá de regir con justa causa
entonces y las manos de apartar del crimen nefando
que la santa ley veta. Pero tampoco se permite a nadie
contra sus hados usar de sus fuerzas con violencia.
¿Acaso no es aún mayor el valor y más fuerte aquel
que vencer prefiere, lo más duro soportando,
que temiendo algo alcanzar una muerte inane?

***

Libro XIII, 311-339
[Descripción de la peste]

Y dicho esto, la fuerza más horrible del morbo comenzó
a marchar contra pueblos y a vaciar de ciudadanos
las ciudades, las lagunas de marinos, los campos de colonos.
Desplómanse los desdichados, tal cual talado por un hacha
cae el frondoso bosque, para darlo en combustible a las llamas,
o en barcos al piélago, o en vigas para casas venideras.
La negra peste a nadie en derechura perdonaba, contra toda
edad y sexo al tiempo furiosa se lanzaba.
Llanto por doquier suena y triste alarido por doquier.
De funeral no careció ninguna casa. De padre huérfana
la turba gime, protesta el padre de prole privado
contra el sino divino, pues no murió, más viejo,
antes que sus niños. De hijos privada los cabellos
se mesa la madre, aráñase el rostro con sangrientas uñas,
se golpea con los puños el pecho y como loca
con violento grito truena, mientras llama por el nombre
a todo muerto, mientras a las prendas mudas con palabras
vanas habla y vida busca en la muerte.
Llora infeliz al hermano la hermana, y aquél a ésta
tierra da entre lágrimas. Quienes al túmulo a enterrar se llevan
los cuerpos, de la misma languidez luego quebrados perecían
y por doquier por los caminos yacían enfermos y difuntos.
Manos faltaron para que tantos cadáveres a la tierra
pudieren devolver y meterlos en las cavadas fosas.
Extendido tamaño este desastre a lo largo y a lo ancho
por los confines del reino, de la soberbia gente por los techos,
dícese que setenta millares de hombres perecieron,
del Sol desde la salida hasta que ocultó su rostro,
huyendo con su cuadriga so las llanuras del mar.

 

Traducción del latín de F. J. Juez Gálvez

Textos originales tomados de: Marko Marulić, Davidijada, Split 1984, pp. 338-339 y 435.

Judit

LIBRO
DE MARKO MARULO DE SPLIT

EN QUE SE CONTIENE LA HISTORIA DE LA SANTA VIUDA
JUDIT
COMPUESTA EN VERSOS EN CROATA
CÓMO MATÓ ELLA AL GENERAL HOLOFERNES
EN MEDIO DE SUS HUESTES
Y LIBERÓ AL PUEBLO DE ISRAEL
DEL GRAN PELIGRO

***

AL REVERENDO SACERDOTE
EN JESUCRISTO Y PRIMICERIO DE SPLIT,
SEÑOR PADRE DUJAM BALISTRILIĆ,
PADRINO SUYO,
MARKO MARULIĆ
ESTE HUMILDE DON
CON CORTÉS REVERENCIA
DE CORAZÓN OFRECE

En estos santos días cuaresmales, reverendo señor en Jesucristo y padrino mío querido, padre Dujam, revolviendo yo los libros del Antiguo Testamento, topé con la historia de la honesta y santa viuda Judit y del soberbio Holofernes, al que ella mató, librando a toda la tierra de Israel del peligro ya inminente.

Leyendo esta historia me vino a las mientes traducirla a nuestra lengua, para que también la entendieran los que no son duchos en libros italianos o latinos. Y queriendo de este asunto ofrecer un don a tu paternidad, bien diestra en ambas lenguas, decidí emular el ingenio de los niños que, regalando por año nuevo a sus mayores, revisten naranjas de hierbas aromáticas -mejorana, romero, ruda-; con destreza componen su regalo para obtener con travesura un mayor aguinaldo. Yo no me encamino a su travesura, mas sólo al ingenioso ornato; pues otro aguinaldo de vos no busco sino el que hace ya mucho encontré: el recto y perfecto amor en Jesucristo que me traéis, por cierto, más de lo que soy digno, y de cuanto conviene a vuestra nobleza, que es a todos favorable y grata. Emulando, pues, este ingenio -como digo-, me esforcé en componer dicha historia así que fuere engalanada de algunos ornatos externos y con refinamiento y lustre y aplicación de distintos colores; y eso para que no digáis que os regalo con el manojo de trigo que mejor encontráis en vuestros libros. En verdad es manojo, mas de muchas flores adornado. Cuando lo examinéis bien, diréis: Ha cambiado su rostro como los árboles frutales en primavera, cuando florecen en la mayor alegría.

Aquí, pues, esta historia la he reducido a versos, según la usanza de nuestros aedos y aún según ley de los poetas antiguos, que no se contentan con relatar cómo pasó el asunto, mas se sirven de muchas maneras para que les sea más grato a los que leyeren, emulando el diestro orden de un cocinero fastuoso, que a la mesa señorial no pone sólo platos cocidos o asados, mas los sazona con azafrán y pimienta y otras especias semejantes para que les sean más sabrosos a los que han venido a comer. Sin embargo, aunque mi don no es de tanta dignidad, estoy confiado en vuestra bondad que lo acogeréis gentilmente por la sincera amabilidad y cordial amistad que hay de antaño entre nosotros.

Hela que va hacia vos Judit, mi señora, altamente honrada, quizá no con menor ornato que cuando se mostró a Holofernes, no para engañaros con él como a aquél, sino antes para confortaros en la observancia de la santa pureza, habiendo traído y puesto ante vuestros ojos toda la hermosura, belleza, virtud, honor y gloria suya, con las que se ha adornado mucho más noble y elegantemente que las que se ornan de seda, oro y perlas; y sabiendo que podrá morar tan honrosamente bajo vuestro techo como una vez moraba en Betulia bajo el suyo propio. Cuando hayáis conversado con ella amablemente, sostengo que la alabaréis no menos que el sumo sacerdote Eliaquim, que fue desde Jerusalén con todos sus levitas para verla, habiendo oído de la audacia de su corazón, de la valentía de su obra y de la maravillosa santidad de su vida. Por eso le dio gracias extraordinarias, honores dignos, exaltación alta y amor puro, espiritual, devoto, no profanado por ninguna brizna de deseo indigno, como se debe a los santos y conviene a los siervos de Dios. Y vos, por tanto, acogedla cortésmente, alojadla de buena gana, y a la que siempre alabáis de obra, alabadla también con la boca, porque es ducha en ser alabada, especialmente de vuestro santo orden sacerdotal. Acogedla a ella, y ordenadme a mí: a vuestras órdenes mi servicio está siempre presto para realizar lo que digáis, cuanto le fuere posible. La paz y la gracia de Nuestro Señor Jesucristo esté siempre con vos. Amén.

Del nacimiento de Jesucristo en carne el año primero después del mil y quinientos, a los veintidós días del mes de abril. En la ciudad de Split.

***

TODA LA HISTORIA BREVEMENTE
QUE SE CONTIENE EN ESTOS LIBROS

Nabucodonosor, rey de Babilonia y de Asiria, rigiendo entonces la ciudad de Nínive, batió a Arfacsad, rey de los medos, cabe el río Eufrates. Envió a los limítrofes suyos para que se le sometieran. Someterse no quisieron. Mandó con las huestes a su general Holofernes, que, por donde pasó, todo lo conquistó. Llegó por último a la tierra de Israel. Hubo un gran miedo por toda la tierra. En Jerusalén hicieron muchas penitencias y sacrificios, encomendándose a Dios.

Asedió Betulia, desvió el agua que corría a la ciudad, hizo vigilar los pozos de los arrabales. A Aquior, su general de los amonitas, pues había dicho que no podría vencer a los judíos si no hubieran pecado contra su Dios, lo hizo conducir encadenado y entregarlo a los betulianos, prometiendo exterminarlo junto con ellos. Faltó el agua en la ciudad, quisieron entregarse. Ocías, rector de la ciudad, les rogó que esperaran otros cinco días la ayuda de Dios. Judit, viuda santa y noble, les riñó por haber puesto plazos a Dios. Ella misma oró a Dios aquella noche, se aderezó, marchó con su sierva Abra hacia Holofernes y al cabo del cuarto día, cuando se durmió borracho, le cortó la cabeza con el cuchillo de él, la puso sobre la ciudad, las huestes se asustaron, los ciudadanos los echaron, golpearon, cautivaron, ricos regresaron. Viendo esto Aquior, acogió la fe de ellos y moró con ellos en Betulia. De Jerusalén vino el sumo sacerdote Eliaquim con todos sus sacerdotes a ver a Judit: a Dios glorificaron, a ella la alabaron. Ella con los suyos fue a Jerusalén. Se inclinaron en el templo, dones ofrecieron, y habiéndose alegrado allí tres meses, volvieron a casa. Judit, después de su primer marido Manasés, no tomó a otro. Vivió ciento cinco años. Yació en la tumba de su esposo. Siete días la lloró el pueblo. Durante su vida no sintieron la desgracia de guerra alguna. Y el día de su victoria cada año fue festejado y honrado por todo el pueblo de Israel, mientras resistieron en su estado. Amén.

QUÉ SE CONTIENE EN CADA LIBRO

Libro primero. Nabucodonosor, habiendo vencido a Arfacsad, envió a Holofernes con las huestes a conquistar estados, queriendo dominar todo el mundo.

Libro segundo. Por dónde pasó Holofernes con las huestes; a quiénes sometió; llegó a Gaba; hubo miedo en Jerusalén; difamaron a Aquior los visires porque habló la verdad sobre la nación de Jerusalén.

Libro tercero. Holofernes metió a Aquior encadenado en Betulia, queriendo exterminarlo junto con los ciudadanos cuando los conquistare. Ocías llamó a Aquior y a los sacerdotes a cenar. Holofernes asedió Betulia. Hubo sed en la ciudad, hasta el quinto día se querían entregar. Judit los riñó.

Libro cuarto. Judit con Abra salió de la ciudad; Dios le aportó hermosura, aunque era muy hermosa. Holofernes, viéndola, se apasionó por ella.

Libro quinto. Holofernes invitó a su corte y a Judit a cenar. Borracho se durmió. Cuán malas son la gula y la embriaguez. Judit le cortó la cabeza a Holofernes y la puso sobre la ciudad. Aquior se convirtió a la fe y moró en Betulia.

Libro sexto. Los betulianos salieron con armas. Las huestes, viendo a Holofernes muerto, emprendieron la fuga; ellos los echaron y con la victoria regresaron. Eliaquim, el sumo sacerdote, llegó con los sacerdotes a ver a Judit. Ella con los suyos fue a Jerusalén; habiéndose inclinado en el templo, con alegría volvió. Vivió ciento cinco años. El pueblo la lloró siete días. Honraba el día de la victoria. Amén.

***

LIBRO QUINTO
[165-258]
(Embriaguez de Holofernes y los suyos. Judit se dispone a matar a Holofernes. Muerte de Holofernes. Huida de Judit.)

Holofernes tenerse en pie apenas
podía; pues tomar cuanto podían dos
tanto él mascó solo y fue presa del sueño.
Bagoas, cerrando, llamó a los otros para que salieran.

Fueron a su tienda, tambaleándose,
pues más de un barril apuraron bebiendo,
por turnos cantando, un vaso circulando,
otro bebiendo, otro trayendo.

Se fueron arrastrando acá y allá los pies,
inclinándose solos, meneando la cabeza;
en sus rostros llamas y en la nariz vapor,
y en los mechones de la barba relucía la grasa.

La tripa como una orza hinchada resaltaba,
palabra que soltaba la lengua la cortaba;
la conciencia no conocía, les brillaban los ojos,
escarnio les surgió y la risa se precipitó;

pues uno con una lancha se dio cayéndose;
uno se meó, uno riñó enfadándose,
uno para tenerse a otros se agarraba,
así que unos con otros para atrás se cayeron;

unos devolvieron, unos se ensuciaban,
y unos yacieron, unos sobre él caían;
y a otros llevaban a ponerlos en la cama;
tanto conocían cuanto un burro muerto.

Quien tenga cuidado de frenar su garganta,
mire a esta muchedumbre y vea si ha muerto
ahí la honra y llegado la tiniebla y la infamia,
que ha hecho, pues, de un caballero un puerco.

Vea ahora cómo afloja de Holofernes la fuerza,
cómo deshácela de sus impuros actos la lascivia.
El lecho estaba en medio de la alcoba
blando, limpio, blanco, de abigarradas cortinas.

En él se derrumbó al entrar Holofernes,
durmióse más profundo que un becerro marino.
Durmiendo así lo vio Judit, y díjole a su Abra:
"¡Ve lenta adelante, y en la puerta ponte!".

Estas dos entonces quedaron en la alcoba
con Holofernes, en ella no se habían dormido;
y de esa cuadra, pues, a la puerta Abra púsose,
si se aquietaron los guardias empezó a avizorar.

Y guardias y gente toda que estaba en derredor,
estaba como muerta; pues todos a esa mesa
comieron como bueyes, y bebieron aún más:
quien velara no había, las guardias no se hicieron.

Quien es sobre los cielos y quien todo lo puede,
ya decidido había a su pueblo ayudar.
Las cortinas del lecho Judit las apartó,
el corazón latiéndole, más cerca se arrimó.

Mano juntó con mano y al cielo las alzó,
de hinojos se postró y en lágrimas rompió;
la voz no levantó, sino para sí oró:
"¡Dame, Dios, alcanzar lo que Te compluguiere;

hazme merced a mí, fortalece a tu sierva,
quítame todo el miedo, levántame la mano,
que realice la empresa que mis mientes engendran,
que te teman a Ti los pueblos y naciones!

Ahora, ahora ven, tu ciudad de Jerusalén
de las tribulaciones libera y a todo tu pueblo, te lo ruego.
Da desastre a los soberbios que se ensalzan,
Sosiego envía a los mejores, que se humillan.

Esto que creo por Ti yo poder,
cuanto necesito, quiéreme ayudar,
de día y de noche a Ti gloria doy,
pues en Tu poder ahora hacerlo confío."

Y dicho esto, levantóse y empezó a caminar,
callando descolgó el alfanje que de un pilar pendía,
desenvainólo, las greñas agarrando de Holofernes a una mano,
y con la otra degolló golpeando y a la vez arrancando.

Roncó y se estremeció echado boca arriba,
y sacudió brazos y piernas, perdió todas sus fuerzas
y expiró; débil fue; por su gaznate la sangre siseaba:
así pereció el bravo, así abajó las cejas.

Con su propia arma mordiólo un gusanito,
mató victoria mujeril a quien humo esparciera
de tomar todo el mundo; y a quien ni Dios pensaba
que a esas sus huestes oponerse podía.

Echado ahí está el pobre, sin cabeza, cual tronco,
pues ayudó a Judit Dios cuando ésta atacólo;
para que su afán no fuera en balde, para dar fe del hecho,
degollólo a su lado y su cabeza llevóse.

Y a Abra dijo: "¡Ten, guarda esto en las alforjas!"
Ella se irguió de puntillas, quitó de la cama el dosel.
Tirado el cadáver de encima, y siguiendo su costumbre
salieron fuera, cual si paseando rezaran.

Sin dar reposo a las piernas, los reales cruzaron enteros,
aunque el sudor las bañaba, la cañada rodearon.
Como cuando el halcón ha pillado su presa,
se arroja sobre las islas, y las alturas alcanza,

sin de las garras soltar el animal que ha cogido,
hasta llegar a la roca donde su nido ha tejido.
Raudo ha volado para que se alimenten
las avecicas, sabiendo que famélicas lo aguardan.

Así no se cansan estas dos, ni se sientan,
mientras miran a los vigías en la muralla.

Traducción del croata de F. J. Juez Gálvez

Original tomado de: Marko Marulić, Duhom do zvijezda. Izvor i predgovor: Bratislav Lučin. Mozaik knjiga, Zagreb 2001, pp. 31-38 y 108-112.

El Hercules moralisatus de Marulić: sobre la alegoría en el Diálogo de Hércules

Bratislav Lučin

1

Múltiples son las razones por las que el Dialogus Marci Maruli de Hercule a Christicolis superato (Diálogo de Marko Marulić sobre Hércules, superado por los cristianos) atrae la atención del lector. Es la única obra en prosa de Marulić escrita de forma dialogada, y tematiza una figura de la mitología de la antigüedad clásica, cosa que tampoco tiene precedentes en todo el opus del humanista dálmata. Además Marulić expone explícitamente en él algunas de sus opiniones sobre la poética, lo que tampoco hace con mucha frecuencia: podemos encontrar declaraciones de tal naturaleza principalmente en prólogos y dedicatorias, pero incluso en tales casos de manera muy breve y ocasional, con la excepción de la dedicatoria de la Institutio. Ha despertado un interés añadido la epístola dedicatoria a Toma Niger (Thomas Niger), descubierta posteriormente, en primer lugar porque en ella expresa Marulić su admiración por la obra de Erasmo de Rotterdam[44].

El encuadramiento tópico y la simetría saltan a la vista inmediatamente como características fundamentales de la composición del Dialogus de Hercule. La disposición es sencilla, pero harmónica, y se aplica de manera consecuente. Los interlocutores -el Poeta y el Teólogo- se encuentran en un paisaje esquemáticamente esbozado; después de refugiarse a la sombra, comienzan una conversación que dura desde el bochorno del mediodía hasta justo antes de la puesta del sol. La mayor parte del texto -con excepción de los intercambios de réplicas breves de la introducción, el medio y la conclusión- la ocupan dos monólogos bastante largos: en el primero el Poeta narra brevemente los trabajos de Hércules y en el segundo el Teólogo expone en el mismo orden su interpretación alegórica cristiana de ellos.

La parte central del Dialogus de Hercule comienza con la afirmación del Teólogo de que en la época actual se realizan trabajos "más valientes, más elevados y más grandiosos" que las hazañas del héroe mítico, que el Poeta acaba de enumerar. Como el Poeta expresare una acentuada incredulidad respecto a esa afirmación, en el diálogo ulterior se establecen en primer lugar los criterios con cuya ayuda se evaluarán los argumentos contrapuestos: el juicio divino (que es infalible y, por tanto, superior al humano), la recompensa divina (de cuya grandeza depende la gloria que merece el trabajo), las palabras de las Santas Escrituras (en las que un cristiano -y el Poeta se reconoce como tal sin dudarlo- creerá más que en los textos de los paganos).

Una vez determinados los criterios y el método, con los que el Poeta está de acuerdo, comienza el Teólogo su exposición. Pero ya en el mismísimo comienzo, comentando cómo estranguló Hércules a las serpientes en la cuna, pronuncia en una breve digresión una frase que puede servir como punto de partida para nuestras consideraciones. Esta frase es una verdadera clave del entorno tradicional en que Marulić veía a su Hércules, y sin duda deseaba que los demás también lo vieran en él:

"Quanuis a poetis plurima fingantur, sub quibus alegoriam latere uolunt siue nature siue morum siue etiam adumbrate circa rem gestam significationis."[45]

("Y sin embargo los poetas inventan muchísimas cosas bajo las cuales quieren que se oculte la alegoría o bien de la naturaleza o bien de las costumbres o bien incluso de un significado oscurecido respecto a un hecho real.")

¿De qué se trata, pues? Justamente de la explicación racional del mito (principalmente de los dioses), que habían elaborado los estoicos y ampliamente aplicado especialmente los neoplatónicos, y que ya en la Antigüedad había constituido tres sistemas principales que más tarde, durante toda la Edad Media y el Renacimiento, influyeron grandemente en las diversas artes, así como en la filosofía y la teología. Ya Cicerón los había contrastado los tres en la obra De natura deorum (Sobre la naturaleza de los dioses); sus principios se reducen, brevemente, a lo siguiente:

1. Los mitos narran, de manera más o menos alterada, sucesos reales de un pasado lejano, cuyos participantes eran personas que, por sus obras gloriosas, fueron después consideradas dioses.

2. Los mitos son expresión de la vivencia humana de los fenómenos de la naturaleza y de las fuerzas que lo rodean en el mundo, y los dioses son sus símbolos.

3. Los mitos son ideas morales y filosóficas encubiertas en algún cuento, y los dioses son alegorías de esas ideas.

La primera teoría suele denominarse histórica o evemerística, la segunda naturalística y la tercera moral[46]. Las expresiones de Marulić no dejan lugar a dudas: "alegoría de la naturaleza" se refiere a la interpretación naturalística, "alegoría de las costumbres" a la alegoría moral, y "significado oscurecido respecto a un hecho real" responde exactamente a la interpretación histórica, que no puede llamarse realmente alegórica.

Está claro que, de las tres interpretaciones citadas, la interpretación moral es la más cercana a Marulić, tanto por su perfil espiritual general cuanto por su opinión sobre el papel y la finalidad de la literatura, pero sin duda también porque tal interpretación toca uno de los cuatro modos de la alegoría de la Sagrada Escritura: el hallazgo del sentido tropológico, que aún se llama moral.

En el afán plurisecular de hacer útil la mitología desde la óptica cristiana, y de harmonizar el patrimonio pagano con la Revelación, Hércules tuvo un destino privilegiado: desde el principio mismo del cristianismo fue un adversario respetable para los propagadores del Evangelio, tanto por su popularidad en el pueblo llano en la Antigüedad como por su papel destacado en el culto oficial del estado romano[47]. La influencia de Hércules se había desarrollado especialmente en todas las esperanzas y temores relacionados con el más allá: Hércules dominaba las fuerzas del mundo subterráneo y, como mártir por su virtud, había alcanzado la inmortalidad y la apoteosis. En la alegoresis estoica y epicurea sus hazañas describen la victoria del hombre sobre sí mismo y sobre sus pasiones. La vida de Hércules se convierte así en imagen de la sabiduría perfecta, y su destino póstumo despierta en sus seguidores la esperanza en la inmortalidad. Lo ya citado (victoria sobre el mundo subterráneo, muerte en martirio, ascensión a los cielos) lleva a la fuerte, inevitable asociación de Hércules con Cristo, reforzada aún por el hecho de que ambos tienen por padre a un dios y por madre a una mortal escogida.

A la aparición de tales analogías los escritores cristianos reaccionarán desde su aceptación conciliatoria como argumento útil en la polémica con los cristianos (Justino el Mártir) hasta la discusión vehemente de cualquier comparación (Orígenes, Lactancio, Arnobio, San Agustín), en lo que destacan varios actos suyos despreciables, empezando por su suicidio. Como por lo general el mito se integra en el cristianismo en primer lugar por medio de la alegoresis oportuna para poder ser aceptado después como partícipe de la Revelación (a decir verdad, ésta se considera presente en una forma un tanto nebulosa), así también en la relación del cristianismo con Hércules podemos establecer tres grados principales de integración: o bien se le echa, junto con las tiradas polémicas contra los blasfemos subterfugios alegóricos de los filósofos, al trastero de los demoníacas invenciones paganas, o bien se le acepta con la interpretación moral alegórica en la que la cantidad de enseñanza que se puede sacar de cierta fábula es más importante que su origen y que su contenido, (superficialmente) discutible, o bien se le incluye sencillamente en la relación (tipológica) prefigurativa "Hércules = Cristo"[48].

No es, pues, extraño, que en la Edad Media, en que los símbolos y las prefiguraciones se buscaban y reconocían por todas partes, a Hércules se le dedicara una especial atención. De ahí también el lugar de prestigio en la iconografía y la literatura, que, como consecuencia de la persistencia duradera de su alegorización, ocupará aún más firmemente durante el Renacimiento[49].

2

No se puede establecer en qué medida le era conocida a Marulić la tradición que acabamos de presentar brevemente. Respecto al posible influjo del extenso tratado de Coluccio Salutati De laboribus Herculis o De sensibus allegoricis fabularum Herculis (De los trabajos de Hércules o De los sentidos alegóricos de las fábulas de Hércules), habría que tener en cuenta, en primer lugar, que el texto de Salutati no se conservó, hasta finales de los años cincuenta del siglo XX, más que en dos manuscritos[50].

Parece, no obstante, que en la génesis del Dialogus de Hercule tuvo un papel determinante, inesperado sólo a primera vista, Giovanni Boccaccio. En su enciclopedia mitológica Genealogie deorum gentilium libri (Libros de la genealogía de los dioses de los gentiles), eslabón principal que vincula la mitología medieval y la renacentista, así como en su Trattatello in laude di Dante (Tratadillo en alabanza de Dante), encontramos puntos de contacto con el Dialogus de Hercule. No es un dato insignificante que las dos obras citadas están en la lista de libros que se encontraban en el legado de Marulić (Genealogie deorum quadernus, Johannes Bocatius super Dantem)[51].

Boccaccio estaba bien avezado en la tradición de la lectura alegórica del material mitológico, y él mismo gusta de servirse en la Genealogía de la interpretación moral. Sin embargo, su presentación del mito de Hércules (XIII, 1) no tiene semejanza con la de Marulić. El humanista de Split, a lo que parece, leyó atentamente los dos últimos libros de esta extensa obra, en los que el facundo mitógrafo italiano no interpreta personajes míticos individuales, sino escribe una apología de la poesía (XIV) y de su Genealogía (XV). Boccaccio demostrará que no es inconveniente para un cristiano elaborar temas de la mitología pagana, sirviéndose precisamente de lo que se descubre con la interpretación adecuada (esto es, la alegoresis cristiana) bajo el estrato superficial de la fábula. Una de sus formulaciones está tan cerca de la importante frase del Teólogo de Marulić ya citada que merece la pena ponerlas una al lado de otra:

Boccaccio:

"... [poete] sub fictionibus suis naturalia contegunt atque moralia et virorum illustrium gesta" ("...[los poetas] bajo sus invenciones ocultan las cosas naturales y las morales y las gestas de los varones ilustres")[52].

Marulić:

"Quamvis a poetis plurima fingantur, sub quibus alegoriam latere uolunt siue nature siue morum siue etiam adumbrate circa rem gestam significationis" ("Aunque los poetas inventan muchas cosas, bajo las cuales quieren que se oculte una alegoría de la naturaleza o de las costumbres o incluso del significado entenebrecido de un hecho real")[53].

En dos capítulos del Trattatello in laude di Dante (XXI: Digresión sobre el origen de la poesía y XXII: Defensa de la poesía) expone Boccaccio, a veces con las mismas palabras que en los dos últimos libros de la Genealogia, la interpretación naturalista e histórica del nacimiento de los dioses, y después cómo la poesía, según el modelo de la sagrada escritura, ofrece una enseñanza cristiana válida al lector a través de su fábula, siempre y cuando se interpretare correctamente, esto es, tropológicamente. Y aquí encontramos, entre otros, el ejemplo de Hércules:

"Similemente fingono li nostri poeti Ercule d'uomo essere in dio trasformato, e Licaone in lupo. Moralmente volendo mostrarci che, virtuosamente operando, come fece Ercule, l'uomo diventa iddio per participazione in cielo; e, viziosamente operando, come Licaone fece, quantunque egli paia uomo, nel vero si può dire quella bestia (...)"[54].

Añadamos a lo dicho que en el mismo capítulo, en el mismo pasaje del Trattatello, se habla de la relación de la poesía y de la teología respecto a la verdad; que Boccaccio se ocupa de la relación entre poesía y verdad en la Genealogia (XIV, 3: Poetas non esse mendaces ("Los poetas no son embusteros")); que en la misma obra afirma que la estancia en soledad es presupuesto necesario para la reflexión profunda y la creación poética (XIV, 11: Ob meditationis comodum solitudines incoluere poete ("Por la conveniencia de la meditación los poetas vivieron en soledad")), cosa que también cree el Poeta de Marulić; que en el Trattatello, unos pocos renglones antes del lugar citado, del mismo modo que Marulić, interpreta a Juno como un fantasma[55]: nos permitimos, pues, suponer razonablemente que esas páginas de Boccaccio son las que sirvieron a Marulić como brevis summa de la larga y prolija tradición sobre los temas a los que dedicó un lugar más o menos destacado en su Dialogus.

3

La interpretación alegórica es uno de los componentes importantes del opus de Marulić. La differentia specifica de su Dialogus de Hercule está en que se somete a interpretación alegórica un material mitológico, y no bíblico. Por eso mismo el procedimiento es específico, algo diferente del habitual. No se trata de una imaginación más libre al conjeturar el "significado oculto": en la exegesis bíblica también se consentía, incluso se deseaba, la inventiva y las combinaciones, especialmente en los lugares que provocaban dificultades y vacilaciones. Por lo demás, si se comparan las interpretaciones de significado tropológico de Marulić en el Dialogus de Hercule con la que se hizo a lo largo de los siglos en la tradición de la interpretación cristiana de la mitología desde Fulgencio hasta Boccaccio y más adelante, podemos concluir lo mismo que se ha dicho sobre sus interpretaciones de la Biblia, sólo aparentemente insólitas, arbitrarias y forzadas: justamente que las deducciones tropológicas de Marulić en el Dialogus de Hercule no son en nada más extrañas que otras numerosas interpretaciones de esos materiales de la misma índole[56]. Hay que mencionar otra cosa más en este contexto: en la medida en que nos ha sido posible establecerlo, la "institución de la vida virtuosa según los ejemplos de Hércules" en su mayor medida es fruto de la propia invención del autor: los paralelos cristianos establecidos respecto a los elementos individuales de la fábula pagana revelan una notable inventiva y destreza, y además, en la medida en que nos ha sido posible establecerlo, son obra original de Marulić. Probablemente nuestro humanista no se sintió aquí tan ligado a la tradición y a las autoridades como cuando analizaba e interpretaba el modelo bíblico en otras obras.

La particularidad del Dialogus de Hercule de Marulić sobre la que deseamos llamar la atención está en que las hazañas de Hércules no se "decodifican" sólo por medio del procedimiento habitual de la alegoresis, en lo que suele hablarse del sentido superficial, o literal, y del sentido oculto "bajo el velo de la letra", o, en otras palabras, de la "corteza" y el "núcleo", que son metáforas inveteradas de la alegoría. El procedimiento es aquí diferente, porque también el material es diferente: se introduce el sistema de la superación. Es decir, primero se establece la serie más exhaustiva posible de paralelismos, de ecuaciones condicionales entre los elementos de la fábula mítica y de las actitudes deseables para el modo de vida cristiano, y después se destaca infaliblemente cómo el significado figurado (esto es, la actitud cristiana comparada) supera al literal (esto es, el acto del héroe pagano). Con la aplicación sistemática del tópos antiguo de la superación[57], modificado de manera que se pueda insertar en el conocido procedimiento de la alegoresis del mito, se estructura la segunda parte del Dialogus de Hercule y se alcanza el fin destacado en el título de la obra: el Hércules de Marulić no es sencillamente un Hercules moralisatus, sino aún más, es un Hercules superatus.

Tal estructura de su exposición de los trabajos de Hércules probablemente la sacó el Teólogo de Marulić del procedimiento por el cual el apologeta cristiano Lactancio había refutado la presunta divinidad del héroe antiguo. En el primer libro de su obra Divinae institutiones, que lleva el título De falsa religione, en el capítulo sobre Hércules y su vida y muerte (I, 9: De Hercule et eius vita et morte), el padre de la iglesia citado indica en primer lugar que la victoria sobre el león y el jabalí, la matanza de las aves con las flechas, la limpieza de los establos, etc., son obra de un hombre fuerte sin duda, pero hombre al fin y al cabo. Y un poco más abajo en el mismo capítulo manifiesta:

"Y es que no debe ser considerado más fuerte quien vence a un león que quien vence a esa violenta e interior fiera que es la ira; ni tampoco más quien rechaza rapacísimas aves que quien reprime sus avidísimas pasiones; ni más quien derrota a la luchadora Amazona que quien lo hace con el placer, destructor del pudor y de la fama; ni más quien saca estiércol de un establo que quien expulsa de un corazón unos vicios, que, al ser interiores y propios, son más perniciosos que aquellos que pueden ser evitados y prevenidos."[58]

¿Hasta qué punto consideraba permisible Marulić sacar enseñanza cristiana de fabulitas paganas, aun con la restricción de la "alegorización indirecta", si se nos permite denominar así el procedimiento de superación descrito? Siguiendo el principio hermenéutico válido -destacado sin dudas por el mejor conocedor del opus latino de Marulić, Branimir Glavičić- de que a Marulić hay que interpretarlo ante todo por medio de Marulić, indicamos aquí en nota los lugares de sus obras donde habla de la lectura de autores paganos[59]. Su denominador común se expresa quizá de la manera más clara en la Institutio (II, 5: De scripturarum lectione): "Nobis, si quos aliquando uel poetice fabulositatis uel mundane sapientie libros euoluere cupido incesserit, enitendum erit, ut inutili delectatione penitus seclusa id solum exquiratur, quod pie institutionis disciplinam iuuare possit" ("Si alguna vez se nos presentare el deseo de abrir libros o de fabulosidad poética o de sabiduría mundana, nos esforzaremos en escoger, alejado completamente el inútil deleite, sólo lo que pudiere servir a la disciplina de la pía institución")[60]. Esto hay que entenderlo así: los libros citados no hay que tomarlos en las manos por el placer que ofrecen, que es inútil, sino que hay que buscar en ellos sólo lo que tienen de valor educativo para el cristiano. Dejemos de lado ahora que los autores, Marulić incluido, no se ciñen con total coherencia a ésos y semejantes principios, expresados como declaración de intenciones. El opus latino de Marulić está impregnado de lecturas de autores antiguos, de los que es evidente no tomaba sólo lo utile, sino también lo dulce. Es importante que el pensamiento citado se expresa en material concreto en la obra que nos ocupa aquí. El Teólogo, en efecto, dice de Hércules en cierto lugar:

"Y que llevara al toro por cuyo amor había sido cautivada Pasífae y lo presentara ante Euristeo, si considerares la cosa, nada es para que lo elogies grandemente, pero si examinares el misterio de la cosa, no poco te serviría ello mismo para la institución de la vida y costumbres. Pero para seguir tal provecho, deberemos interpretarlo así (...)"[61].

Hay, por tanto, que descubrir en la fábula su sentido misterioso con ayuda de la interpretación válida, hay que "comprenderla en su sentido espiritual" ("spiritualiter intelligere"). Por supuesto, "para la institución de la vida y costumbres" es competente el sentido moral, así que el Teólogo se ocupará de tal interpretación. En conclusión: Marulić no descarta todo uso de la mitología con fines cristianos, mas le repugna la relación tipológica entre esos dos mundos, irreconciliablemente diferentes para él. Y escoge el camino del medio: la alegoresis tropológica, con la añadidura de una contención suplementaria que se evidencia en la señalada insistencia en el esquema de la superación.

4

Si se interpretan las fábulas paganas de manera válida, dice explícitamente el Teólogo, éstas pueden ayudar no poco al cristiano para la institución de su vida y costumbres. Mas el diálogo entre el Poeta y él había comenzado en torno a la pregunta de cuál es el objeto de la poesía y quién merece que se canten sus obras. Como los temas poéticos se discuten en un texto impregnado de alegoresis, no está fuera de lugar recordar que ésta había sido un arma insustituible en defensa de la poesía ya desde las lecturas alegóricas griegas de Homero. Este medio lo retomarán los cristianos, desde los tiempos patrísticos hasta el barroco, para argumentar la utilidad de la poesía. Enumeremos sólo unos cuantos nombres hasta la época de Marulić: Lactancio, Fulgencio, Teodulfo de Orléans, Dante, Petrarca, Boccaccio, Albertino Mussato, Giovanni del Virgilio, Coluccio Salutati, Cristóforo Landino, Jakov Bunić, Erasmo de Rotterdam. Es especialmente interesante que la conversación sobre la poesía sobreentiende no sólo una conversación sobre la alegoría, sino a menudo justamente una conversación sobre Hércules; así sucede, entre los mencionados, con Lactancio, Boccaccio, Salutati, Bunić, Erasmo.

La persistencia de tal aproximación es señal de la duradera indisposición que el cristianismo sentía respecto al tratamiento de temas paganos, pero también de su tenaz pervivencia, y para ello la alegoresis era bienvenida como excusa y escudo. Todo el asunto se extiende al siglo XVI, y es objeto de una de las conclusiones del Concilio de Trento, válida durante un largo período. En su Índice las obras de Ovidio no se mencionan en absoluto, mientras que la prohibición explícita va dirigida a los "Ovidios moralizados": In Ovidii metamorphoseos libros commentaria sive enarrationes allegoricae vel tropologicae[62]. La finalidad de tal sentencia censora es impedir la utilización de las fábulas eróticas como vehículos de enmascaramiento de la devoción, así como la busca de los sacramentos evangélicos entre las aventuras amorosas de los dioses paganos. Quizá no es casual que el diálogo de Marulić se tradujera en Italia precisamente durante el Concilio: con su rechazo de la lectura alegórica inmediata y acrítica del mito podía indicar un camino intermedio entre el rigor de un Savonarola y el extremo contrario, que podía llevar incluso a la herejía[63].

El Teólogo de Marulić no es en absoluto contrario a la poesía. Sólo sostiene que la elección de tema del Poeta está insuficientemente meditada:

"También, sin duda, nosotros, los que nos dedicamos a la teología, no menos que tú, que eres poeta, reconocemos, celebramos y acompañamos de dignos encomios cualesquiera obras que consta se hicieron por cualquier hombre de manera loable"[64].

Según Marulić, la orientación poética deseable se alcanza cuando la declaración del Poeta sobre su propensión a la épica es corregida por la indicación del Teólogo sobre las armas cristianas, que son mucho más poderosas y firmes que las de Hércules, y de las que también debe servirse el Poeta para mostrarse poeta Christianus. El resultado de tal conclusión sería una definición aproximada del epos cristiano-virgiliano, que pertenece a la rama de la épica humanística que combina la exegesis tipológica de la Biblia con la tradición alegórica de la lectura de Virgilio: así, por ejemplo, el Supplementum (esto es, el XIII canto) de Maffeo Vegio a la Eneida de Virgilio, la Crisias del benedictino Hilarión y la Davidias de Marulić[65].

Con el Dialogus de Hercule Marulić da a posteriori una legitimación de autor de la poética de la Davidias. La alegoría crea el eje de composición e ideas del diálogo, y el propio diálogo nos muestra que es precisamente la alegoría el concepto cardinal, no sólo de la práctica poética, sino también de la reflexión poética de Marulić.

5

El Poeta de Marulić es un verdadero representante del humanismo. Conoce en detalle la mitología grecolatina y considera que compromete en sentido moral y poético; se remite a Diodoro de Sicilia con el respeto típico que los auctores despiertan en los lectores de la época renacentista; en su exposición se sirve dos veces con discreción de citas de Virgilio, el "príncipe de los poetas"; tiene en gran estima la laus o gloria y la Fama, pues debe tender a ellas -¿qué rasgo más claro de espíritu humanístico que éste?- quien quiera alcanzar la inmortalidad[66]. También son sintomáticos los pequeños excursos eruditos (Aqueloo: origen de la cornucopia; Éurito: nota geográfica sobre Ecalia y el origen de su nombre). Por último, su definición del objeto de la poesía épica se asemeja mucho a la célebre y lapidaria de Horacio:

Marulić:

"(...) me magis delectat ducum regumque facta suscipere (...)" ("a mí más me deleita admirar los hechos de caudillos y reyes")[67].

Horacio:
"Res gestae regumque ducumque et tristia bella
quo scribi possent numero, monstravit Homerus"
("Las gestas de reyes y caudillos y las tristes guerras
con qué ritmo pueden escribirse lo enseñó Homero") (Ars poet. 73-74)

Pero también el Teólogo es un orador culto: su exposición se distingue por la frase pulida y prolija, se sirve de la sentencia, la interrogación retórica, la ironía, la paradoja, la antítesis, la metáfora. Además, como ya se ha notado, manifiesta una considerable tolerancia hacia una cosmovisión diferente, cuyas premisas conoce bien, y cree en el conocimiento racional de la verdad. La propia presencia de la alegoresis no lo aproxima necesariamente a la concepción medieval, como su ausencia, por otro lado, no sería tampoco por sí misma una señal de ideales humanísticos. Las tradiciones coexisten, lo hemos visto. El propio Erasmo, personificación del humanismo librepensador, intelectual cuyo principio supremo era el liberum arbitrium, es gran partidario de la interpretación alegórica[68].

Quizá habría que considerar la disputa entre el Poeta y el Teólogo desde una visión un poco más afinada que la que brinda la comprensión de los interlocutores como representantes enfrentados del humanismo y de la moral cristiana. Preferiríamos hablar, con Mirko Tomasović, de un monólogo interior del autor[69], o podríamos ver en el Poeta y el Teólogo a los representantes de dos concepciones dentro del humanismo: el Poeta representaría una más libre y el Teólogo una algo más conservadora. En los fundamentos de la primera está el sistema de educación recomendado por Petar Pavao Vergerije el Viejo, denominado educazione morale-civile, y en los de la segunda el de la educazione cristiana, fundado a principios del siglo XV por Coluccio Salutati, y enriquecido entre tanto por los principios de la devotio moderna. La adhesión de Marulić a la segunda corriente estuvo condicionada por el entorno general en que se encontraba su patria chica -inmediata amenaza turca, tenaz persistencia de una herejía cristiana en el interior-, y por los principios que adoptó durante su formación en la escuela de Tideo Acciarini, que estaba muy cerca de las premisas de la educazione cristiana[70]. La elección de Marulić era una de las posibilidades legítimas que se les ofrecían a sus contemporáneos: más conservadora, pero en sintonía con el tiempo y las circunstancias, ni mucho menos retrógrada ni retrasada respecto a los movimientos espirituales de la época.

En conclusión:

-Marulić estaba iniciado no sólo en la exegesis alegórica de los textos bíblicos, sino también en la alegoresis cristiana del material mitológico, en el procedimiento de la "moralización" de los mitos, que proviene de la explicación racional del origen de los dioses en la antigüedad. También Erasmo, al que por otra parte une a Marulić una considerable semejanza en sus opiniones, participa de esta tradición.

-El resumen del legado plurisecular sobre los temas que trata en su diálogo Marulić lo encontró en Boccaccio, de quien tomó algunos detalles.

-En la estructura básica de su exposición (paralelismo sistemático con superación) pudo encontrar estímulo en Lactancio.

-La Marci Maruli tropologica laborum Herculis expositio (Exposición tropológica de los trabajos de Hércules de Marco Marulo) está escrita con un plan compositivo y un punto de partida ideológico claros, pero también con gran inventiva y arte. En ella el autor presenta opiniones moderadas: reconoce el valor educativo del mito, pero aborrece de los atajos tipológicos.

-Marulić también participa de la ilustre tradición de servirse de la interpretación de los trabajos de Hércules como contexto (y un poco como pretexto) para exponer sus opiniones en teoría literaria, con lo que la obra resulta un post scriptum de autor a la Davidíada.

-Al Poeta y al Teólogo se les caracteriza adecuadamente no como representantes de cosmovisiones completamente contrapuestas sino de dos corrientes fundamentales dentro del humanismo.

Traducción del croata y del latín de F. J. Juez Gálvez

El original es una versión abreviada, facilitada por el propio autor, del artículo "Marulićev Hercules moralisatus (O alegoriji u Dijalogu o Herkulu)", publicado en la revista Colloquia Marulliana II (Split 1993), pp. 16-35 y 122-124.

Los Versos de Glasgow de Marulić

Darko Novaković

1

En la Biblioteca Universitaria de Glasgow se conserva un manuscrito del tratado epigráfico In epigrammata priscorum commentarius, que porta la signatura U. 8. 2. Este texto prosaico de Marulić se conoce también por otras fuentes, aunque su versión escocesa sólo se menciona una vez, de pasada, en el tercer volumen de la monumental colección Corpus Inscriptionum Latinarum, en una nota de Theodor Mommsen. El gran historiador hace constar secamente que no le fue posible examinar el manuscrito, lo que en su tiempo (1873) podía querer decir en primer lugar que no había logrado conseguir una copia. Las cosas no han cambiado a mejor ni en la época de las técnicas avanzadas de reproducción, de manera que el manuscrito maruliano se ha pasado un siglo y cuarto sin microfilmar.

Esta concurrencia de circunstancias tan poco estimulante es el principal motivo por el que el códice se menciona por primera vez, una vez examinado, en 1995. Con esa ocasión se mostró que se habían añadido al texto principal, a guisa de apéndice sui generis, diversos versos de Marulić con el título de "epigramas". La sorpresa que causaron no se debe tanto a su número cuanto a su naturaleza: muchos de ellos ya a primera vista revelaban a un Marulić desconocido para la historiografía de la literatura croata. El moralista estricto de la Institutio y el Euangelistarium en los versos de Glasgow manifiesta comprensión por distintas debilidades humanas, propias y ajenas; el desdeñoso de la vanidad literaria defiende con vehemencia su obra literaria ante los críticos; el promotor de la mansedumbre espiritual se presenta como poeta satírico de cuya mofa no se libran ni los muertos. Pero la novedad más chocante son seguramente los versos que presentan indudablemente a Marulić como autor de poesía amorosa, en un amplio abanico que abarca desde declaraciones petrarquistamente inocentes de insoportable enamoramiento hasta descripciones directas de diversas manifestaciones de elevada sensualidad. En el siglo que se nos va se han descubierto textos de Marulić mayores y más valiosos, pero ninguno ha requerido una reinterpretación de tan largo alcance de toda la obra maruliana como la veintena de folios del códice de Glasgow.

El manuscrito U. 8. 2 llevó antaño las signaturas P. 3. 14 y S. 9. 153, y llegó al lugar que hoy ocupa como parte de la colección del anatomista y coleccionista escocés William Hunter (1718-1783); de ahí que en la jerga especializada también se le llame a menudo Hunter 334. El códice atrae la atención por su apariencia física: encuadernado en tapas de haya forradas de cuero carmesí, originalmente se cerraba con cuatro broches dorados. Para escribir se usó tinta negra (para el texto principal) y roja (para los títulos, iniciales, epígrafes y marginalia). Está ricamente decorado con ornamentos geométricos y florales, y en una hoja (LXXII) hay un motivo antropomórfico. Tiene 136 hojas, de las que dos de pergamino y el resto de papel; la numeración de autor en números romanos comienza en el segundo cuadernillo. Sus dimensiones son 144 x 101 mm, y suele estar escrito en un ritmo regular de 26 renglones por página. En los márgenes se pueden leer notas esporádicas de corrección de una segunda mano.

Al principio del manuscrito está la nota sobre el autor y la indicación del contenido (3: M. Mar. Spalatensis. Contenta in presenti uolumine, benigne lector, modo subsequenti reperies...), a las que sigue inmediatamente un índice de magistrados, nombres propios y realia escogidos (3v-6). La obra está dedicada a Dmine Papalić, amigo de Marulić (I: Jesus. Ad Dominicum Papalem Marci Maruli uiri eruditissimi In priscorum epigrammata commentarius), y bajo esa dedicatoria, al pie de la página, se encuentra una invocación en verso a la Santa Virgen (Adsis principio uirgo beata meo). El tratado epigráfico anunciado abarca las tres cuartas partes del códice (I-CIII). En seguida siguen los versos de Marulić, titulados Marci Maruli eiusdem Epigrammata, que ocupan doce hojas (CIIIv-CXXIIv). El códice termina con distintos textos, entre los cuales predominan los epitafios. [...]

En el códice no hay indicios claros que nos indiquen quién lo copió o quién lo encargó. Existen, sin embargo, datos sobre sus propietarios. Su primer poseedor mencionado en el códice es cierto Joannes Franciscus Bernardus Geneuensis, uir consularis (por tanto, ginebrino, aunque es posible que haya error por Genuensis, esto es, genovés). De sus manos recibió el códice el 19 de enero de 1572 como regalo el "piadoso y erudito joven" Ioannes a Castolo, del que se dice explícitamente que era buen amigo y paisano de quien se lo regaló. A la muerte de Juan su viuda, Maria Godineria, se lo regaló el 15 de octubre de 1601 en Londres a un amigo íntimo del difunto, Dionysius Perrotus, el último que escribió su nombre en la lista de poseedores del códice. No hay ni rastro del que poder deducir de qué modo el manuscrito llegó siglo y medio después a la colección de Hunter.

Su enigmática fortuna internacional no impide, sin embargo, la conclusión de que el manuscrito debió de surgir en Split. El nombre de la ciudad natal de Marulić y la mención de la catedral de San Domnio se destacan subrayándolos en el texto principal y sacándolos honorariamente a los márgenes, en un cuadro artísticamente elaborado (LXXVII); el amanuense, que por otro lado es proclive a faltas triviales, muestra mucha mayor seguridad en los pasajes en que predomina el material "doméstico". El manuscrito no está datado. Una poesía, la felicitación inaugural al papa Clemente VII (CXX-CXXv), demuestra que no pudo terminarse antes del final de 1523, lo que en la práctica significa antes de la muerte de Marulić, el 5 de enero de 1524. En virtud de una serie de indicios menores cabe conjeturarse que el códice de Glasgow surgió como una especie de guía de referencia a la colección museística de la familia Papalić, en cuyo círculo, por otra parte, el interés por las antigüedades está sobradamente confirmado. Sea como fuere, es evidente que los versos de Marulić se introdujeron en el manuscrito como appendix a su tratado en prosa no por cercanía temática, sino gracias a un ardid terminológico: las inscripciones memoriales de la antigüedad (epigrammata) a alguien le parecieron un buen motivo para conservar para la posteridad también los epigrammata literarios de Marulić.

Quien pusiera manos a la obra de expresar de esa manera su respeto al conciudadano, y probablemente amigo, muerto, lo hizo sin duda por nobles impulsos. No obstante, el piadoso gesto no puede ocultar el carácter caótico de la selección, en la que no puede descubrirse ningún principio firme ni tras una lectura reiterada: ni todos los "epigramas" son verdaderamente epigramas, ni se han juntado conforme a un criterio de valor, ni están clasificados por sucesión cronológica ni por grupos temáticos. En la colección de Glasgow se encuentran en contacto inmediato poesías antológicas y composiciones escolares, versos de los días de la adolescencia de Marulić y epístolas escritas al final de su vida, bromas lascivas y felicitaciones a los papas. Esta redacción insólita comprende 141 poesías, con un total de 738 versos. De una u otra manera, hasta ahora se conocían 11 textos: nueve con el nombre de Marulić, uno como inscripción pública anónima, y de otro hasta ahora se pensaba que el autor era Franjo Božićević. Como balance del descubrimiento de Glasgow quedan 596 versos, un centenar más de lo que tiene de media un canto de la Davidíada.

La enorme mayoría de las poesías están compuestas en dísticos elegíacos. De las siete excepciones, cuatro están en hendecasílabos faleceos, una en estrofa sáfica, otra en la segunda estrofa arquiloquea, y un dístico es un hexámetro dactílico doble. La datación de una parte de las poesías puede determinarse con gran seguridad: algunas provienen de los últimos años de vida de Marulić, otras se pueden datar porque conmemoran acontecimientos conocidos, de algunas se puede fijar el terminus ante quem o post quem, de otras se conoce el marco cronológico aproximado. Unas quince poesías aluden a personajes históricos, de los que existe la esperanza de que investigaciones futuras los harán menos impenetrables biográficamente. Sobre las demás poesías ya se puede decir que la última palabra la tiene el close reading filológico. Así, no hay duda de que los bosquejos mitológicos en dísticos, en que se retrata a distintas figuras de las Metamorfosis de Ovidio, provienen de los días escolares de Marulić. La colección de Glasgow, por tanto, nos ofrece una visión de casi medio siglo de creación latina del padre de la literatura croata, lo que es la documentación histórico-literaria cronológicamente más amplia que poseemos de cualquier humanista croata.

A diferencia de la clasificación métrica formal y de las referencias de datación aducidas, la interpretación temática de la colección de Glasgow difícilmente puede contar con un acuerdo general por anticipado. El grupo mayor y menos disputado lo conforman las paráfrasis ovidianas citadas, al que pertenencen dos quintas partes de los títulos y un sexto de los versos. Junto a estos ensayos escolares se distingue en primer lugar una serie de composiciones dedicadas a amigos y conocidos, en las que se evocan diversos sucesos de su selecto círculo privado. En visible contraste con esos versos de cámara están los epigramas que deben su origen a un motivo público, conocido. Forman un grupo especial las ocasiones en que el poeta actúa como portavoz de la comunidad urbana. Algunas poesías son fruto de mayor compromiso político, como las dos en que llama a la unidad de los cristianos (18, 19).

2

Pero lo que hace del códice de Glasgow un hallazgo excepcional no son las composiciones que ora confirman los conocimientos anteriores, ora deforman mínimamente los modelos interpretativos establecidos. Como ya se ha aludido, en el manuscrito escocés Marulić se manifiesta por primera vez como firmante de versos amorosos y como poeta satírico inmisericorde; la historia de la literatura debe contar desde ahora con una novedad más, menos perceptible pero igualmente interesante: el amor de Marulić por los animales.

"Así como para los vestidos y el paño no hay nada más enemigo que la polilla, así nada hay más peligroso para las castas mentes que el trato cercano con el sexo contrario. Es bueno no ver a la mujer, porque quien la viere y deseare, ya cometió adulterio con ella en su corazón. Es bueno no tocar a la mujer, porque, quien toca la pez, se manchará con ella." El lector que aun vagamente recuerde tan estricta exhortación del Evangelistario (IV, V), sostenida por un collage de tres citas bíblicas, o cualquiera de los numerosos pasajes semejantes de las grandes obras prosaicas de Marulić, leerá con extrema incredulidad el epigrama 37. En él el "yo" epigramático se queja amargamente de que un competidor borracho le toca los brazos y el cuello a la amada a la vista de todo el mundo, por lo que amenaza desencantado con que se desdirá del Amor. A ninguno de los dos personajes le importa un bledo la exhortación de San Pablo a los Corintios con la que un día reforzará Marulić su recomendación de continencia extrema respecto al bello sexo. La tentación sensual no sólo no provoca ningún reproche, sino que es motivo de una erupción de celos: "¡Mísero de mí! Ha hecho lo que a mí más me compluguiera hacer."

El incidente que provoca el borracho Pesquio es sólo uno de los ejemplos que muestran que en el mundo de los epigramas de Glasgow impera una moral desconocida en los demás textos marulianos. La prostituta local Margarita no merece ni la menor reprimenda por el oficio que profesa, sino sólo su burla por no poder encontrar marido y parir bastardos sin parar (59). Al seductor Franco, que arruina matrimonios ajenos, se le alaba implícitamente por su rico balance (56). El rufián es miembro legítimo del personal epigramático, e incluso las breves paráfrasis míticas pueden dar motivo para claras alusiones eróticas. En sus bromas obscenas Marulić demuestra un conocimiento envidiable del léxico tabuizado latino. Teniendo de fondo estos ejemplos se leen con más cautela los epigramas en que personas de sexo contrario, al parecer, sólo se tratan.

Para un autor que contra los deslices del cuerpo recomendaba las mortificaciones más duras, como cortar leña o cavar en el huerto (Evang. V, V), el epigrama más increíble de la colección de Glasgow es el último (141). Está dedicado a Priapo, el hijo proverbialmente libidinoso de Dioniso y Afrodita. En la obra de Marulić tal como la conocíamos hasta ahora el solo dirigirse a esta divinidad de falo grotescamente hipertrofiado habría sido motivo de escándalo. En el manuscrito de Glasgow, sin embargo, Priapo no se presenta sólo como destinatario sin facultades que no sirve más que para un apóstrofe superficial, sino como interlocutor que puede responder con competencia a una pregunta escabrosa sobre los cambios de hábitos sexuales. Es significativo para toda la colección de epigramas que la última réplica que contiene pertenezca al archilibidinoso.

A diferencia de los versos amorosos, sobre los que no se podía ni pensar, sobre Marulić como poeta satírico existían algunos indicios antes del hallazgo de Glasgow. Pero sólo la colección de epigramas ha mostrado con cuánta pasión y cuánta extensión el poeta de Split les cantaba las cuarenta a las personas y figuras que no le gustaban. A la manera de los poetas satíricos jurados, Marulić también está convencido de que en su época se había alcanzado el colmo de la depravación: si se levantaran de la tumba los cinco grandes del género, Lucilio, Horacio, Petronio, Persio y Juvenal, escribirían tanto que les faltaría el papel (49). Los objetivos del poeta satírico son diversos, y la agresividad cómica varía desde un humor clemente hasta la pura invectiva. En pos de la práctica literaria antigua, y de acuerdo con el espíritu aún vivo del clima, Marulić no duda en burlarse de la deformidad física. Los poetas malos y prometedores son un tema casi obsesivo. La sociedad mundana local incluye al caballero demente, al adúltero en serie, la prostituta, el borracho, el jugador. Algunas taras son intemporales, y sus portadores protegidos con pseudónimos de la antigüedad, de suerte que no es fácil deducir si se expone a los golpes a contemporáneos vivos o a fantasmas salidos de las lecturas. Por otra parte, a algunas víctimas se las menciona con precisión, con nombres y apellidos, para evitar error alguno, como su rival literario Jakov Jakotin o Bartolomeo Averaldi, arzobispo de Split, sobre los que se vierten los peores insultos. De cuánta vehemencia satírica había en Marulić quizá hable mejor que nada que no pudo refrenar sus observaciones mordaces ni en los epitafios: un político local se ganó un reproche póstumo por su codicia (21), y en el epitafio a un pariente joven el poeta pidió en nombre del difunto que a su insidiosa mujer la enterraran en otro lugar (139). El último texto, surgido en el último año de la vida de Marulić es prueba coronaria de que el humanista de Split incluso al final de su curso vital sentía la indignación de un Juvenal y creía que es difícil no escribir sátira.

Tres poesías del códice de Glasgow revelan el profundo amor de Marulić por los animales. El literato que en sus grandes obras tardías expresaba repetidas simpatías por la humildad y pobreza franciscanas, en el códice de Glasgow expresa la benevolencia franciscana por la fauna, acompañada por el respeto de la antigüedad pagana hacia las criaturas con las que de algún modo el hombre está en deuda. El raudo caballo Dorado podía adelantar a todos, pero no pudo superar a la muerte: su fin está humanizado en el epitafio en el que se expresa una reflexión más profunda que en algunos epitafios humanos (31). El amigo cetrero se quedó por un caso desdichado sin su favorito. El reproche que el final del tetrástico se le dirige al animal muerto es en realidad el duelo mal disimulado por la valerosa ave, por la que se lamenta el propio falconiere (32). La composición más larga y mejor de este grupo, una de las poesías más impresionantes de todo el legado maruliano, es la endecha por el perro muerto (22). El guardián y benjamín de la casa sufrió por una mano malhechora, de su muerte atroz es difícil consolarse. Al contrario de algunas otras poesías, los ornamentos retóricos y los exempla míticos no debilitan la conmovedora naturaleza del suceso, sino que destacan su carga dramática. La calidez con que se mencionan las diversas virtudes del perro (bondad, obediencia, sociabilidad, valentía) transforma la endecha en una verdadera laudatio funebris, en que el autor muestra en cada línea que se trata de la pérdida personal más dura.

3

El lado bueno de la caótica selección con que está constituida la colección de Glasgow es que nos permite seguir lo acontecido en el taller poético de Marulić durante más de medio siglo, en la práctica toda su vida creativa. Se muestra con gran claridad de qué fuentes aprendió Marulić el arte de componer versos latinos, cómo evolucionó y qué no llegó a dominar ni siquiera al final de su vida. El futuro poeta de la Davidíada se presenta al lector en los momentos en que descubría los secretos del oficio del narrar en verso. Puede vislumbrarse claramente cómo se formó el usus estilístico de Marulić, qué acogió con gusto y qué no le atrajo especialmente del repertorio heredado.

El primer gradus ad Parnassum de Marulić son sin duda sus dísticos elegíacos sobre temas míticos. Además de confirmar que se ha leído la lectura, deben convencer al preceptor de que el pupilo promete como versificador, que puede encontrar la forma lingüística adecuada al contenido adecuado. Los dobletes de los epigramas en la colección de Glasgow muestran mejor que nada cómo respondía Marulić a esos desafíos pedagógicos. A un narrador en tercera persona en el mismo trabajo lo sustituye una figura que habla sobre su propio destino (109: 110); a un narrador en primera persona lo sustituye un narrador omnisciente, que transfiere el foco narrativo por medio de un apóstrofe al deuteragonista del relato (136: 140). Pero la variación no sirve sólo para alcanzar una competencia narrativa ejemplar. Un par de epigramas vecinos muestra cómo el mismo acontecimiento puede evocarse sin cambiar el concepto narrativo, incluso con un vocabulario cercano, pero sí sirviéndose de procedimientos retóricos diferentes (84: 85).

El último ejemplo ilustra bien la importancia que Marulić atribuía desde sus primeros pasos como latinista al ornato figurativo. Al igual que el nombre de Atlante enmarca el dístico elegíaco, así también al principio del hexámetro y al final del pentámetro se encuentran "Cadmo y Hermíone" (81), y la misma figura de repetición se encuentra, trimembre, en la endecha por el perro muerto. Que a Marulić le gustaba permanentemente ese efecto de encuadramiento lo atestigua la poesía salutatoria al rector de la ciudad, escrita pocos meses antes de su muerte. [...]

El códice de Glasgow, al igual que ofrece un examen documentado de la vertical estilística maruliana, responde también a cuestiones aparentemente más pedestres de su evolución lingüística. Los epigramas tempranos a veces están cargados de errores en la declinación y en el género. Algunas prosodias erróneas juveniles logró olvidarlas, pero otras se le escapaban incluso al cabo de decenios, incluso en empresas tan ambiciosas como la Davidíada. En la prosodia de los préstamos griegos siguió estando inseguro: tanto cuanto otros textos suyos nos convencen de que toda la vida quiso aprender griego, la colección de Glasgow nos muestra sin dudas que no pudo alcanzar su objetivo. En su juventud no rehuía ostentar su propia erudición por medio de la elección de hápax, pero con el paso del tiempo parece haber perdido esa tendencia al exhibicionismo léxico. Como principiante y como poeta afirmado sabía usar palabras que no están confirmadas en la latinidad clásica.

Al igual que otros poetas neolatinos, Marulić creó, leyendo a los clásicos, su propia base de soluciones versificatorias preparadas, desde fórmulas con las que se empieza o se termina un verso hasta conectores que vinculan dos unidades narrativas o argumentativas. De ese thesaurus sedimentado durante decenios a veces se sacan citas literales multimembres, a veces sólo emergen breves reminiscencias; algunos de esos vínculos intertextuales son consecuencia de un acto consciente, otros son producto del amorfo subconsciente poético. El index locorum indica a dónde conducen las huellas de la colección de Glasgow. Algunas se pueden seguir con las señales más firmes, en otras hay que elegir entre orientaciones concurrentes, algunas invitan a una cauta investigación ulterior. Dejando de lado problemas que sólo pueden resolverse con interpretaciones individualizadas, en principio hay que llamar la atención sobre que el vestido literario prestado no significa ni de lejos que la experiencia que se viste con él no tiene un serio motivo extraliterario. La epístola a Frane Martinčić (27) sobre las fatigas de la vejez es esporádicamente una paráfrasis casi servil de la décima sátira de Juvenal, pero desde ese lado de la memoria se puede pensar cómo se encaminaría a tal labor un joven caprichoso de salud rozagante.

Con esta reserva mental necesaria, un vistazo a la lista de los maestros en versificación de Marulić puede ser de utilidad múltiple. No hace falta preparación filológica para vislumbrar quienes son los principales mentores de Marulić en géneros y estilos. Ovidio y Marcial preceden de lejos a los demás, los siguen Virgilio y los poetas de la llamada Anthologia Latina; están ampliamente representados el satírico Juvenal, el elegíaco Propercio, los épicos Estacio y Silio Itálico; Horacio aparece como lírico, como satírico y como epistológrafo; es significativa la aportación de los poetas tardoantiguos Ausonio y Claudiano. Los poetas cristianos, como Prudencio, Paulino de Nola, Juvenco, Draconcio, aparecen pincipalmente en las poesías de datación más tardía. Pero las relaciones numéricas no pueden ser el único indicador. El satírico Persio, por ejemplo, aparece sólo cuatro veces, pero de manera tan llamativa que en una ocasión ocupa cuatro pies y medio de los seis pies del hexámetro. La expresiones prestadas se independizan completamente de su contexto original, pudiendo cubrir un contenido radicalmente distinto, y así el Ars amatoria de Ovidio es tan inspirador para un epitafio como para una felicitación al dux o para el intercambio de pensamientos en el círculo de amigos o de la familia.

La mención del manual para seductores de Ovidio lleva a comparar las fuentes leídas que se adivinan en el fondo de la colección de Glasgow con los nombres de autores que se encuentran en el catálogo testamentario de la biblioteca de Marulić. Realmente no es difícil encontrar confirmación para muchos en la sección Libri zentilium, pero algunas ausencias nos dejan pasmados: de Ovidio, que está representado en el códice de Glasgow no sólo con todas sus obras auténticas más conocidas, sino incluso con algunas apócrifas, en la última voluntad de Marulić no hay nada. No están los elegíacos amorosos Propercio y Tibulo, no están las odas de Horacio, no está Catulo. ¿Adónde han ido a parar los poetas de la juventud de Marulić?

4

Esta pregunta, que a simple vista sólo sacía el hambre filológica de conjeturas potestativas, está lejos, sin embargo, de poderse responder como libre de la curiosidad del historiador de la literatura. Con ella se toca el meollo mismo del enigma biográfico de Marulić, que hace ya cinco siglos se acumula sobre su legado literario; por mucho que los intérpretes de su obra lo reconozcan de mala gana. ¿Qué nos dicen los versos de Glasgow sobre el rostro cívico del hombre que ya en vida se había ganado fama de dechado de virtudes?

En primer lugar, en un nivel que no despertará el mayor interés, vuelve a actualizarse en ellos el vínculo italiano de Marulić. Es sabido que no hay pruebas palpables de la estancia de estudio de Marulić en Italia y, por todo lo que sabemos, la busca de ellas entre los documentos de la Universidad de Padua está condenada de antemano al fracaso. En el manuscrito Hunter no hay, por supuesto, indicios firmes de que Marulić fuera estudiante en Italia, pero hay una serie de poesías que difícilmente pueden entenderse bien si no suponemos una ausencia bastante seria de su ciudad natal. Los ajustes de cuentas con envidosos rivales literarios y molestos diletantes exigen una arena más amplia que la que trazan las murallas del palacio de Diocleciano; también el nombre de la bestia negra de Marulić, Iacobus Iacotinus, orienta hacia una escena extranjera; es poco probable que su biógrafo y paisano Franjo Božićević hubiera callado las vehementes polémicas literarias de Marulić, de haberse producido realmente en Split, ante testigos aún vivos. Que Marulić conmemore la muerte o la elección de duces es un gesto de súbdito leal que de ningún modo supone haber salido del terruño, pero la felicitación a un patricio veneciano por su buen éxito en una campaña militar en el interior de Italia (29) ya no se entiende tanto por sí misma, y lleva a pensar en un conocimiento anterior o al menos en una estrecha preocupación por los acontecimientos de los que se trata. Por último, a pesar de la gran movilidad de la élite intelectual dentro del estado veneciano, es difícil suponer que un poeta italiano, autor de un poema sobre la historia italiana reciente, como fue evidentemente Ioannes Asclepianus (41), llegara a la orilla oriental del Adriático para presentar su creación al juicio del poeta local. Aun siendo así, o tratándose de una petición por carta, sólo podría haber llegado a tal idea alguien que hubiera conocido ya a Marulić como crítico literario fiable.

Pero el episodio italiano, por muy interesante que sea para los marulólogos especialistas, no es la conclusión biográfica de mayor alcance a la que lleva el códice de Glasgow. Al menos ocho años antes de la muerte de Marulić, en el epílogo de la primera edición conocida del Evangelistario (1516), el veneciano Francesco Giuliani (Zuliani) presentaba al humanista de Split como un santo vivo que "despreció riquezas y honores", "se apartó de todo lo que los mortales consideran el supremo tesoro", y ahora "vive en una celda exigua, entre los árboles del bosques, con la sola compañía de las fieras". No hace falta un aparato argumentativo demasiado fuerte para demostrar que Giuliano sólo conocía al presunto eremita del pie de Klis indirectamente, por sus textos. Pero lo más importante es que la figura pública de Marulić, su imagen internacional, reposaba en ese momento en la Institutio. ¿Quién podría pensar que el despiadado denunciador de todos los pecados era quizá él mismo un pecador arrepentido?

Según los criterios del siglo en que nació Marulić, ni un verso del códice de Glasgow debía ser especialmente vituperable. Pero su autor en cierto momento se volvió más escrupuloso que numerosos de los literatos contemporáneos y deseó cortar de raíz con su propio pasado. El manuscrito Hunter no habla de las causas de esa ruptura vital; sólo marca sus consecuencias literarias. Božićević habla en su biografía de la muerte de su hermano Šimun como el suceso que cambió la vida del poeta. El famoso Agostino Santo Pupieni (Giuseppe-Antonio Constantini, 1732) descubre el cambio en la extraña muerte de su amigo Papalić, que diz se saltó el turno con la amante común de ambos y murió en lugar de Marulić. No es difícil descubrir retoques de ficción en un relato y otro. Pero la verdadera pregunta es por qué al cabo de dos siglos de la muerte de Marulić aún vivía la leyenda de su sorpresiva conversión, sostenida por una reliquia tan insólita como es la garrucha con la que diz que los amigos se izaban alternativamente hasta la alcoba de la dueña de sus corazones.

El códice de Glasgow no se pronuncia entre las versiones de la muerte del hermano o del amigo, pero en una de sus partes descubre sin duda alguna a un Marulić sumergido por completo en los placeres de este mundo, cómo antípoda moral de sus propios héroes ejemplares de la Institución y el Evangelistario. El abismo entre el Marulić de Glasgow y el Marulić que firma sus best-sellers moralistas internacionales, no puede salvarse con equilibrio interpretativo alguno. Ninguna llamada liberal a la adaptación al género, la evolución espontánea del autor o el cambio de temperamento biológicamente condicionado logra conciliar al creador del obsceno poemita priapeo con el predicador de las Cincuenta parábolas y del Último juicio de Cristo. El manuscrito Hunter es una prueba firme del viraje de Marulić hacia lo transcendental, aunque falta en él una respuesta fiable a las preguntas "¿Cuándo?" y "¿Por qué?". Después del hallazgo de Escocia es imposible callar el páthos de la sincera confesión agustiniana que encontramos en la carta a Katarina Obirtić, en la que dice contrito "en nuestra juventud pescamos por la noche, en la oscuridad de este mundo, cegados por el temporal engaño del deleite y de las vanidades diversas".

En el ajuste de cuentas con la oscuridad juvenil Marulić depuró su propia biblioteca. De sus estantes desaparecieron Ovidio, Propercio, Tibulo, Catulo, el lírico Horacio, y ocuparon su lugar Juvenco, Sedulio, Arator, Prudencio. Es más, en su cambio decisivo de costumbres dejó completamente de escribir versos, como afirma expresamente en el epílogo de la Davidíada. Pero ni la revisión de la biblioteca ni la estancia autoimpuesta en el purgatorio poético ayudaron a Marulić a olvidar lo que había aprendido en su juventud. A igual que en la Davidíada junto a las cláusulas esperadas de poetas épicos cristianos resuenan las elegías de Propercio, los Amores o el Ars amatoria de Ovidio, así en los versos de vejez de Glasgow aparecen codo con codo los corifeos poéticos paganos y cristianos. Un teólogo experto que lea los epigramas de Glasgow quizá advertirá que el Marulić temeroso de Dios había exagerado su pecado. Al filólogo le queda concluir que, pese a su enorme y perdurable afán, no logró expiarlo hasta el fin de sus días.

Traducción del croata de F. J. Juez Gálvez

Original publicado con el título de "Marulićevi glasgowski stihovi", en Marko Marulić, Glasgowski stihovi (Versos de Glasgow). Preveo i priredio Darko Novaković (Edición y traducción de Darko Novaković). Matica hrvatska, Biblioteka Parnas, Niz Književnost (Biblioteca Parnaso, Serie Literatura), Zagreb 1999, pp. 253-270.

Marulić en español

Mirko Tomasović

MARULIĆ EN ESPAÑOL

Bratislav Lučin / F. J. Juez Gálvez (ed. esp.): Marko Marulić (1450-1524), Ediciones Clásicas, Biblioteca del Humanismo 2, Madrid 2000, 96 pp.

Una de las aportaciones más valiosas a las celebraciones en honor de Marko Marulić nos llegó el mes de abril del año 2000 de Madrid: Ediciones Clásicas publicaba en la colección Biblioteca del Humanismo (Director: Tomás González Rolán) un libro de un centenar de páginas consagrado al "padre de la literatura croata".

Son autores del libro Bratislav Lučin y Francisco Javier Juez Gálvez, responsable de la edición española y de la mayoría de las traducciones. La edición está preparada con cuidado crítico y gráfico, presentándoles al autor clásico croata a los hablantes de una de las lenguas más difundidas por el mundo de manera digna y ejemplar.

Es más, retoma la tradición interrumpida de las versiones españolas de obras de Marulić de los siglos XVI y XVII, y al mismo tiempo estimula su investigación en las tierras de Iberia, donde antaño mucho lo habían leído y apreciado ilustres clásicos como Fray Luis de Granada o Francisco de Quevedo.

En efecto, en los últimos tiempos han dado un aporte a la marulología estudiosos españoles como Rosa Mª. Marina Sáez, Jesús López-Gay, S. J., y Francisco Javier Juez Gálvez. De la recepción de nuestro humanista en España se ha ocupado también el hispanista croata Karlo Budor, ha investigado su eco en las tierras de misión el padre J. López-Gay, mientras que la Dra. R. Mª. Marina Sáez centró su atención en dos artículos en la métrica y los recursos estilísticos de la epopeya Davidíada.

Marko Marulić, pues, es objeto de estudio entre los investigadores del humanismo europeo también por parte española, lo que seguro ha coadyuvado en la impresión de este libro y, es de suponer, continuará con la progresiva internacionalización del "padre de la literatura croata".

La citada "Biblioteca del Humanismo" de la editorial madrileña recuerda por su forma, contenido y distribución a las famosas ediciones didácticas francesas Que sais-je?, síntesis monográfico-enciclopédicas de un número determinado de páginas y formato de bolsillo en que autores competentes presentan de manera panorámica valores confirmados de distintos ámbitos, sobre todo del literario.

Pero, a diferencia del modelo francés, Ediciones Clásicas aporta, junto con una monografía abreviada sobre el autor, una selección de sus textos. Ambas cosas las ha realizado en este caso Bratislav Lučin, con la colaboración del Dr. Juez Gálvez, así como un cuadro cronológico y una bibliografía selecta de la obra de Marulić y su destino crítico, en especial en las publicaciones científicas en lenguas extranjeras.

La pequeña monografía de Lučin que constituye el capítulo II ("Marulić y su obra"), dividida en seis apartados, tantos cuantos cantos tiene la Judit, es una guía excelente para el lector a través del sendero bastante intrincado de los fenómenos de la literatura maruliana. El primer apartado es un meditado ensayo informativo sobre los rasgos fundamentales del humanismo croata, con los hechos imprescindibles sobre las circunstancias históricas del entorno del que surgió Marulić, mientras que el apartado final de este esbozo es una valoración del contexto europeo del vate de Split.

Dentro de una ordenación metodológicamente tan bien enfocada se suceden los apartados sobre los caracteres y tendencias principales de la obra de Marulić, sobre su obra latina y croata, así como sobre su prosa croata y sus escritos perdidos. Por su superioridad cuantitativa y repercusión europea les corresponde un mayor espacio, por supuesto, a los libros latinos de Marulić, pero en refinada exposición se señala también el valor excepcional de sus obras croatas en la evolución y orientación de la literatura nacional croata y de su autoconciencia lingüística.

El autor, por lo tanto, respetando el ámbito y la intención del género monográfico, no ha cedido, sin embargo, al esquematismo, a la brevedad, a la acumulación de datos heterogéneos. Moderado en las valoraciones y gradual en las informaciones, se les presenta a los lectores, los usuarios del libro, un literato desconocido para ellos, de gran energía, plurifacetismo y dimensión europea, perfilándolo así como autor en su integridad y en sus detalles.

La pregnancia enciclopédica y las obligaciones genéricas no son óbice para introducir en esta lectura el análisis y la elaboración ensayística de la factografía confirmada y de los conocimientos críticos sobre el escritor de un país lejano, cuyas obras aparecieron y se extendieron por el mapa de Europa en los siglos XVI y XVII, dejando huella hasta hoy, y no sólo en la literatura de la que es legendario fundador.

Ese esbozo lo refuerza meridianamente la selección de textos del enorme tesoro maruliano: fragmentos de la Institución, del Evangelistario, de las Cincuenta parábolas, de las Inscripciones de Salona, de la Epístola al papa Adriano VI, del Diálogo de Hércules.

La poesía latina está representada por epigramas selectos de los que descubrió en Glasgow en 1995 Darko Novaković, y de dos poesías conocidas ya de antes, de valor antológico, junto a cinco fragmentos de la Davidíada. El prólogo de la Judit, su invocación y epílogo, así como cuatro pasajes claves del cantar al final de la selección son en cierto modo el centro de gravedad, la cima de esta pequeña antología de los muchos volúmenes de la producción literaria de Marulić.

De ese modo quedan "cubiertos" todas las directrices y logros sustanciales de su obra, y los fragmentos de los textos según el criterio de literariedad y estética de su antologista retratan a Marulić en el condicionamiento de su tiempo y a la vez a través de la perduración de los mensajes y realizaciones poéticas, tal como cuadra a un autor modélico, a un clásico.

Respecto al conjunto del trabajo realizado, puede afirmarse que no es en absoluto labor liviana la del escritor de un panorama monográfico y compilador de una selección congruente, realizada de manera que su libro se pueda ofrecer, mutatis mutandis, a editores de otros países (franceses, italianos, ingleses) animados a incluirlo en sus programas editoriales, si perseveramos en la promoción de Marko Marulić como prócer croata y valor europeo.

Por otro lado, en esta valiosa presentación a la opinión pública española le corresponden grandes méritos al colaborador del magister Lučin y traductor de la mayoría de los textos latinos y de los de la Judit, el Dr. F. J. Juez Gálvez, que con verdadera familiaridad con el mundo literario de Marulić ha seguido su manuscrito y demostrado verdadera arte traductora, especialmente en la transmisión de la composición poética de la Davidíada y la Judit.

Con gran acierto ha resuelto escoger para los fragmentos del Evangelistario y de las Cincuenta parábolas la traducción española de 1655, y para la célebre poesía de Marulić Carmen de doctrina Domini nostri Iesu Christi la versión del renombrado Fray Luis de Granada de la década de 1560. Así se marcan de manera simbólica los estratos de la recepción de Marko Marulić en la cultura española.

Por último hay que señalar que en esta hazaña literaria, hazaña en el verdadero sentido de la palabra, si es que sabemos algo de la complicación de publicar a escritores croatas en editoriales extranjeras, merecen reconocimiento el Ayuntamiento de la Ciudad de Split, que ha subvencionado el libro, y D. Ivo Klarić, antiguo encargado de cultura en la Embajada de la República de Croacia en Madrid, de quien surgió la idea originaria y medió en la preparación del volumen. Éste podría ser ejemplo para otros proyectos semejantes por la senda de Marulić.

Traducción del croata de F. J. Juez Gálvez

Original publicado con el título de "Marulić na španjolskome" en el diario Vjesnik de Zagreb el viernes 10 de mayo de 2000, en la rúbrica "Knjige" ("Libros"), p. 13.

Marko Marulić en Studia Croatica

Francisco Javier Juez Gálvez

En Studia Croatica se han publicado, ya desde su primer número en 1960, numerosos estudios sobre literatura croata, tanto antigua como moderna, y no han estado ausentes el Renacimiento y el Humanismo croatas, ya en general, ya en la persona de su representante más destacado, Marko Marulić o Marcus Marulus (1450-1524). Presentamos esos materiales en el orden cronológico de su aparición en Studia Croatica, acompañando los datos bibliográficos con breves comentarios sobre el contenido de cada trabajo.

Pedro P. Barnola, S. J., "Anepifanía americana de un insigne humanista croata", SC 1 (1960), pp. 58-60.

El padre Barnola, profesor de la Universidad Católica "Andrés Bello" de Caracas, se hace eco de la edición venezolana de la Davidíada de Marulić (Mérida 1957), cuyo responsable es el profesor de la Universidad de los Andes Dr. Miroslav Marcovich. Se trata básicamente de una reseña de la edición, con breves datos sobre el autor y el editor, acompañada de sendas ilustraciones de la primera y la tercera ediciones de la Judit.

Ante Kadić, "La literatura renacentista croata", SC 9 (1962), pp. 287-308.

Interesante y extenso estudio introductorio, acompañado de ilustraciones (repartidas también a lo largo del número) del que fue profesor de la Universidad de Indiana. Aunque de Marulić trata relativamente poco (pp. 293-296), queda perfectamente encuadrado en su época histórica y entre sus precursores y continuadores.

Hrvatski latinisti (Los autores croatas que escribieron en latín), Ed. Veljko Gortan y Vladimir Vratović. Zora, Matica Hrvatska; I-II 742-1204 pág., Zagreb 1969-1970. [Reseña de Ante Kadić], SC 44-45 (1972), pp. 96-98.

En la sección "Reseña de libros" apareció esta recensión del Prof. Kadić de la meritorísima y voluminosa antología en dos tomos de los profesores de Zagreb Veljko Gortan y Vladimir Vratović, aún hoy en día insustituida. En el caso de Marulić, todavía hay textos cuya referencia está precisamente en esta edición, por no hablar de otros muchos latinistas croatas menos estudiados, que carecen en absoluto de ediciones modernas.

Redacción de SC, "El 450º aniversario de Marko Marulić (1450-1524). El gran humanista cristiano y el padre de la literatura croata", SC 54-55 (1974), pp. 161-163.

Abriendo la sección de "Cultura", el artículo redaccional que conmemora los cuatro siglos y medio de la muerte de Marko Marulić ofrece una breve presentación de la vida y obra del príncipe de los humanistas croatas, incorporando las informaciones sobre la Davidíada publicada por primera vez veinte años antes, destacando la ubicación de Marulić "en el seno mismo del mundo occidental" y deteniéndose en la Judit, actualizando su papel: "Desgraciadamente, el pueblo croata necesita actualmente leer y releer a JUDIT de Marulić [...]".

Ante Kadić, "Marko Marulić, escritor renacentista croata", SC 102 (1986), pp. 206-220.

En este artículo el Prof. Kadić nos ofrece una visión panorámica y puesta al día, para su fecha (cita publicaciones hasta de 1985), de la vida y la obra de Marulić, con gran riqueza de datos, apoyados en instrumentos bibliográficos (47 notas a pie de página en 15 páginas). Incluye además muchas citas de las obras de Marulić, tanto en original como en traducción. Como "apéndice" sui generis en la página 262 aparece una ilustración de la tercera edición de Judit.

Ante Kadić, "Davidias de Marulić y su empleo de símiles", SC 112 (1989), pp. 12-26.

Rematado en su última página por un facsímil del comienzo del primer canto de la Davidíada según el códice autógrafo de Turín, este extenso artículo (15 páginas) presenta de manera muy documentada (46 notas) la problemática general de la Davidíada en su primera parte (ediciones, teorías sobre la inedición de la epopeya en vida de Marulić), y en la segunda se centra en los símiles, que expone en el orden en que aparecen en la Davidíada, citando los versos originales y su traducción, concluyendo que "Davidias es la obra cumbre de Marulić, obra que podría colocarlo entre los mejores humanistas y escritores neo-latinistas".

Destino del poema Carmen de doctrina Domini nostri Iesu Christi pendentis in Cruce Marci Maruli. Nacionalna i sveučilišna biblioteka - Zagreb, Književni krug Split - Split, 1994. [Reseña de la redacción], SC 125 (1994), pp. 181-182.

Como principio de la rúbrica de reseña de libros, esta breve reseña presenta el valioso libro trilingüe (en croata, francés e inglés) sobre el destino del conocidísimo Carmen de doctrina DNIC de Marulić, fruto de los afanes del prof. em. Charles Béné, acompañado de una ilustración del busto de Marulić obra de Ivan Mestrović, que aparece en la portada del libro reseñado.

Jesús López-Gay, S. J., ""Marcus Marulus" en la primitiva misión de los jesuitas en Asia", SC 133 (1997), pp. 61-67.

Reproduce el texto de la conferencia pronunciada el 15 de noviembre de 1994 en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, publicado también en Colloquia Maruliana IIII (Split 1995), pp. 73-78 (con resumen en croata, pp. 78-80), a propósito de las misiones javerianas y jesuíticas en general en el Extremo Oriente, y la presencia de la Institutio maruliana en ellas.

Branko Franolić, "Marko Marulić: Vita diui Hieronymi (British Library ms. add. 18.029)", SC 134 (1997), pp. 179-181.

Desde Londres, el Dr. Franolić informa brevemente sobre el hallazgo en la Biblioteca Británica de un códice autógrafo de la vida de San Jerónimo. Informa también de la cita de Marulić en la obra Sphaera civitatis de John Case (Oxford 1588).

Sigue al artículo una nota de la redacción en la que se refiere la concesión del Premio INA al marulólogo Charles Béné, a los Dres. Sanader y Stamač y al propio Dr. Franolić.

Vlatko Marić, Cahiers Croates, SC 135 (1997), p. 21.

Se trata de la traducción de la reseña periodística, aparecida originalmente en Glas koncila (10.VIII.1997), del número monográfico de los parisinos Cahiers Croates 1-2 Printemps-été 1997, titulado "Marulić humaniste européen".

Charles Béné, "Marulić y Europa", SC 135 (1997), pp. 229-238 y SC 136 (1998), pp. 13-22.

El principal marulólogo francés, Prof. Charles Béné, en su extenso artículo de veinte páginas (por ello publicado en Studia Croatica en dos entregas, entre 1997 y 1998) y 33 notas permite seguir la trayectoria de las obras mayores de Marulić en su recepción europea, desde las primeras ediciones venecianas, pasando por las ediciones baselenses (pre-)protestantes, las ediciones colonienses antiluteranas, las ediciones inglesas en apoyo del catolicismo en peligro, y las traducciones de la Institutio, sobre todo francesas y alemanas, pero también a otras lenguas, en traducciones parciales y utilizaciones. Para concluir afirmando que Marulić "logró alrededor de su obra una unanimidad que explica, sin ninguna duda, la excepcional posteridad de su obra".

Este trabajo había aparecido por primera vez en el número citado de los Cahiers Croates ("Marulić et l'Europe", pp. 39-62), pero su gran interés hizo que volviera a reeditarse en francés en el volumen de Charles Béné Études Maruliennes (Zagreb - Split, 1998), pp. 141-161, con numerosas ilustraciones.

Charles Béné, "Mirko Tomasović: Marko Marulić Marul", SC 141 (2000), pp. 76-78.

El Prof. Béné es autor de esta reseña de la estupenda monografía sobre Marulić escrita por Mirko Tomasović, reseña que apareció simultáneamente en 2002 en español en Studia Croatica y en francés en Colloquia Maruliana IX (Split 2000), pp. 497-499. Siguiendo la estructura del libro de Marulić, Béné demuestra su dominio del tema, pues la suya no es una reseña al uso, sino que incluye al mismo tiempo sus comentarios, que ubican al gran Marulić en su contexto europeo, de la mano de Budé, Dante o Erasmo.

 



[1] Hoy se suele poner en duda la atribución de esos textos a Marko Marulic. (BL)

[2] Probablemente se trate de una obra de Fray Marko Marulic, que nació a finales del siglo XVI. (BL)

[3] Hoy más conocido como Repertorium. (FJJG)

[4] Hoy tenemos constancia de varios viajes comerciales de Marulic a Venecia, e indicios bastante firmes de estancias suyas en Padua, como estudiante, y en Roma, como peregrino con motivo del Año Santo de 1500. (FJJG)

[5] Gracias al descubrimiento de los Epigrammata Marci Maruli en la Biblioteca Universitaria de Glasgow por Darko Novakovic en 1995, poseemos muchas más de sus poesías latinas, hasta tal punto que ha cambiado su imagen como poeta latino. (FJJG)

[6] Branimir Glavičic demostró en 1979 que se trata de una obra del poeta inglés Abraham Cowley. (BL)

[7] "El único que escogió a su héroe del Antiguo Testamento".

[8] Hoy se suele considerar que no es de Marulic. (BL)

[9] M. Marulic, De veteris instrumenti viris illustribus commentarium, ed. de Šime Juric, Zagreb 1979, p. 11.

[10] J. Badalic, "Bibliografija Marulicevih djela te radova o životu i djelima Marulicevim", Zbornik u proslavu petstogodišnjice rodjenja Marka Marulica: 1450-1950, Zagreb 1950, pp. 316-345. [Hoy disponemos de un repertorio mucho más completo que el citado: Branko Jozic - Bratislav Lučin, Bibliografija Marka Marulica. Prvi dio: Tiskana djela: (1477-1997), Književni krug Split - Marulianum, Biblioteka Marulianum 2, Split 1998. N. del trad.]

[11] Ibidem, p. 323. Hay que precisar que aparecieron dos ediciones casi idénticas en París, editadas por Jérôme de Marnef y la Viuda de Guillaume Cavellat; la primera en 1585, (24)-631-(35) pp., la segunda en 1586, (16)-631-(42) pp. Véanse los ejemplares de la Biblioteca Vaticana: Barb. V.XI.187 y Racc. gen. Teol. V.2129, y el de la Biblioteca Nacional de París (ed. 1585): D.43569.

[12] Ibidem, p. 328. Véase también: A. J. Anselmo, Bibliografia das obras impressas em Portugal no século XVI, Lisboa 1926, N. 513, y F. Leite de Faria, Livros impressos em Portugal no século XVI existentes na Biblioteca Nacional do Rio de Janeiro, Coimbra 1979, p. 48.

[13] Ibidem, y también A. Labarre, Répertoire bibliographique des livres imprimés en France au XVIe siècle, t. 53, Douai - Baden-Baden 1972, pp. 65, 90 y 117; íd., Répertoire bibliographique des livres imprimés en France au XVIIe siècle, t. 4, Douai - Baden-Baden 1982, p. 33. Ésta es la descripción de la primera edición de Dumont, según Labarre (op. cit., p. 65): "LE THRESOR // DES FAICTZ ET DICTZ // MEMORABLES DES HOMMES // SAINCTS ET ILLVSTRES DV // VIEIL ET NOVVEAV TESTAMENT // pour servir d'exemple à bien & sainctement viure; // avec vn Traicté tresexcellent du Iugement dernier; // Recueillys en sis liures Latins, par // MARC MARVLVS, personnage fort deuot & de // grand sçavoir. // Depuis mis en François par PAVL // DV MONT, Douysien. // 4 líneas // PROVIDENCE RICHESSE // Marca // A DOUVAY // De l'imprimerie de Iean Bogart Imprimeur iuré, à la Bible d'or, l'an M.D.LXXXV. // In 8º, (32) 611, (1), 377 (26) pp. Douai, Biblioteca Municipal (d 15854). El ejemplar contiene: Epístola dedicada a Maximilien Morillon, obispo de Tournai, Sonetos de Baudoin Delgen, abad de Henin, y de Philippe Broide; odas de Miches d'Esne y de Jean Le Guillon; elegía de Firment Fourment, gran vicario de Cambrai.

Reediciones:

-Douay, Baltasar Bellère, 1595. 2 vol. in 8º, según H. R. Duthilloeul (cf. Bibliographie douaisienne. Nouvelle édition. Douai 1842, nº. 199). De esta edición no se ha encontrado ningún ejemplar. (Répertoire, p. 117, nº. 21).

-A Douay, De l'imprimerie de Jean Bogart, 1956. In 8º, (32)-933-(22) pp. La misma epístola dedicatoria. (Répertoire, p. 90, nº. 261.)

-A Douay, De l'imprimerie de Balthasar Bellère, 1599. In 8º, (32)-933-(22) pp. La misma epístola dedicatoria. (Répertoire, p. 126, nº. 60.)

[14] Sobre Marulic, véase la reseña biobibliográfica de Niccolò del Re en Dictionnaire de Spiritualité, t. 10, París 1980, p. 742, y J. Badalic, Bibliografija..., pp. 316-345.

[15] Marulic pudo conocer la corriente de la devotio moderna con los benedictinos de la Congregación de Santa Justina de Padua (cf. G. Picasso, "L'Imitazione di Cristo nell'epoca della devotio moderna e nella spiritualità monastica del secolo XV in Italia", Rivista di Storia e Letteratura Religiosa IV (1968) pp. 11-32). La traducción de la Imitación de Cristo de Tomás de Kempis, hecha por Marulic hacia 1500, quedó manuscrita.

[16] P. de Leturia, "Lecturas ascéticas y lecturas místicas entre los jesuitas del siglo XVI", (Archivio Italiano per la Storia della Pietà II (1959) pp. 19, 37, 42 y 50. El P. Nadal parece, sin embargo, formular algunas reservas al escribir: "Liber exemplorum item proponatur, ex quo possit etiam desumi de quo agatur, sed in hoc tamen libro prius expurgantur quae expurgenda videbitur" ("Propóngase asímismo el libro de los ejemplos, pero antes, sin embargo, se expurgue en este libro lo que parezca que ha de expurgarse") (cf. H. Nadal, Epistolae, Madrid 1905, p. 451.)

[17] A. Kadic, "St. Francis Xavier and Marko Marulic", The Slavic and East European Journal, New Series, V (XIX) (1961) pp. 12-18 [reeditado en From Croatian Renaissance to Yugoslav Socialism, La Haya - París 1969, pp. 37-40].

[18] [En realidad se trató de un episodio de la llamada "Quema de Conventos" por parte de "revolucionarios" durante la I República Española.] G. Schurhammer, Francisco Javier: Su vida y su tiempo, t. II, Pamplona 1992, n. 193 de p. 288, y Documenta Indica, ed. J. Wicki, Roma 1948, p. 554.

[19] Enciclopedia Cattolica, t. 8 (1952) p. 1614.

[20] É. Gilson, Les Idées et les Lettres, París 1955, pp. 171 ss. En su calidad de humanista Marulic es casi desconocido para los lectores occidentales de hoy. Sin embargo, ya Bartolomeo Merula, editor y comentarista de los clásicos latinos, que enseñó en Split de 1478 a 1489, había dirigido a Marulic dos epigramas latinos, que quedaron inéditos en la Biblioteca Nacional de Florencia (cf. Magl. VII, 1183, ff. 127v y 128, y el artículo de Giovanni Parenti, "La 'forma Crinito' dell'Urania", Rinascimento, 2ª s., XVIII (1978) pp. 271-283). Por otra parte, como ha señalado Marin Tadin durante la discusión de esta comunicación, Wilhelm Eysengrein en su Catalogus testium veritatis (Catálogo de los testigos de la verdad), Dillingen 1565, f. 197v, describe a Marulic como "princeps suae aetatis Philosophorum, Poeta gravis et ingeniosus, sacrarum literarum scientia nemini secundo" ("príncipe de los filósofos de su época, poeta grave e ingenioso, que no le fue a la zaga a nadie en la ciencia de las letras").

[21] En la descripción bibliográfica del ejemplar registrado por A. J. Anselmo (op. cit., nº. 513) encontramos indicadas las fechas de los permisos de impresión precedentes, que son del 30 de mayo de 1566, del 26 de noviembre de 1575, del 15 de enero y del 14 de julio de 1576 y del 27 de octubre de 1577.

[22] V. Fancev, "Eine böhmische Übersetzung aus Marulic" ("Una traducción bohemia de Marulic"), Archiv für slavische Philologie 23 (1901) pp. 639-640, y Knihopis českých a slovenských tisku (Bibliografía de impresos checos y eslovacos) t. 5, Praga 1950, p. 76. Sobre Šimon Lomnický z Budče, véase Dejiný české literatury (Historia de la literatura checa), I, Praga 1959, p. 361.

[23] Sobre Paul Dumont (1532-1602), véase Biographie Nationale (de Bélgica), t. 6, Bruselas 1878, pp. 306-307; Dictionnaire de Spiritualité, t. 3, París 1957, p. 1800, así como el artículo de A. Labarre, "L'oeuvre de Paul De Mont, douaisien", Ons geestelijk erf (Nuestro solar espiritual) 58, nº. 4 (1984), pp. 351-373.

[24]  Así presenta Dumont la obra de Marulic en su epístola dedicatoria a Maximilien Morillon: "Así pues, rumiando y remascando largamente este asunto en mi entendimiento, como debemos estar todos deseosos de ver estas vidas de los santos remitidas entre las manos de todo el mundo, & más de los amantes de libros que mueven la afección & instruyen el entendimiento todo junto que de los instruyen solamente; habiendo sido solicitado hace varios años de algunos hombres de autoridad celosos del bien público poner en francés Los hechos & dichos memorables de los hombres santos & ilustres, recogidos en seis libros latinos por Marc Marvlvs, para servirse de él como de un Valerio Máximo entre los católicos; considerando que ello podría ser tanto como un compendio de las vidas de los santos, esperando que algunos de esos sabios y graves franceses de mejor marca nos habrían satisfecho en este lugar." Y ésta es la traducción del pasaje en que Dumont menciona a Marulic: "Marc Marvlvs, noble burgués de la ciudad de Spalato en Iliria, dicha presentemente Esclavonia, país antaño de San Jerónimo, habiendo vivido en el año 1480, según que se encuentra en el discurso de sus libros, por razón que éste fue un personaje muy sabio, & con una piedad así de singular & admirable, tal como testimonian los que han vivido en su tiempo, & sus obras también. Pues dejando aquél el mundo con todos sus honores & sus riquezas, se retiró a la soledad, & vivió en el yermo, donde compuso al parecer la mayor parte de sus obras, tal como su Evangelistario, sus Cincuenta parábolas, el otro sobre el menosprecio del mundo, & este presente libro".

[25] A. Labarre, "L'oeuvre du Paul Du Mont...", p. 351.

[26] A. Labarre, Répertoire Bibliographique... (XVIe siècle), pp. 65, 90 y 117, e id., Répertoire Bibliographique... (XVIIe siècle), p. 33.

[27] Catalogue des livres impriméz de la Bibliothèque du Roy, t. 1, Belles Lettres, París 1750, p. 143, t. 2, Théologie, pp. 30 y 269-270. Los ejemplares latinos de la Institutio que hoy se encuentran en la Biblioteca Nacional provienen, para la edición de Amberes (1577), del Convento de los Capuchinos de París y, para la edición de París (1585), del Convento de los Monjes Recoletos de París.

[28] Véase el artículo de Mihailo B. Petrovic, "La littérature serbo-croate en France", Actes du Ve Congrès de l'Association Internationale de Littérature Comparée, Belgrado - Amsterdam 1969, p. 695. Al no indicarse las fuentes de tales informaciones, las afirmaciones de Ibrovac quedan por verificar. Hacemos notar que la Institutio de Marulic no figura en el inventario, bastante somero por otra parte, de la biblioteca de Racine (cf. P. Bonnefon, "La bibliothèque de Racine", Revue d'Histoire Littéraire de France V (1898), pp. 169-219, y F. Balmas, "L'inventario della biblioteca di Racine", Annali della Facoltà di Economia e Commercio di Verona dell'Università di Padova, sez. I, parte I, I (1964-65) pp. 411-472). El nombre de Marulic no se cita en las monografías que tratan de Port-Royal; está, por ejemplo, ausente de la Histoire de Port-Royal de Sainte Beuve. Tampoco se le menciona en la Histoire littéraire du sentiment réligieux en France de Henri Bremond.

[29] P. Bayle, Dictionnaire historique et critique, 2ª ed., Amsterdam 1702, p. 2078. La misma reseña también figura en las ediciones sucesivas, así como en la traducción inglesa del Dictionnaire, aparecida con el título de A general dictionary, historical and critical, t. 7, Londres 1738, p. 485. Ésta es la reseña de Bayle, con abreviaciones: "El traductor francés hizo una cosa [...] bastante singular, como para merecer que se refiera. Yo la he sabido por Martín Delrío. Este jesuita, que había censurado a Bodin por aprobar que los jueces mientan para hacer confesar la verdad a los criminales, añade que Marc Marule es del mismo sentimiento que Bodin; pero que el Autor de la traducción francesa de la obra de Marule ha corregido esa mala doctrina. Supone que Marule enseña todo lo contrario, y él le presta la refutación del sentimiento del Bodin. Fuit in sententia Bodini M. Marulus lib. 4 de Instit. bene vivendi, c. 4, Sed errore animadversio ejus interpres Gallicus planè contrariam sententiam tribuit; et multas paginas, quae non sunt Maruli, Marulo inseruit, dictorum ipsorum Maruli dictis continentes; quam bono exemplo et prudenter ipse Maruli viderit (Martinus Delrio. Disquisit. Magicar. Tom. III. Libr. V. Sect. X. pag. m. 74). Los traductores se han excedido tan a menudo en sus privilegios que un lector es desdichado mientras no pueda enterarse de las cosas en los originales.

Es correr continuamente el riesgo de ser engañado; [...] Por lo demás, Gabriel Naudé, que ha hecho una disertación para probar que a los médicos les está permitido decir bastantes mentiras a un enfermo, no ha dejado de citar a nuestro Marule, que sostuvo que un hombre que miente en favor de la República, en lo que hace un acto de prudencia insigne y de piedad singular. Marullus Spalatensis, lib. 4. memor. c. 4 ob Reipublicae bonum vel maiorem dei gloriam mentiri fore summam pietatis ingentisque prudentiae contendit (Naudaeus, Pentade Quaest. Iatrophilol., p. 150. Ed. Ginebra 1647). ¡Oh, la mala moral!"

[30] Martin-Antoine del Río (1551-1608) es un personaje muy conocido, aunque muy controvertido (cf. Biographie Nationale (de Bélgica), t. 5, pp. 476-491; Dictionnaire de Spiritualité, t. 3, p. 131, y Dictionnaire de Théologie Catholique, t. 4, p. 262). En efecto, se supondría que Del Río era sencillamente un "procurador general de Belzebú", opinión que la Biographie Nationale (p. 478) atribuye falsamente a Voltaire. En cuanto a Bayle, éste también a imputa a Del Río pensamientos (cf. nota 21) que el jesuita no había formulado; pues escribió claramente contra la mentira "útil", condenando a Marulic. Citamos el pasaje entero: "De aliis mediis veritatem perscrutandi. Maioris momenti quaestio est, liceatne iudici dolo falsis promissis, vel mendaciis à reo veritatem elicere? v. q. si fingat eum ab aliis etiam complicibus denunciatum, si promittat liberationem, quam ei non cogitat, nec vult impendere, nec de iure potest. Homo praecipitis ingenii et noua ac periculosa amantis Io. Bodin. haec omnia iudici permitti. In primis dum asserit licere mentiri. Hoc hodie haereticum est, fide enim tenendum, mendacium (quod nome huiusmodi mereatur) esse rem simpliciter et per se malam ideoque adeò illicitam, ut nec Pontifex dispensatione bonam facere possit : quae est sententia non D. Augustini modò, et Thomae, ut nugatur Bodinus : sed hodie communis Catholicorum qui illam sacris Scriptura locis optimé confirmant. Fuit in sententia Bodini, M. Marulus Libro de Institutione bene vivendi capitullo 4. Sed errore animadverso, eius interpres Gallicus planè contrariam Marulo sententiam tribuit : & multas paginas, que non sunt Maruli, Marulo inseruit, doctorum ipsorum Maruli confutationem pro Maruli dictis continentes : quam bono exemplo & prudenter ipse viderit. Argumenta Bodini ex sacris litteris facile solvuntur, et nos in tractatu de Mendacio solvimus omnia" (Disquisitionum magicarum libri sex, Lugduni (Lyón) 1608, p. 309. La primera edición es de 1593). El interés por la traducción de Dumont mostrado por Del Río se explica por el hecho de que había estudiado en Douai y después enseñado filosofía en el Colegio de los Jesuitas de Anchin (cf. Dictionnaire de Théologie Catholique, t. 4, París 1924, p. 262, y Dictionnaire de Spiritualité, t. 3, p. 131).

[31] J. Dayre, "Une traduction française de Marko Marulic", Annales de l'Institut Français de Zagreb 11 (1939) pp. 221-227. La reseña de Bayle referida por Dayre fue amputada involuntariamente de una frase y por ello hecha incomprensible.

[32] Dumont escribe en la epístola dedicatoria de la primera edición: "Por lo demás, en cuanto al libro, habiendo sido éste visitado, revisado y corregido con mucha diligencia por algunos doctos y duchos teólogos de esta Universidad, es una obra a la que ellos le hacen gran caso". Entre los teólogos que enseñaban en 1585 en Douai se encuentra el célebre Guillaume Estius, que dio el imprimatur a la obra. Sobre Estius véase Th. Leuridan, "Les Théologiens de Douai", Revue des Sciences Ecclésiastiques 72 (1895) pp. 121-131, 326-349 y 481-495.

[33] F. H. Reusch, Die Indices librorum prohibitorum des sechzehnsten Jahrhunderts (Los Indices librorum prohibitorum del siglo XVI), Tubinga 1886, y J. Hilgers, Der Index der verbotener Bücher (El índice de libros prohibidos), Friburgo de Br. 1904.

[34] Entre los numerosos títulos consultados citamos: Index librorum expurgandorum, Tomus primus, A-Z, Roma 1607; Librorum post indicem Clementis VII prohibitorum decreta omnia hactenus edita, Roma 1624; Elenchus librorum omnius tum in Tridentino, Clementinoque Indice..., Roma 1632; Elenchus librorum omnium tum in Tridentino, Clementinoque Indice... usque ad annum 1640, Roma 1640.

[35] F. Zaccaria, Storia polemica delle proibizioni de' libri, Roma 1777, p. 175.

[36] Index librorum prohibitorum et expurgatorum Illmi. ac Rmi. D. D. Bernardi de Sandoval et Roxas, S. R. E. presb. Cardin. tit. S. Anastasiae, Archiepisc. Toletani Hispaniarum Primatis Maioris Castellae cancellarii, generalis inquisitoris Regii status consiliarii &c auctoritate et iussu editus de Consilio supremi senatus Stae. generalis inquisitionis Hispaniarum, Madriti, apud Ludovicum Sanchez typographum regium, 1612. Ejemplar de la B. N. [de París] (Q 191). [En la Biblioteca Nacional de Madrid: 2-48297.] En la primera parte : "Index autorum et librorum prohibitorum", p. 76, encontramos el nombre del autor y el título de la obra prohibida: Secunda classis: "Marci Marulli Dictorum, Factorumque memorabilium liber, nisi repurgetur", mientras que en la segunda parte (Index librorum expurgatorum, p. 611) encontramos los pasajes que deben expurgarse: "Marci Marvli Dictorvm Factorumque Memorabilium Libri. Ex Marci Maruli Spalatensis dictorum, factorumque memorabilium Libris. ex. Antuerpiae, ex officina Aegidii Steelsij, 1584.

Lib. 4, cap. 4 §. Ac semper quidem, pag. 334. post illa verba, veritas ipse sit, delatur vsque ad, §. Abraham cùm per spiritum, exclus.

§. Abraham cùm per spiritum, ead. pagin. 334. post illud, frater patruelis fuit, dele usque ad, §. Iacob etiam cùm benedictionem, exclus.

§. Iacob etiam cùm benedictionem, pag. 335. post verba, quia ita remunerabatur, dele sequentia vsq; ad, §. Ioseph apud Pharaonem, exclus.

§. Ioseph apud Pharaonem, pag. 336. post illa verba, bonis multis affecit, dele vsq; ad §. Aegyptiae obstetrices, exclus.

§. Raab meretrix, pagin. 336. post illud, Vni ex Principibus iuncta, dele vsque ad, vt inter illas censeretur, exclus.

§. David secundum, pag. 337. post illa verba, dimissusque abijt, dele vsque ad, sacerdoti illusit, exclus.

§. Quid mulier, pag. 338. post illa verba, prodere interfecturis, dele vsque ad. § Salomon Regum, exclus.

§. Quis tamen Iudith, in principio pagin. 339 post verba illa, viduae Sutelas, dele, dolosque & mera mendacia.

Et inferius vers. Postremo cum ipso collocuta, post verba, cum ipso collocuta, dele, sermone promissis vultu fallit atque.

Et paulò inferiùs, ibi, nemo dolos illi vitio vertit, dele vocem, dolos.

§. Caeteris autem in rebus, p. 341. post dicta verba, caeteris autem in rebus, dele vsq; ad, D. Hieronymus ad Rusticum, exclus.

§. At neq; pag. 342. post illa verba, paruo cum labore ponebat, deleatur vsq; ad §. illius quoque Abbatis, exclus.

§. Haec sunt quidem, p. 346. deleatur ab initio §. vsque ad, caetera verò mendaciorum, exclus."

Véase la reeedición publicada en Ginebra con el mismo título por Jacques Crispin en 1619 [Genevae sumptibus Iacobi Crispini Anno M.DC.XIX], pp. 67 y 677-678. B.N. (Q. 937). [Biblioteca Nacional de Madrid: R-39751].

[37] G. Schurhammer, Francisco Javier..., t. II, n. 193 de p. 288: "Y en la tercera página: "Está este libro expurgado conforme a las reglas del expurgatorio que sacó el año de 1612 la Inquisición; y por berdad lo firmé de mi nombre. Gonzalo de Albornoz". De hecho se han tachado con tinta negra pasajes molestos de varios lugares.

[38] Catálogo dos Reservados da Biblioteca Geral da Universidade de Coimbra, Coimbra 1970, p. 396: "De Institutione bene vivendi per exempla sanctorum, Venetiis, 1506. 340 fs. 113/73 mm., fol. 336 está em branco, nota: Expurgatos est iusta expurgatorium Lusitanum fol. 886."

[39] G. Catoni, "Processi a librai senesi del cinquecento" ("Procesos a libreros sieneses del siglo XVI"), Studi di storia medievale e moderna per Ernesto Sestan, Florencia 1980, pp. 521-522. El caso Marulic lo refiere Catoni de manera bastante somera. De las actas originales resulta que una comisión de dos notarios sieneses y el franciscano Ludovico Fei de Lucignano, vicario de la Inquisición, haciendo pesquisas entre los libreros de Siena, encontraron el 14 de noviembre de 1564 en la librería de un tal Antonio María Carroli dos títulos prohibidos: cuatro ejemplares de las obras de Maquiavelo y un ejemplar de la Institutio de Marko Marulic. El proceso contra el librero comenzó al día siguiente. A la pregunta de por qué no había declarado esos libros, el acusado respondió que los había puesto en una lista precedente y propuso aportar las pruebas. Emplazado el 28 de noviembre, el librero no se presentó; aunque el tribunal decidió al día siguiente, en ausencia del acusado, quemar los libros citados. Éste es el texto original: "Die 14 novembris, una cum praefato D. Inquisitore in apoteca Antonii Mariae Carroli invenimus infrascripti libri heretici, videlicet:

4 l'opere del Machiavello in quattro quaterni

0 Marcus Marullus de Institutione bene vivendi

[...] Die 16 novembris comparuit supradictus Anton Maria citatus et dixit se non credere ob sua retentione librorum posse condemnari, cum sit, quod ipsum dedit in his scriptis omnia opera et libros in dicta sua apotheca, et appareat in indice dato RR DD VV; et in quo ad opera Nicolai Machiavelli et opera Marci Maury [sic] dixit se credere fuisse posita in primo indice, dato cum sit, postea ex nova diligentia facta, fuerunt ut supra a patre inquisitore et notariis reperta, quo probandum eius petit tempus prout DD VV videbitur. [...] Die 28 novembris: citati fuerunt, etc. Die 29 novembris, visa contumacia, etc., mandat dictos libros comburi" (Archivo Arcivescovile di Siena, Cause criminali 5505, ff. 2-7v).

[40] En mi artículo "Novi dokumenti o djelima Marka Marulica" ("Nuevos documentos sobre las obras de Marko Marulic"), Colloquia Maruliana I (Split 1992) pp. 57-70 y 166-167, preciso lo siguiente: "Las razones por las que la Institutio se incluyó en el índice de Sandoval hay que buscarlas en el hecho de que el problema de la mentira permisible (mejor dicho, la simulación) era inaceptable en España, donde se seguían encontrando descendientes de numerosos judíos y moros convertidos a la fuerza. Éstos podían encontrar en el "laxismo" de Marulic una fácil justificación para la simulación de la conversión, de manera que pudieran evitar un mal mayor: la pena de muerte o bien el destierro" (p. 62).

[41] Ž. Boškov, "Marko Marulic", Jugoslovenski književni leksikon (Léxico literario yugoslavo), Novi Sad 1971, p. 305: "Njegova (Maruliceva) moralistička dela [...] su tri stoleca služila katoličkoj reakciji u borbi protiv reformacije" ("Las obras moralizantes de Marulic sirvieron durante tres siglos a la reacción católica en su lucha contra la reforma"). Decir esto nos parece exagerado, tanto más porque no todos los marxistas han aceptado la tesis de que la Reforma sería el progreso y la Contrarreforma la reacción.

[42] El elogio que Marulic hizo de Erasmo se ha publicado recientemente. En la epístola dedicatoria dirigida a Toma Niger, que encabeza el Liber de laudibus Herculis, Marulic escribe: "At tunc Erasmo autore ipsa ecclesiae sancte structura, quae per istorum simpliciter philosophantium negligentiam pene nuda erat, pristinis reclascerit pigmentis rhetoricisque coloribus linita illustratur. Gaudere igitur et exultare maxime nos decet, quod nam deo propicio res restitui in integrum coepit. Rursum sacrarum litterarum schola suos habitura est Hieronymos, suos Ambrosios, si modo, qui Erasmum emulari voluerint, reperientur" ("Pero ahora, gracias a Erasmo, el propio edificio de la santa iglesia, que estaba casi desnudo por la negligencia de esos simples filosofantes, resplandece con sus pigmentos prístinos y reluce ungido de retóricos colores. Así pues, conviene que gocemos y nos alegremos mucho, porque ya la cosa, siendo Dios propicio, comienza a restablecerse en su estado primitivo. La escuela de las letras sacras volverá a tener sus Jerónimos, sus Ambrosios, si por lo menos se encontrare a quien quisiere rivalizar con Erasmo"). Cf. B. Glavičic, "O još jednom Marulicevu novootkrivenom tekstu" ("Sobre otro texto de Marulic recién descubierto"), Forum XX (1981), p. 337, reeditado con el título de "Marko Marulic i Erazmo Roterdamski" ("Marko Marulic y Erasmo de Rotterdam"), en: M. Marulic, Latinska manja djela I (Obras latinas menores I), Split 1992, pp. 9-16.

[43] M. Tomasovic, O hrvatskoj književnosti i romanskoj tradiciji (Sobre la literatura croata y la tradición romance), Zagreb 1978, p. 57.

[44] Cf. Branimir Glavičic, "Marko Marulic i Erazmo Roterdamski" ("Marko Marulic y Erasmo de Rotterdam"), en: M. Marulic, Latinska manja djela I (Obras latinas menores I), traducción, comentario, edición del texto latino e índices de Branimir Glavičic, Split 1992 (citado en adelante como LMD I), pp. 9-16.

[45] Cf. LMD I, p. 114.

[46] Sobre cada una de estas teorías por separado, así como sobre la supervivencia de la mitología clásica en general, véase: Jean Seznec, La survivance des dieux antiques, París 1980. Cf. en especial los capítulos "La tradition historique", "La tradition physique", "La tradition morale".

[47] Para más información, cf. Marcel Simon, Hercule et le christianisme, Estrasburgo 1955.

[48] M. Simon, op. cit., pp. 35-36 y 39-40.

[49] En este contexto no parecerá insólita una frase de Erasmo de Rotterdam en su Enchiridion militis Christiani (Manual del caballero cristiano), que de otro modo sonaría audaz o artificiosa en demasía: "Immo fortasse plusculo fructu legetur fabula poetica cum allegoria, quam narratio sacrorum librorum, si consistas in cortice" ("Es más, quizá se lea con un poquito más de fruto la fábula poética con ayuda de la alegoría que una narración de las sagradas escrituras, si te quedares en la corteza"). Para el aserto citado, Erasmo cita brevemente como ejemplos a los Titanes, a Circe, a Tántalo, a Sísifo y a Hércules. Las hazañas de éste demuestran, según dice, que se puede alcanzar el cielo con obras nobles (cf., por ejemplo, en la edición española Enquiridion. Manual del caballero cristiano, Introducción, traducción y notas de Pedro Rodríguez Santidrián, Biblioteca de Autores Cristianos, Madrid 1995, p. 147-148). También recuerda el Diálogo de Hércules de Marulic un pasaje semejante sobre las armas en Erasmo (cf. LMA I, pp. 123-124, y Enquiridion, pp. 77-78).

Sin duda la frase de Erasmo citada a Marulic le sonaba demasiado audaz, pero de todos modos puede decirse que existe una similitud entre las posiciones de Erasmo en el Enchiridion y las opiniones de Marulic. Así, Erasmo habla reiteradamente en favor de la necesidad de la aproximación alegórica tanto a la Biblia como a la poesía, remitiéndose a la advertencia del Apóstol (2 Cor. 3, 6; cf. también Jn. 6, 63). Advierte además de que al explicar los misterios de las Sagradas Escrituras no hay que seguir las conjeturas del propio espíritu, sino que se debe conocer la regla y una especie de método (p. 149). Cf. para la importancia de la interpretación alegórica en Marulic, Evangelistarium I, 24 (vol. I, pp. 497-498), III, 3 (vol. I, pp. 626-627) y VI, 12 (vol. II, pp. 612-613) (Split 1985, 2 vol.); que en tal aproximación hay que seguir a autoridades reconocidas lo dice Marulic en el Evangelistarium, I, 24 (vol. I, p. 499).

En lo que atañe a las obras de los poetas y filósofos paganos, Erasmo dice que hay que consultarlos moderadamente y de paso, sin detenerse demasiado en ellos; con la debida cautela pueden encontrarse en ellos muchas recomendaciones útiles para la vida virtuosa, y deben sobre todo leerse alegóricamente. Opiniones muy semejantes en Marulic, cf. De institutione, II, 5 (Split 1986, vol. I, pp. 418-420), Evangelistarium, III, 7 (vol. I, pp. 639-640), Quinquaginta parabolae 24 (LMD I, p. 414), y por supuesto el Dialogus de Hercule.

Sin embargo, el pensamiento de Erasmo de que al buen cristiano más le conviene formarse con el fin de perfeccionarse moralmente que para las disputas escolásticas (p. 150), Marulic lo confirma con toda su obra.

Según Erasmo, además, los teólogos contemporáneos no pueden compararse con los antiguos en la alegoresis, sobre todo porque el modo frío de exposición de los contemporáneos es mucho menos adecuado para ello que la fuerza oratoria y la harmonía de la expresión que encontramos en los antiguos: "en esto los antiguos destacaban, y nosotros ni nos acercamos a ellos" (p. 149). Es bien sabido que Marulic habla de manera semejante en la Epístola a Toma Niger, pero él a Erasmo (que a sí mismo se incluye modestamente en el "nosotros" de la frase citada) lo considera capaz de compararse con los antiguos (LMD I, p. 21).

Podría decirse que se trata de lugares comunes; se sabe que Erasmo, por ejemplo, debe en parte a San Agustín sus ideas sobre la lectura de los paganos y la alegoría (De doctrina Christiana II, 39-40; cf. Charles Béné, Érasme et saint Augustin, Ginebra 1969, pp. 143-186). ¿Pero la elección semejante de ambos autores entre el amplio repertorio heredado de temas y posiciones no habla acaso de una semejanza de criterios, incluso de un mismo pensamiento? Sobre la relación entre Marulic y Erasmo, v. B. Glavičic, op. cit. en n. 1. Sobre algunos puntos de contacto entre el Enchiridion y la obra de Marulic ha llamado la atención Franjo Šanjek, "Marko Marulic i duhovna gibanja u doba Restauracije (16/17. stolječe)" ("Marko Marulic y los movimientos espirituales de la época de la Restauración (siglos XVI/XVII"), Dani hvarskog kazališta XV: Marko Marulic (Días del teatro de Hvar XV: Marko Marulic), Split 1989, pp. 63-73. El Enchiridion estaba sin duda entre los libros que Marulic recibió de Toma Niger (cf. B. Glavičic, op. cit. en n. 1, p. 13). Hasta el final de 1519 esta obra de Erasmo se había impreso 12 veces: 1503 (¡=1504!), 1509, 1514, 1515 (ter), 1516 (bis), 1517, 1518, y enero y octubre de 1519 (cf. Érasme, Enchiridion militis Christiani, introduction et traduction par A. J. Festugière, París 1971, pp. 9, 10 y 22).

[50] Cf. B. L. Ullman, The Humanism of Coluccio Salutati, Padua 1963, p. 26.

[51] Cf. Petar Kolendic, Maruliceva oporuka (El testamento de Marulic), Split 1924, pp. 31 y 29. Cf. también Franjo Cale y Mate Zoric, "Boccaccio u Hrvata" ("Boccaccio entre los croatas"), en: Giovanni Boccaccio, Djela (Obras), II vol., Zagreb 1981, p. 831.

[52] Cf. Gen. XV, 8. Citamos por la edición de Vincenzo Romano, Genealogie deorum gentilium, 2 vol., Bari 1951, p. 768.

[53] Cf. LMD I, p. 114.

[54] Giovanni Boccaccio, Trattatello in laude di Dante, Introduzione, prefazione e note di Luigi Sasso, Garzanti, Milán 1995, p. 54.

[55] Esta interpretación naturalista está, por otra parte, muy extendida en la antigüedad y el medievo (por ej., en San Agustín, De civ. Dei VII, 16).

[56] Cf. B. Glavičic, "O Marulicevu alegorijskom tumačenju Davidijade" ("Sobre la intrepretación alegórica de Marulic de la Davidíada"), Dani hvarskog kazališta XV: Marko Marulic (Días del teatro de Hvar XV: Marko Marulic), Split 1989, pp. 155.

[57] Cf. E. R. Curtius, Literatura europea y edad media latina, traducción de Margit Frenk Alatorre y Antonio Alatorre, México 1976, vol. I, pp. 235-239 ("sobrepujamiento", Überbietung, hyperoché).

[58] PL 6, 156-157 (traducción española tomada de: Lactancio, Instituciones divinas, Introducción, traducción y notas de E. Sánchez Salor, I-II, Gredos, Madrid 1990, vol. I, p. 95). Sobre la relación entre el Dialogus de Hercule de Marulic y los capítulos 9 y 18 del primer libro de la obra de Lactancio llamó la atención Charles Béné, "Novi prijevodi Marka Marulica" ("Nuevas traducciones de Marko Marulic"), Dani hvarskog kazališta XVII: Hrvatski humanizam: Dubrovnik i dalmatinske komune (Días del teatro de Hvar XVII: El humanismo croata: Dubrovnik y los municipios dálmatas), Split 1991, n. 6 de p. 230.

[59] Cf. Evangelistarium I, 24 (vol. I, pp. 497-501, esp. pp. 497-498), III, 1 (vol. I, pp. 619-622, esp. pp. 620) y III, 7 (vol. I, pp. 637-640, esp. pp. 639-640); Quinquaginta parabolae 24 (LMD I, p. 414). El modelo de Marulic, y de muchos otros, es la epístola de San Jerónimo a Magno (epist. 70), donde el santo filólogo demuestra que el cristiano tiene derecho a servirse de los autores paganos.

[60] De institutione I, p. 419 (II, 5).

[61] LMD I, pp. 117-118 (subrayado de B. Lučin). Expresa el mismo pensamiento sobre el valor moral del mito Coluccio Salutati: "Latet sub fabula mysterium altius" ("Se esconde bajo la fábula un misterio más profundo") (citado por M. Simon, op. cit. en n. 4, p. 176).

[62] Cf. Seznec, op. cit. en n. 3, p. 242.

[63] Cf. Curtius, op. cit. en n. 4, vol. I, p. 322, y Seznec, op. cit. en n. 3, pp. 234 y 93. Las disputas sobre la poesía siguieron incluso después de Trento. Simon cita una polémica sobre el uso de la mitología de principios del siglo XVII entre el jesuita P. Coton y el dominico P. Thomassin, en la que el primero toma como ejemplo (¡por supuesto!) a Hércules, cuya bajada a los infiernos estima "una parodia blasfema del descenso de Cristo", mientras que el segundo, con ciertas reservas semejantes a las de Marulic, afirma, no obstante, que el mito de Hércules tiene un valor didáctico y religioso indiscutible; esto es, según él, suficiente para justificar la lectura de los poetas y el estudio de la antigüedad clásica (cf. Simon, op. cit. en n. 4, pp. 185-186).

[64] Cf. LMD I, pp. 112-113. El Teólogo, por lo demás, también conoce bien la mitología: recuerda al Poeta el deshonroso episodio de Hércules con Ónfale, que éste había omitido (cf. LMD I, p. 119). No le son extraños tampoco los detalles de los realia de la antigüedad; véase, por ej., el pasaje sobre el Cinturón de Hipólito (LMD I, pp. 79-80).

[65] Cf. M. A. di Cesare, Vida's Christiad and Vergilian Epic, Nueva York - Londres, 1964, p. 72 ss.

[66] Cf. LMD I, pp. 107, 110, 111.

[67] Cf. LMD I, p. 107.

[68] Cf. n. 6.

[69] Cf. M. Tomasovic, "Marulicev dijalog o mitologiji i literaturi" ("Un diálogo de Marulic sobre mitología y literatura), LMD I, pp. 57.

[70] Sobre las opiniones de Acciarini, cf. Francesco Lo Parco, "Tideo Acciarini umanista marchigiano del secolo XV", Archivio Storico per la Dalmazia, Roma 4 (1929), vol. 7, pp. 30-31.